HUNGRÍA FLORACION TISZA

La ‘floración de Tisza’, el efímero baile de miles de insectos sobre un río húngaro

insecto acuático efímera Palingenia longicauda Llegó la "floración de Tisza" efímero baile de miles de insectos de agua. EFE/EPA/Peter Komka

Vuelve a Hungría como cada año la “floración del Tisza”, el enorme baile que se ve sobre el río Tisza cuando eclosionan miles de las larvas de Palingenia longicauda, un insecto de agua que conforma durante tres o cuatro días, su efímera vida, un espectáculo de la naturaleza.

Convertido en un fenómeno turístico se produce con el nacimiento, reproducción y muerte de miles de ejemplares de Palingenia longicauda, que apenas vive unas horas.

La efímera es un insecto de 12 centímetros de largo con una vida adulta muy corta, de ahí su nombre, ya que dura desde unas horas hasta un día.

Las hembras de las Palingenia longicauda depositan sus huevos en el fondo del río donde las larvas o ninfas permanecen durante tres años – la mayor parte de su vida- antes de emerger a la superficie como adulta.

Una larva se sacude la piel para convertirse en adulto en empezar a volar. EFE/EPA/Peter Komka HUNGARY OUT

El espectáculo empieza cuando estas larvas salen a la superficie, mudan la piel y el insecto ya adulto empieza a volar en enjambres para realizar su baile de cortejo ante las hembras.

El espectáculo natural se puede observar cada año, desde finales de la primavera hasta principios del verano en la superficie del río Tisza a medida que los insectos adultos mudan sus pieles de larvas.

Los insectos adultos alzan el vuelo, pululan en enormes nubes, hacen su baile de bodas y, después del apareamiento, las hembras ponen huevos en la superficie del río, y ambos sexos perecen en unas pocas horas.

Nagykoru 

El baile de las ninfas ocurre cerca de Nagykoru, a unos 127 kilómetros de Budapest y las alas extendidas de los cientos de insectos volando sobre la superficie del río Tisza en busca de una hembra dibujan lo que se denomina la “floración del Tisza”.

Efímeras sobre la superficie del río Tisza. EFE/EPA/Peter Komka HUNGARY OUT

El baile sobre la lámina de agua dura tres o cuatro días, el tiempo necesario para la eclosión de las colonias de larvas enterradas en el fondo del río.

Desde que eclosiona,  el macho se debe dar prisa porque en un par de horas debe encontrar una hembra con la que aparearse antes de morir.

A su vez, la hembra, una vez fecundada, tiene que remontar el río, poner sus huevos en colonias que, en forma ya de larvas, esperan otros tres años para iniciar de nuevo el ciclo.

Está considerada la efímera más grande de Europa, ya que llega a medir 12 centímetros sin contar la cola.

​Además, son un indicador de agua limpia y ausencia de contaminación ya que las larvas no sobreviven en hábitats acuáticos sucios. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com