RECURSOS NATURALES

La extracción de arena de los ríos de Kenia destroza sus ecosistemas

La extracción de arena de los ríos de Kenia destroza sus ecosistemas Extractores de arena en el río Athi, a pocos kilómetros de Nairobi. EFE/Lourdes Uquillas

Lourdes Uquillas.- El auge de la construcción de viviendas e infraestructuras en Kenia ha provocado una cada vez más creciente demanda de materiales para el sector, como la arena, un recurso del que según un informe de la ONU presentado esta semana se consume anualmente entre 40.000 y 50.000 millones de toneladas en el mundo.

Pero la arena que se consume en Kenia no siempre proviene de explotaciones legales controladas sino más bien de la explotación local y manual de los ríos, desarrollada por cientos de ciudadanos que han visto en ello un filón para sacar unos pocos recursos más para su maltrecha economía y que están provocando graves daños a los ecosistemas de los ríos.

Extracción de arena en los márgenes del río Athi

Arena

Extractores de arena en el río Athi, a pocos kilómetros de Nairobi, en la vía a Mombasa. EFE/Lourdes Uquillas

Así lo pudo comprobar EFE en una visita organizada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente a uno de los tramos del río Athi, que discurre a unos 25 kilómetros de Nairobi aproximadamente por la carretera que va hasta el puerto de Mombasa.

Varios explotadores de arena armados de picos y palas cavan en uno de los márgenes del río para obtener un material “que es ahora una mezcla, porque la arena buena se ha terminado”, explica Fred Nyongesa, representante de la Oficina keniana de Recursos Hídricos.

Anteriormente se obtenía arena fina que estaba en la superficie y era vendida directamente para la mezcla con cemento y grava para la construcción, pero ahora estos extractores manuales deben cavar más profundamente y sacan una arena más gruesa que va acompañada de pequeños cantos.

Unos pasos más adelante, otros operarios les esperan con unas cribas que separan los cantos y cargan la arena en sacos para ser transportada en pequeños tractores que atraviesan las zonas secas del río hasta la superficie.

Arena

Un puente en construcción en la carretera desde Nairobi a Mombasa. EFE/Lourdes Uquillas

Para apaciguar los ánimos de los extractores que se alarman ante la presencia de un grupo de gente foránea, Nyongesa busca la presencia de un dirigente de la comunidad local, Mweu Kyule, quien explica que el auge de la demanda de arena ha traído beneficios solo a unos pocos habitantes de la zona.

Kyule señala que los extractores reciben un salario diario de unos 400 chelines kenianos (un euro equivale a 113 chelines aproximadamente) de una vecina, Helen, que ha aprovechado el negocio y obtiene un beneficio de unos 200 chelines al vender una tonelada por 600 chelines.

Aproximadamente se sacan “unas 1.100 toneladas por temporada de esta zona del río”, dice Nyongesa, “es una actividad estacional en zonas rurales donde la economía de las familias, con entre seis u ocho hijos, se basa en la agricultura”.

Falta de legislación que proteja los ecosistemas

arena

Un pozo de agua para la extracción de agua a escasos metros del margen del río Athi en Nairobi. EFE/Lourdes Uquillas

Explica que es imposible controlar este tipo de actividad ante la ausencia de una legislación que vigile la construcción de diques de contención del agua y la extracción de arena, que se hace “a lo largo de todo el cauce del Athi hasta su desembocadura en el océano Índico”.

“Esto sucede desde hace diez años”, señala, pero “afortunadamente… esto se hace solo durante tres o cuatro meses al año”, desde mediados de noviembre hasta marzo, en lo que los kenianos llaman la época de lluvias escasas o seca.

El impacto de esta actividad se ve luego en la época de lluvias, explica Nyongesa, porque el nivel del agua sube y provoca inundaciones por la destrucción de los ecosistemas que ya no retienen los sedimentos e inunda los huertos y cultivos cercanos a los ríos.

Agua para consumo humano

Arena

Operarios descargando arena de camiones en los márgenes de la carretera cerca de la fábrica Bamburi. EFE/Lourdes Uquillas

Unos metros antes de donde desarrollan su actividad los extractores de arena, una cuantas mujeres lavan ropa rodeadas de niños con una agua de color verde oliva, que también está sufriendo los efectos de los “residuos del jabón -rico en fósforo- que destruye la biodiversidad”, dice Nyongesa.

Antiguamente “en el río había tilapia y otras especies que servían de sustento para las familias”, según el funcionario, sin embargo ahora ya no se encuentran casi peces en la zona y quien quiera buscarlos debe caminar hacia zonas aún sin explotar, señala.

Para el consumo humano se ha construido un pozo a unos metros de la orilla del río, del que se extrae agua a varios metros de profundidad,  que es trasladada por hombres o mujeres en bidones o cubos hasta sus hogares.

Pero la extracción de arena es una actividad en la que participan particulares y empresas que deben abastecer el ritmo de construcción en el que se ha embarcado el país, y así se puede observar a lo largo de la carretera con un sinfín de urbanizaciones, centros comerciales y el ensanchamiento de la vía a Mombasa -en manos chinas-, explica otro de los funcionarios que participa en la visita.

Arena

Arena en la fábrica Bamburi Special Product Ltda. EFE/Lourdes Uquillas

Y, efectivamente, se observa una presión desmedida por llenar de concreto toda la superficie que lo permita, pero con falta de agua y red de saneamiento -a lo largo del camino se puede observar agua estancada o personas trasportando bidones para consumo familiar.

O vías que conecten los inmensos caseríos a los que ahora se accede por caminos de tierra con la carretera principal, una vía invadida de automóviles, autobuses y camiones de trasporte de mercancías.

Pero el beneficio, sospechan las autoridades, lo puede estar sacando también una fábrica a escasos kilómetros del río, la Bamburi Special Product Ltd., que se dedica a la fabricación de arena, cemento y grava, y que asegura desarrolla una actividad totalmente “respetuosa con el desarrollo sostenible”, según la encargada que guía la visita.

Arena

Arena en la fábrica Bamburi Special Product Ltda. EFE/Lourdes Uquillas

Durante la visita a las instalaciones de Bamburi, Nyongesa descubre “extrañamente” un saco de arena muy fina y color muy natural que se encuentra delante de la oficina de estudio de calidad de materiales, que “puede” provenir del río, pero es muy difícil demostrarlo, señala.

En el exterior de la fábrica, en el camino que conduce a las instalaciones, se pueden observar muchas montañas de arena acumuladas en los márgenes de la carretera, con hombres que siguen descargando este recurso natural de viejos camiones e increpan a quien hace fotografías.  EFEverde

 

Te puede interesar:

La arena, el recurso del que nadie habla pero cuya demanda crece sin cesar

La extracción de arena degrada los ecosistemas y el litoral, según expertos




Secciones:            
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com