El 43 Grupo Aéreo acumula en 2019 un total 200 horas extinción fuegos

INCENDIOS FORESTALES

El 43 Grupo Aéreo acumula en 2019 un total 200 horas de extinción de fuegos

El 43 Grupo de Fuerzas Aéreas del Ejército del Aire (EA) ha completado ya 200 horas de extinción de incendios en 2019, "algo atípico, ya que en 2018 invertimos 600 horas a lo largo de todo el año", han explicado este jueves a EFE los responsables de la unidad.

Extinción de fuegos

Este grupo, compuesto por casi 150 personas entre pilotos, mecánicos y personal de apoyo, todos ellos miembros del EA, apoya a la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal frente a los fuegos forestales, operando los “botijos” o “apagafuegos”, como se conoce en jerga a las 14 aeronaves modelo Canadair CL-215 al servicio del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y las 4 CL-415 de Defensa.

Haciendo bueno su lema de ‘Apaga y vámonos’ han ensayado maniobras de carga y descarga de agua en el embalse madrileño de Valmayor, preparándose para la campaña de extinción de incendios forestales de alto riesgo de 2019.

Esta campaña comienza el 15 de mayo y estará plenamente operativa desde el 1 de junio, aunque “en lo que llevamos de año ya hemos empleado una tercera parte de tiempo que dedicamos el anterior” a apagar fuegos, ha confirmado a EFE el capitán Adrados.

El carácter extremadamente seco del invierno pasado ha incrementado la proporción y severidad” de las llamas que, esta temporada, han comenzado antes de lo previsto puesto que las condiciones meteorológicas “se lo han puesto muy fácil a los que le prenden fuego al monte“.

El teniente Vegas también ha subrayado el carácter “extraordinario” de 2019, ya que “este año no hemos tenido mucho descanso porque volamos casi a diario“.

Vegas ha añadido que “ayer mismo, volví de Galicia” donde ha colaborado en la extinción de los siniestros de Dodro y Rianxo que han arrasado más de 1.000 hectáreas en estos municipios coruñeses.

Recogida de agua en 12 segundos

fuegos

Avión Canadair. EFE/Manuel Moncada

En los ejercicios de hoy, los tripulantes de los Canadair han actuado con rapidez y eficiencia ya que, según el teniente Gimeno, “hemos recogido el agua en 12 segundos y liberado los 6.000 litros sobre el objetivo en menos de 2 segundos“.

Se trata de una maniobra “complicada, porque no deja de ser extraño e incluso peligroso que un avión entre en el agua a 120 kilómetros por hora” aunque sea durante un período de tiempo tan breve y “debe hacerse en condiciones de seguridad“, lo que incluye contar con al menos un kilómetro de recorrido despejado y un oleaje mínimo.

El agua se libera sobre el fuego a unos 15 metros de altura aunque “en ocasiones apuramos la pasada, si las llamas son muy altas” para que las altas temperaturas no la evaporen en el aire antes de que alcance a las llamas.

Los “botijos” del EA que han participado en el ensayo de hoy en el embalse de Valmayor han partido de la base aérea de Torrejón pero en junio estarán desplegados en diferentes aeródromos de la península desde donde acudirán a los lugares de necesidad. EFEverde




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com