Fiscalía pide 2,5 años por vertido ilegal de excrementos de 2.000 cerdos

Fiscalía pide 2,5 años por vertido ilegal de excrementos de 2.000 cerdos

La Fiscalía de Sevilla ha pedido dos años y medio de cárcel para los gestores de una granja de dos mil cerdos, acusados de arrojar los excrementos de los animales a un arroyo situado junto a un acuífero.

El escrito de acusación de la Fiscalía de Medio Ambiente, al que ha tenido acceso Efe, dice que entre los años 2011 y 2012 los acusados J.M.M.J. y F.M.F.R. explotaban la instalación ganadera llamada “Villa Porky” en el paraje conocido como Fuente de las Arenas de Algámitas (Sevilla).

La explotación tenía dos naves para alojar un máximo de dos mil cerdos estabulados en ciclo intensivo y en la parte trasera de la instalación había una balsa de acumulación de purines con un radio de 10 metros de diámetro y una profundidad de cuatro.

Sin embargo, en el proyecto para la construcción de la explotación se preveían cuatro fosas con una capacidad cada una de 283 metros cúbicos, por lo que al tener solamente una “se generaba un déficit importante de almacenamiento”, según la acusación.

Afirma el fiscal que los dos acusados dispusieron un sistema de bombeo de los purines hasta una tubería que salía al exterior de la explotación por debajo de la tierra y desde allí a una antigua cantera de arena junto al arroyo El Membrillar, que a su vez está junto al acuífero llamado Fuente Las Arenas.

A causa del habitual vertido de purines, la cantera se inundaba de los excrementos de cerdos y parte de esa materia orgánica se vertía en el cauce del arroyo, por lo que los acusados crearon una especie de dique de contención, insuficiente pero que permitía que no fuera visto desde el camino próximo.

Esta situación se prolongó hasta que el 28 de enero de 2012 agentes de la Guardia Civil fueron avisados del vertido de purines e inspeccionaron la explotación.

Los excrementos vertidos “tienen una composición con elevado poder contaminante por la elevada presencia de carbono orgánico, nitrógeno y fósforo, que reducen los niveles de oxígeno necesarios para la vida en el medio acuático y su entorno” y que “superaban claramente los límites establecidos” en las normas, según el fiscal.

En el juicio que celebrará un juzgado penal de Sevilla en los próximos meses, el fiscal pedirá para cada procesado dos años y seis meses de prisión, multa de 16 meses con cuota diaria de 50 euros e inhabilitación especial para el ejercicio de profesión u oficio relacionado con esta actividad durante tres años. EFE

aga/ja




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies