PLAGAS EEUU

Florida lucha por acabar con la plaga de los caracoles gigantes africanos

Florida lucha por acabar con la plaga de los caracoles gigantes africanos

El Departamento de Agricultura de Florida (EE.UU.) continúa con sus esfuerzos para acabar con la plaga de caracoles gigantes africanos de tierra, de hasta 20 centímetros de largo, muy destructivos y portadores de enfermedades, que han invadido zonas del sureste del estado.

Desde que en 2011 se detectara la presencia de este molusco en el condado de Miami-Dade, al sureste del estado, las autoridades han capturado . unos 149.000 caracoles africanos, una cifra que indica “los progresos realizados” en la lucha contra esta especie invasiva, dijo a Efe Mark Fagan, portavoz del citado organismo.

Explicó Fagan que el uso de perros entrenados ha resultado un método exitoso en el combate a esta plaga que arrasa con todo lo que entorpece su paso y devora las plantas que encuentra, lo que hace temer a las autoridades por las más de medio millar de especies vegetales presentes en el estado.

Perros que “huelen”  a los caracoles:

Estos perros son capaces de diferenciar el olor que secreta el Achatina fulica, su nombre científico, del de los caracoles comunes. Pero, a diferencia de estos segundos, el caracol gigante supone un riesgo tan peligroso como las ratas: se multiplican tan rápido como estas y transmiten enfermedades al hombre tan graves como la meningitis.

Afortunadamente, no se ha reportado en Florida ningún caso de humanos contagiados de esta enfermedad por contacto con los caracoles, solo de un perro pastor alemán, señaló Fagan, quien precisó que, de momento, y de manera aislada, la presencia de esta especie de molusco se circunscribe al condado de Miami-Dade.

No obstante, los inspectores del Departamento de Agricultura han extremado los registros de granjas y zonas de otros condados, como el de Hillsborough o de Orange.

“Cuando los detectamos (los caracoles gigantes) por primera vez en 2011 atrapábamos miles al día. Pero ahora la mayor parte aparece muerta y solo encontramos algo más de una docena de ejemplares cada día”, apuntó, aunque explicó que el peligro sigue existiendo, ya que estos moluscos “ponen una media de medio centenar de huevos al día”.

Pese a que no existen respuestas concluyentes a la pregunta de cómo se introdujeron en el sur de Florida, el funcionario apuntó dos posibilidades: el contrabando y su presencia accidental en contenedores de carga.
El portavoz insistió en que el principal peligro de los caracoles gigantes africanos es su capacidad destructiva de las cosechas y plantaciones, tanto de tomates y otras verduras como de cítricos. EFEverde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies