RESIDUOS ELECTRÓNICOS

Fabricantes deberán gestionar los residuos electrónicos profesionales

Fabricantes deberán gestionar los residuos electrónicos profesionales José Pérez, consejero delegado de Recyclia /EFE/Imagen cedida por Recyclia

El próximo 15 de agosto será obligatoria la gestión de residuos electrónicos por parte de los fabricantes de aparatos de uso profesional que hasta ahora estaban exentos de tratamiento, ha informado hoy la empresa Recyclia, que en 2017 recogió un total de 10.000 toneladas, un 15 por ciento más que 2016.

A partir del próximo 15 de agosto entrará en vigor una nueva clasificación de aparatos electrónicos que recoge los dispositivos según su tamaño, según  ha establecido la normativa sobre gestión de residuos electrónicos (Real Decreto 110/2015).

Clasificación por tamaños

La clasificación pasará de diez a siete categorías y se dividirán en Aparatos Grandes -aquellos que superen los 50 centímetros- y Pequeños -los menores a esa medida-, de los que Recyclia recogió en 2017 un total de 10.000 toneladas, el 83 por ciento correspondientes a la primera categoría y el 17 por ciento a la segunda.

Entre los aparatos grandes que deberán gestionarse están: bombas, motores eléctricos, generadores, transformadores, cuadros eléctricos, maquinaria de producción industrial o robótica.

Entre los pequeños se incluye interruptores, regletas, enchufes de corriente, de teléfono o de antena de televisión, termostatos, controladores telefónicos o de climatización.

Según ha informado en un comunicado, Recyclia lidera el reciclaje de aparatos de electrónica profesional en España con 80.000 toneladas gestionadas desde el inicio de su actividad en 2012.

Gestión de aparatos de uso profesional

Recyclia explica, además, que al igual que para el resto de residuos electrónicos, la normativa recoge la obligación de gestionar, en 2018, el 55 por ciento del peso medio de los aparatos de uso profesional puestos en el mercado durante los tres años anteriores.

La entidad encabeza el mercado de gestión en cuanto a fabricantes e importadores adheridos, principalmente, de sectores como electromedicina, telecomunicaciones e informática, máquinas recreativas, iluminación y electrónica profesional, según han indicado.

El mercado de electrónica profesional puso a la venta en 2017 alrededor de 36.354 toneladas de aparatos de este tipo, un 40 por ciento del total comercializado en España el año pasado, que ascendió a 92.048 toneladas, según datos del Registro de Productores (RII-AEE).

Según el consejero delegado de Recyclia, José Pérez, fabricantes y usuarios de este tipo de aparatos están entregando estos residuos a gestores autorizados y se reciclan conforme a estándares autorizados.

Recyclia, que agrupa a las Fundaciones Ecopilas, Ecofimática, Ecoasimelec y Ecolum y centra su actividad en la recogida selectiva y el reciclaje de a equipos y dispositivos eléctricos y electrónicos (RAEE) en desuso y de las pilas desechadas, ha creado un grupo de trabajo para “colaborar” con los productores en la gestión de estos residuos. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com