TIEMPO VERANO

Fin de semana estable preludio de la inestabilidad a partir del lunes

Vista de la playa de Ondarreta en San Sebastián este viernes. EFE/ Javier Etxezarreta

El tiempo será estable y seco en el último fin de semana de agosto, con algunos chubascos tormentosos dispersos que serán más probables en las regiones mediterráneas, e irán acompañados de un descenso de temperaturas -salvo en zonas de la Comunidad Valenciana, Región de Murcia y valle del Gualdalquivir -donde se superarán los 38 grados-, preludio de la inestabilidad en la próxima semana.

El tiempo será tranquilo este viernes, con nieblas y nubes bajas en zonas costeras del Cantábrico y también y puntos del litoral mediterráneo, especialmente de Cataluña, Baleares y Andalucía, según ha informado el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo.

Se registrarán algunas nubes de evolución dejando algún chaparrón -alguno más fuerte- en zonas de Galicia, en el entorno de la cordillera Cantábrica y Sistema Central e Ibérico, con temperaturas en ascenso, pudiéndose alcanzar más de 35 grados en los valles de los grandes ríos e incluso más 38 en el interior de la Comunidad Valenciana y la Región de Murcia.

Fin de semana

Durante el fin de semana predominará el tiempo anticiclónico, con nubes bajas y posibles bancos de niebla en Galicia, comunidades cantábricas, Cataluña y Baleares, sin descartar algún chaparrón el sábado en el sur de Cataluña.

Tanto el sábado como el domingo por la tarde crecerán nubes de evolución diurna, más frecuentes en el noroeste, zona centro y regiones mediterráneas de la Península, con chubascos dispersos que irán acompañados de tormentas, especialmente en zonas de montaña y aledañas.

Desde el sábado por la noche y buena parte del domingo, estos chubascos afectarán a amplias zonas de la Comunidad Valenciana, según Del Campo.

Las temperaturas bajarán progresivamente, manteniéndose el sábado con valores propios para la época o algo más altos de lo normal, mientras el domingo, en algunas zonas del área mediterránea serán algo más bajas de lo normal.

No obstante, el sábado habrá un repunte de las temperaturas en la Región de Murcia y en el extremo sur de Andalucía, donde se superarán los 36 ó 38 grados en la provincia de Málaga como consecuencia de los vientos de poniente que soplarán este día con fuerza en el Estrecho y Alborán.

El domingo con la bajada de las temperaturas solo se superarán los 32 grados en el valle del Tajo y del Guadalquivir, así como en zonas del interior de La Mancha, Comunidad Valenciana y Región de Murcia.

En Canarias, predominará el régimen de vientos alisios que soplarán con intensidad en las vertientes orientales de las islas, con algún intervalo nuboso en el norte de estas islas y ascenso ligero de las temperaturas.

Inestabilidad

La próxima semana se inicia con incertidumbre en el pronóstico meteorológico, asegura Del Campo, es probable que se incremente la inestabilidad y las lluvias afecten a amplias zonas del norte y este de la península, con temperaturas en ascenso.

Esta inestabilidad estará causada por la presencia de una área de bajas presiones que dará lugar a un aumento de la inestabilidad atmosférica, y puede favorecer en los dos primeros días de la semana la aparición de nubes de evolución diurna en el norte y este peninsular, que podrán ir acompañados de tormenta.

Las precipitaciones podrían ser fuertes especialmente en Cataluña, Aragón y norte de la Comunidad Valenciana -dejando entre 15 y 20 litros por metro cuadrado en una hora- y estar acompañadas de granizo o rachas fuertes de viento.

En otros puntos de la península y en Baleares, especialmente en Ibiza y Formentera se registrarán precipitaciones más débiles y dispersas.

Aunque las temperaturas descenderán el lunes en el área mediterránea, tenderán en general a recuperarse, con ambiente cálido en la mitad oeste de la península y ambiente más fresco a orillas del Mediterráneo.

Los valores más elevados se darán en el valle del Guadalquivir tanto el lunes como el martes, y el martes podrán superarse los 35 grados en esta zona, según el portavoz de la Aemet.

El miércoles, 1 de septiembre, y días posteriores es posible que distintos centros de bajas presiones ejerzan su influencia y vengan acompañados de lluvias y chubascos tormentosos en amplias zonas del norte, centro y este peninsular, sin descartarlos en Baleares. Serán menos probables en el sur de Extremadura y Andalucía occidental.

Las temperaturas bajarán con valores propios para la época o algo frescos.

Para la próxima semana no se esperan muchos cambios en el archipiélago canario, es probable algo más de nubosidad en el norte de las islas de mayor relieve, con posibilidad lloviznas y lluvias débiles y temperaturas un poco más bajas, según la Aemet. EFEverde

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com