RESIDUOS CÁRNICOS

Fertilizantes y combustibles, a partir del cerdo

  • Debe tenerse en cuenta que Europa es el segundo productor mundial de porcino con un censo de 148,3 millones de cabezas en 2014. Por países europeos, España es el segundo país (detrás de Alemania) con un censo en 2014 de 26,6 millones de cabezas (Eurostat, 2015).

Fertilizantes y combustibles, a partir del cerdo Cadáveres de cerdos. EFE EPA

Investigadores españoles utilizarán los residuos o subproductos de los millones de cerdos sacrificados cada año en España (43,1 en 2014) para producir fertilizantes agrícolas y biocombustibles, un proyecto pionero financiado con 1,9 millones de euros, la mitad desembolsados por la Unión Europea.

Del 32 % al 80 % en peso de los animales muertos en un matadero se destina a consumo humano y el resto a subproductos, siendo la producción de estos últimos de casi 20 millones de toneladas/año solo en Europa.

“La mayoría de este material se quema, entierra o envía al vertedero, lo que supone desperdiciar su alto potencial energético”, explica en una entrevista con EFE la doctora en ingeniería química Dolores Hildago, del centro tecnológico Cartif.

Los restos representan un grave problema medioambiental

La gestión de estos subproductos representa hoy “un grave problema medioambiental”, por el volumen que suponen y por la escasa o nula valorización que se hace de ellos. “Es una manera de deshacerte del problema”, indica.

Para ello se prevé que en 2016 comience a funcionar una planta industrial, cuya ubicación aún no está decidida por los socios del proyecto, además de Cartif, las empresas Iberoil y Corproan y la Asociación de Defensa Sanitaria Comarcal de Ganado Porcino de Ejea de los Caballeros (Zaragoza).

La inversión total asciende a 1,9 millones de euros, de los que 992.456 euros proceden del proyecto europeo Life Valporc.

Cerdo, el más abundante

La elección del cerdo y no otro ganado para el proyecto obedece “al volumen de residuo generado, otra cosa es que en el futuro se puedan extrapolar los resultados” a otras cabañas.

Debe tenerse en cuenta que Europa es el segundo productor mundial de porcino con un censo de 148,3 millones de cabezas en 2014. Por países europeos, España es el segundo país (detrás de Alemania) con un censo en 2014 de 26,6 millones de cabezas (Eurostat, 2015).

Las encuestas de sacrificio de ganado revelan cantidades aún mayores: solo de porcino se enviaron al matadero en 2014 más de 251 millones de animales en Europa (Eurostat, 2015), de los que 43,1 millones procedían de nuestro país.

El proceso que propone el equipo español es “valorizar la materia completamente desde el punto de vista energético, un modo de meterle un gran valor añadido; no vemos estos subproductos como residuos sino como recursos a los que se da un tratamiento alternativo”, explica Hidalgo.

La prioridad es la obtención de biogás

En la planta se emplearán todos los residuos del animal que no se usan en el matadero -huesos, uñas etc.- y el principal producto que se obtendrá será biogás y biodiesel -“el de mayor valor añadido”-. De forma secundaria, distintos tipos de fertilizantes.

Equipo del centro tecnológico Cartif del proyecto LIFEValporc. Foto de Cartif

La capacidad de procesamiento de la instalación industrial se prevé en una tonelada diaria.

Las tecnologías empleadas son equipos comerciales, manifiesta la doctora en ingeniería química, “lo novedoso es el diseño del proceso en sí y la combinación de tecnologías industriales”.

“No deja de ser una olla a unos 37 grados de temperatura, donde se mete el producto que vamos a digerir con una serie de microorganismos que son los que hacen el trabajo: se comen la materia orgánica, que es la que produce metano”.

Los nutrientes, la parte más importante de los fertilizantes, no son tocados por los microorganismos.

El fósforo, otra gran ventaja

Estos productos orgánicos, explica Hidlago, tienen “un gran poder fertilizante para los suelos, además de ser mucho más baratos y más ecológicas que un producto (químico) convencional”.

Otra de sus ventajas es su contenido en fósforo, un elemento cuya disponibilidad escasea hoy en todo el mundo, lo que ha disparado su precio. Incluso las empresas del sector están empezando a tener problemas de abastecimiento.

También hay fósforo en los purines, que se utilizan en el proceso industrial para dar fluidez a la maquinaria y al propio producto. EFE




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies