CONTAMINACIÓN FOSFOYESOS

Fertiberia recibe DIA favorable para la restauración de las balsas de fosfoyesos

balsas de fosfoseyos Huelva Vista aérea de las balsas de fosfoyesos. EFE/Iván Quintero/ARCHIVO

Fertiberia ha recibido la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para la regeneración de los apilamientos de fosfoyesos en las marismas de Huelva.

Esto supone “un paso decisivo para cumplir con uno de sus principales objetivos estratégicos, que es la materialización de la iniciativa para restaurar esta área de la marisma onubense”, para lo que cuenta con proveedores de primer nivel internacional, como Ardaman Associates (firma de EEUU que ha clausurado con éxito más de 60 balsas en todo el mundo) y las firmas españolas Eptisa e Inerco, ha informado la empresa en un comunicado.

Restauración de las balsas con fosfoyesos

Las zonas actualmente ocupadas por los apilamientos de fosfoyesos volverán a integrarse en el entorno de la Marisma, a través de la revegetación y reintroducción de especies vegetales y animales autóctonas.

La Declaración de Impacto Ambiental demuestra, a juicio de la empresa, que su proyecto es “serio, realista, está bien documentado y es la solución técnica y medioambiental más idónea para la restauración y clausura de los apilamientos de fosfoyesos”.

“Fertiberia quiere mostrar su satisfacción por la obtención de la DIA y reitera su total colaboración para iniciar esta inversión inmediatamente”, según ha afirmado el presidente de la compañía, Javier Goñi.

El comienzo de este proyecto, que supondrá la restauración de este entorno para su plena integración en la marisma de Huelva, activará un desembolso de más de 65 millones de euros y tendrá un beneficio directo e inmediato para la sociedad onubense.

Declaración de impacto ambiental 

La DIA establece, además, “condiciones ambientales, incluidas medidas preventivas, y correctoras, para la adecuada protección del medio ambiente y los recursos naturales”, para cuyo cumplimiento Fertiberia está plenamente alineada y comprometida.

Ahora, la compañía, en coordinación con la Dirección General de la Costa y el Mar, continuará con el proceso de obtención del resto permisos autonómicos y municipales con el objetivo de iniciar en el menor tiempo posible la ejecución de esta inversión.

Así, espera obtener con rapidez tanto la modificación de la AAI (Autorización Ambiental Integrada) solicitada a la Junta de Andalucía, como la licencia de obra, que se solicitará al Ayuntamiento de Huelva.

Desde la clausura del apilamiento de fosfoyesos en 2010 Fertiberia inició todos los trabajos encaminados a lograr su restauración.

En 2014 concluyó la elaboración de un proyecto basado en las mejores técnicas disponibles que, tras sucesivas mejoras, fue declarado idóneo por el Ministerio de Medio Ambiente y la Audiencia Nacional en 2016; en 2018 entregó toda la documentación e informes contestando las alegaciones finales recibidas y, en enero de 2019, a los últimos requerimientos de información complementarios.

Financiación de la operación

En paralelo a este proceso, Fertiberia ha dado pasos decisivos para intentar cubrir la totalidad de las garantías financieras del proyecto mediante aval bancario o seguro de caución, tal como requirió la Audiencia Nacional el pasado 26 de junio.

La compañía ya ha logrado constituir avales por valor de 36,1 millones de euros (el 55%) con su “pool” de bancos financiadores y continúa trabajando intensamente para ofrecer una solución definitiva que sea satisfactoria para la Audiencia y el Ministerio.

Opiniones en contra de la DIA

Sin embargo, las organizaciones ecologistas no ven positiva la operación y señalan que “puede ser un mal precente”.

El Grupo Municipal de la Mesa de la Ría ha valorado como un “auténtico desprecio” la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) favorable emitida por el Ministerio de Transición Ecológica (MITECO) para el proyecto de restauración de las balsas de fosfoyesos de Fertiberia con la que permite “enterrarlos”.

Para esta organización, el proyecto presentado por Fertiberia implica una restauración “inexistente” para una zona tan degradada medioambientalmente, ha apuntado en un comunicado.

Aunque para Mesa de la Ría no está todo perdido, ya que para que este proyecto se lleve a cabo es necesaria todavía una nueva autorización ambiental que corresponde otorgarla a la Junta de Andalucía, la Autorización Ambiental Integrada (AAI), que de ser desfavorable, impediría el proyecto de enterrado de fosfoyesos que Fertiberia presentó a la Junta de Andalucía el 31 de octubre de 2014.

Además, cobraría especial importancia el informe de compatibilidad urbanística que tiene que emitir el Ayuntamiento para el trámite de la AAI, que de ser negativo, no podría otorgarse.

Para los concejales de esta organización, Rafael Gavilán y Francisco Romero, esta declaración favorable del proyecto “supone una traición para Huelva y sus ciudadanos por parte del Ministerio”.

Por tanto, una vez más, Mesa de la Ría hace un llamamiento a la unidad de todos los partidos políticos en contra de la resolución tomada por el Ministerio de Transición Ecológica.

Es importante que Huelva vuelva a movilizarse como ya lo hizo el pasado 3 de diciembre de 2015. Para ello, presentará una propuesta en este sentido en el próximo pleno sobre el Estado de la Ciudad, el próximo 9 de octubre.

Según Rafael Gavilán la respuesta social “es vital para que se pueda parar el proyecto de restauración presentado por Fertiberia, y que dicha empresa pueda pagar todo el daño medioambiental y sanitario que ha provocado en esta ciudad”.

Mal precedente 

WWF considera que la DIA favorable “sienta un mal precedente”.

En declaraciones a Efe, el portavoz de la organización, Juanjo Carmona, ha precisado que, si bien están a la espera de que como parte interesada en el procedimiento judicial abierto por este asunto se les dé traslado de dicha autorización para poder opinar jurídicamente sobre la misma, sí que ha remarcado que “nosotros pensamos desde el primer momento y lo seguimos haciendo que la única opción que da garantías reales a la ciudad de Huelva y a su ciudadanía en la retirada de los residuos”.

“Dejar los residuos en las puertas de Huelva nos parece un muy mal precedente, no solo para este caso sino para otros que se puedan dar de cesión de espacios públicos, porque al final es de lo que estamos hablando; no estamos hablando sólo de Fertiberia no de fosfoyesos sino de que al que se le ha dejado un trozo de costa en España no la tiene que dejar como la encontró”, ha señalado.

En este punto, ha incidido que con esta autorización se evidencia que “el contaminador puede hacer un proyecto que a todas luces más que suficiente para restaurar la costa y nos va a devolver una cosa mermada en sus valores y no la va a dejar como se la encontró en su momento o mejor sino un proyecto que no da garantías”.

Riesgos por la subida del nivel del mar

Carmona ha recordado que hay opiniones de profesores universitarios y catedráticos, como Miguel Losada de la Universidad de Granada que ha alertado de que “la subida del nivel del mar como consecuencia del cambio climático es un riesgo muy evidente para este proyecto que al final no supone más que dejar la contaminación en la costa y no recuperarla o restaurarla”.

Por lo tanto, ha concluido, para WWF “la única opción que da garantías es la retirada de los residuos y este proyecto nos parece, nos ha aparecido y nos sigue pareciendo totalmente insuficiente; por lo tanto creemos que un mal precedente se está creando con esta autorización y que es un mal día para Huelva”.

Asimismo, la Asociación Mesa de la Ría y Greenpeace se han mostrado perplejas ante la decisión anunciada por el Miteco.

Aún a la espera de conocer en profundidad los detalles de la DIA, estas organizaciones recuerdan que el proyecto presentado por Fertiberia no planea retirar los vertidos tóxicos y radiactivos sino que, en lugar de descontaminar la zona, propone cubrir con unos centímetros de arena la zona actualmente ocupada por los residuos, según un comunicado de Greenpeace. 

Según Greenpeace, esto supone eludir la obligación de restaurar una zona ambientalmente degradada, ignorando el daño provocado por Fertiberia a la salud ambiental y de la ciudadanía, que ha estado expuesta a estos residuos industriales tóxicos, peligrosos y radiactivos, como reconocieron el Parlamento y la Comisión europea, con los que, ahora, tendrían que seguir conviviendo, escondidos “bajo la alfombra”.

Julio Barea, portavoz de Grenpeace, ha señalado que “la Junta de Andalucía tiene, en este caso, una oportunidad para demostrar, con hechos, si su aclamada Revolución Verde tiene o no un compromiso real con el medioambiente”.

Fertiberia cuenta con un amplio expediente de incumplimientos ambientales y de desprecio por la salud y el medioambiente de Huelva, según la organización ecologista.

En el último, en mayo de 2019, “la empresa fue sorprendida vertiendo 4 millones de metros cúbicos de aguas contaminadas, procedentes de las balsas que ahora pretenden cubrir, directamente a la ría de Huelva”, una situación que fue denunciada por las organizaciones ecologistas.

Señala Greenpeace, que la empresa lleva demasiados años eludiendo la responsabilidad que le exige la sentencia dictada por Audiencia Nacional en junio de 2007, en la que se indica que hubo incumplimientos manifiestos por parte de Fertiberia a la hora de depositar los residuos.

La interpretación de dicha sentencia, “no deja duda alguna sobre la retirada, sin concesiones, de todos los residuos depositados allí, tanto por superación de la altura de los fosfoyesos depositados, como por el vertido de otros residuos peligrosos no contemplados ni autorizados”.

Por ello, las dos organizaciones exigen la retirada de todos esos residuos y una verdadera restauración de la zona. Todo ello supondría una aportación de 2.500 millones, según estimación de la Junta de Andalucía, “una contribución justa para Huelva”, señala Greenpeace. EFEverde

 

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com