PREMIOS JAUME I

F. Valladares: feliz y orgulloso con el premio, “es el siglo de la Ecología”

El científico y divulgador, Fernando Valladares. EFE/Rodrigo Jiménez/ARCHIVO

El investigador y divulgador científico Fernando Valladares, galardonado hoy con el premio Rei Jaume I en la categoría de Protección al Medio Ambiente, dice sentirse “feliz y orgulloso”, y asegura que le hace “tomar conciencia de la responsabilidad” y la importancia para la humanidad de la Ciencia y la Ecología.

“Estoy ahora mismo en una tormenta emocional”, ha señalado Valladares en entrevista con EFE, porque “se siente mucha emoción recibir un premio de esta categoría. Le pone a uno a la altura de tantos científicos ilustres que tiene que dar la talla y encajar cómo su ciencia y su contribución tiene esos niveles de calidad que han sido juzgados para conseguir un premio”.

Importancia de la Ciencia y la Ecología

“Estoy feliz y muy orgulloso y estoy trabajando por asimilar el papel que tiene la Ciencia y la Ecología”, que son los campos en los que trabaja, “en un plano de igual a igual con ciencias consolidadas, conocidas y reputadas como la Medicina, la Matemática o la Química”.

Estamos en el siglo de la Ecología, en un momento en el que la degradación ambiental la tenemos que entender, gestionar y revertir y los científicos que nos dedicamos a la Ecología tenemos una doble responsabilidad que, a lo mejor, hace unas décadas no era tan grande”.

“Con este premio empiezo a tomar conciencia de la responsabilidad que hay en nuestros hombros, que acepto encantado, y siempre con mucha felicidad y orgullo, pero que ahora gracias al premio la estoy poniendo en un contexto más amplio, del conocimiento científico, de la importancia para la humanidad y de la ciencia y la ecología”, sostiene.

Dar el mensaje equilibrado

El divulgador científico ha señalado que llevar el mensaje de la degradación de la biodiversidad tiene “mucha carga de profundidad y es un mensaje que hay que saber calibrar”, porque no se puede caer continuamente en el “apocalipsis y el catastrofismo”, pero sí darle “el justo punto de gravedad que tiene”.

Ese mensaje debe ir siempre “acompañado de alternativas que pueden estar en nuestra mano”, y cree que “siempre hay más alternativas de las que uno piensa, hay que ser creativo y estar rápido a la hora de proponer alternativas o modos socio económicos de organizarnos que tienen menos huella ambiental”.

Subraya la importancia de “comunicar esas alternativas a la vez que se comunican los mensajes de alarma”.

Combinar lo local con lo global 

Asimismo, se muestra partidario de combinar lo local con lo global, porque “muchas veces vemos esas grandes cumbres internacionales, esos grandes acuerdos, esos procesos planetarios que se ven afectados, pero el ser humano tiene su escala, medimos de promedio 1,70, pesamos 50-70-80 kilos y esto es nuestro entorno, junto a las 40 personas en el ámbito más próximo, 100 con el entorno laboral, así que en ese ámbito local es en el que funcionamos como especie biológica, como individuos plenos y es en esa escala en la que los proyectos, las acciones se perciben, se pueden amplificar.

Los mensajes “siempre hay que acompañarlos de las conexiones con lo local, con lo próximo, con alternativas que todos podamos sentirnos como arte y parte y que pueda servirnos para hacer, que no solo nos afecte, que podamos sentir que nosotros también tenemos un efecto”.

“Esto es un equilibrio, casi un arte en la comunicación de lo global y lo local, de lo importante y potencialmente peligroso o peligroso ya, pero sin tintes apocalípticos que puedan llevar al bloqueo. Sacar de la gente, de nosotros mismos lo mejor posible porque estamos en una situación en la que no podemos cometer ya muchos fallos, donde tenemos que movernos con cierta prisa (para preservar la biodiversidad) y tenemos que hacerlo bien”.

La comunicación ambiental

“Necesitamos lo mejor de las personas y la comunicación en todo esto es clave”.

Explica que ha hecho esfuerzos en los últimos años de contar todo lo que ha podido: “Siempre estoy aprendiendo nuevas formas de contar (sobre la Ecología), nuevos medios, vídeos, podcast, hasta colaboraciones con los medios de comunicación, películas privadas y públicas con Movistar y otras cadenas para ir contando estas cosas en distintos lenguajes y que la gente entienda como algo que le compete y le afecta pero también como algo en lo que todos tenemos un papel”.

“Este es el gran desafío ahora mismo de la Ecología”, sostiene Fernando Valladares. EFEverde

 

Te puede interesar:

Fernando Valladares premio Rei Jaume I de protección del medio ambiente




Secciones: