PESCA SOSTENIBLE

La flota artesanal, clave para consolidar la protección del mar

  • El proyecto ENPI Ecosafimed ha constatado en dos años la sostenibilidad de las pesquerías artesanales

  • Ha elaborado recomendaciones para perfeccionar las prácticas sostenibles del sector

La flota artesanal, clave para consolidar la protección del mar Puerto de Mahón (Menorca), en una foto de archivo. EFE

Un año y medio después de que el Gobierno aprobara la inclusión de medio centenar de espacios en la Red Natura marina, consolidar la protección del mar pasa por apoyar a un actor clave para su sostenibilidad futura, la flota artesanal.

Si durante seis años el proyecto Life+ Indemares permitió obtener los datos suficientes para la protección efectiva del ocho por ciento de la superficie marina española, otra iniciativa, también coordinada por la Fundación Biodiversidad, ha invertido dos años más en constatar el protagonismo de las pesquerías artesanales.

ENPI Ecosafimed

Así, el proyecto ENPI Ecosafimed (Conservación de ecosistemas y pesquerías artesanales sostenibles en la Cuenca Mediterránea) ha puesto en valor ese papel, pero también ha evidenciado la necesidad de acometer medidas de adaptación de la flota.

Por eso, con los resultados obtenidos de las distintas campañas oceanográficas desarrolladas en espacios marinos de España, Italia y Túnez se han elaborado una serie de directrices destinadas a las pesquerías artesanales y a las administraciones.

Objetivo cumplido

Víctor Gutiérrez, director del proyecto, ha confesado a Efe su satisfacción con el trabajo que a lo largo de estos dos años “ha cumplido el objetivo en su integridad”.

“Nuestra sensación es muy satisfactoria, porque hemos descubierto zonas de alto valor ecológico en el Mediterráneo, por la gran implicación de los pescadores y porque hemos demostrado la sostenibilidad de las pesquerías tradicionales”, ha asegurado.

Recomendaciones 

Unas prácticas que no obstante se pueden perfeccionar, con medidas como la devolución al agua de los descartes de especies estructurantes -que no tienen valor comercial pero sí para la creación de hábitats- en menos de 30 minutos y en el mismo lugar donde fueron capturadas.

Imagen de una embarcación pesquera de bajura en Formentera. Foto: J.J. Guillén (EFE)

Imagen de una embarcación pesquera de bajura en Formentera. Foto: J.J. Guillén (EFE)

El proyecto recomienda asimismo no pescar en zonas identificadas como hábitat de comunidades especialmente frágiles o usar aparejos más selectivos, materiales más eficientes y redes de menor longitud para evitar las capturas de especies que no son objetivo.

A las administraciones competentes les pide que promuevan la integración del conocimiento del sector en los estudios científicos, que designen zonas de restricción pesquera por la fragilidad de los ecosistemas o ayuden a los pescadores a identificar las especies.

Zonas de gran valor

Con 1,9 millones de euros de presupuesto, financiado al 82 % por la Unión Europea (UE), el proyecto Ecosafimed inició su andadura en enero de 2014 y se ha desarrollado en áreas con baja presión de arrastre, como el Canal de Menorca y el Cabo de Creus en España, el golfo de Patti en Italia o el archipiélago de la Galite en Túnez.

“Se ha confirmado que las zonas en las que se opera con técnicas artesanales mantienen un alto nivel ecológico”, ha destacado el director del proyecto, quien se ha felicitado del descubrimiento gracias a Ecosafimed de ecosistemas que antes no se conocían.

Ha reconocido además la buena disposición a colaborar de los propios pescadores, 170 de los cuales pusieron sus barcos a disposición de los técnicos; “ellos ya eran conscientes de que sus métodos son sostenibles, pero les hemos explicado que podemos ayudarles a ser más eficientes y a poner en valor su trabajo”.

Sobre el proyecto

Ecosafimed se enmarca en el Programa Europeo ENPI Cuenca Mediterránea para reforzar la cooperación entre la UE y las regiones ribereñas del Mediterráneo; “el nivel de transmisión de conocimiento entre países ha sido impresionante”, ha asegurado su director.

Además de promover la pesca responsable y la comunicación entre la ciencia y el propio sector, el proyecto, en el que también han participado otras instituciones españolas, el Instituto de Ciencias Marinas de Túnez y la Universidad de Génova, ha detectado zonas para ser propuestas como Áreas Marinas Protegidas.

Infografía: EFEverde/Cristina Yuste

Infografía: EFEverde/Cristina Yuste

Gutiérrez ha recordado el éxito del proyecto Indemares, que culminó con la declaración de 49 nuevos espacios de la Red Natura 2000 marina, y ha abogado porque los planes de gestión de estos espacios, que se deben redactar en los próximos seis años, incluyan las recomendaciones de Ecosafimed.




Secciones:        
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies