INCENDIOS FORESTALES

Solución a los incendios: políticas de prevención y concienciar a la sociedad

  • Los datos oficiales para el período 2005-2014 indican que el número medio de siniestros anuales es de aproximadamente 14.5000

Solución a los incendios: políticas de prevención y concienciar a la sociedad Forestales advierten hace falta concienciación y politica territorial activa

Efeverde.- La solución a los incendios forestales "no pasa por invertir más en medios de extinción sino por hacer verdadera política territorial activa" y trabajar en "la concienciación de la población", han advertido hoy expertos del Colegio de Ingenieros de Montes.

La “rápida” intervención de los medios de extinción permite que el 70 % de los incendios anuales se queden en conatos que afectan a menos de 1 hectárea cada uno.

Sólo “en torno a 25” se convierten anualmente en grandes incendios forestales (GIF) -que afectan a más de 500 hectáreas-, según el comunicado hecho público por el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Forestales y Graduados en Ingeniería Forestal y Medio Natural.

Los expertos insisten en que los incendios “están lejos de ser un fenómeno que podamos eliminar” porque en el entorno mediterráneo “fuego y paisaje son un binomio imposible de disociar”.

Además, es un error hablar de ellos como “un fenómeno aislado que precisa de tratamiento en sí mismo” porque se producen durante todo el año, aunque normalmente sólo llamen la atención en dos temporadas “destacadas”: entre diciembre y abril en la cornisa cantábrica, coincidiendo con episodios de viento sur, y entre junio y septiembre en el resto de España.

Política territorial de prevención de desastres

La defensa contra el fuego “debe enmarcarse en la política territorial de prevención de desastres”, que ha de ser mejorada promoviendo entre otras medidas la pre-extinción y planificación previa a partir de un incendio tipo.

Para ello hay que estudiar los datos meteorológicos e históricos concretos, con el fin de identificar patrones de propagación y comportamiento de las llamas y así “planificar actuaciones de gestión del paisaje en puntos críticos”.

También es necesario incorporar la cultura de la autoprotección y mejorar “las acciones de concienciación social” para recabar la participación de la población, especialmente la que vive en un interfaz urbano-forestal para que sea “consciente del riesgo y la responsabilidad de sus acciones”.

De hecho, la actividad humana es la responsable del 96 % de los incendios forestales en España según el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), que distingue cinco categorías según la causa inmediata: 1)naturales -fuego producido por rayos o volcanes-, 2)intencionados, 3)negligentes y accidentes, 4)reproducción y 5)causa desconocida.

Diferencias entre zonas geográficas

Los ingenieros forestales señalan que existen “importantes diferencias” entre zonas geográficas pues, si bien el origen de la mayor parte de los incendios “está ligado a prácticas tradicionales de quema con finalidades agropecuarias”, en el noroeste peninsular las tres cuartas partes son intencionados, en la zona de la Ibérica Sur/Maestrazgo y Pirineos los rayos son la causa más importante y en el resto de España se pueden achacar a negligencias y accidentes.

Los datos oficiales para el período 2005-2014 indican que el número medio de siniestros anuales es de aproximadamente 14.5000, que afectan a una media de 108.000 hectáreas de superficie forestal, 35.000 arboladas.

Estas cifras medias están “prácticamente estabilizadas” desde el año 2000, aunque la superficie forestal afectada tiene una tendencia “descendente”.

Las causas principales de la actual situación, señala el Colegio de Montes, son “conocidas” e implican básicamente “al contexto socioeconómico, el estado del medio natural y el cambio climático”.

Los cambios en la distribución de la población y su relación con el territorio y el paisaje, incluyendo el abandono de la actividad agrícola extensiva y los usos rurales tradicionales han conducido a que la biomasa forestal creciera en España en un 100 % en los últimos treinta años.

Ordenación territorial

Ello se suma a una ordenación territorial “que no considera el riesgo de incendios” y a “una falta de gestión forestal” real, que se concentra en la extinción porque es una “prioridad política”.

Al final, los incendios son cada vez menos pero también más grandes y destructivos, con el problema añadido de la creciente afección a zonas urbanas donde hay que emplear medios que serían muy útiles luchando contra las llamas en “momentos clave de la expansión del incendio” pero es preciso derivar para la protección de viviendas y poblaciones, concluye. Efeverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies