Evacuados en Gran Canaria: entre la desolación y el temor

INCENDIOS FORESTALES

Evacuados en Gran Canaria: entre la desolación y el temor a perder sus propiedades

Evacuados en Gran Canaria: entre la desolación y el temor a perder sus propiedades Varias personas desalojadas de sus casas por el incendio en Gran Canaria. EFE/ Elvira Urquijo A.

Laura Bautista Lesmes.- EFEverde.- Las instalaciones del polideportivo de Agaete siguen recibiendo a vecinos que han sido evacuados por el incendio forestal de Gran Canaria. Todos comparten un sentimiento de desolación y temen haber perdido su pueblo y quedarse "sin nada".

Carlota Marín, vecina de la zona de El Risco, llora cuando le cuenta a Efe que el fuego estaba anoche muy cerca de las casas rurales y de su barrio donde, dice, se ha vivido “un tremendo infierno”.

Ella y sus vecinos han puesto a disposición “todo lo que tenemos, equipamiento, bombillas, agua de piscinas y estanques” para colaborar en la medida de lo posible en las labores de extinción.

Tras la noche, ya hoy siente los helicópteros sobrevolando la zona donde está su casa y está más tranquila porque “ya no se ven las llamaradas de anoche ni el fuego metiéndose en el pueblo”.

Emocionada, ha agradecido la colaboración de toda la isla y ha confiado en que “el viento no reavive esas llamas”.

Más de una veintena de voluntarios trabajan sin descanso desde hace más de 36 horas en el polideportivo de Agaete, que ha recibido a los vecinos de las zonas altas y del valle, además de ganado y animales de compañía.

En este espacio se ha instalado un lugar para que los vecinos puedan descansar y pasar la noche y cuenta con un improvisado refugio de animales.

El vecino del valle de Agaete Fausto García dice que tiene “mucha intranquilidad y miedo” a lo que pueda pasar, porque “es una desgracia tremenda”.

Tras la evacuación la situación ha sido “muy tensa” porque asegura que al salir de su vivienda “había llamas por detrás, a la derecha e izquierda” pero lo que más le preocupa es la integridad de sus vecinos “porque lo demás se arreglará y el campo crecerá”.

Polideportivo como centro de acogida

La vecina del pueblo de Agaete Jessica Herrera llegó ayer domingo a las 12 horas tras conocer que se había activado el polideportivo como centro de acogida para evacuados y para participar como voluntaria.

Aquí, señala, se han volcado para que los vecinos tengan de todo así como para los efectivos que trabajan en la extinción.

Para Herrera “la parte positiva es que el pueblo se ha unido para ayudar” aunque reconoce que los evacuados “están muy nerviosos, sobre todo los que residen en casas de la zona alta de Agaete”.

Todos están muy pendientes del viento y la situación en la zona, afirma la voluntaria, quien insiste en que se trata de algo nuevo porque “este incendio se ha salido de cualquier otro que se haya vivido en la zona en los últimos años”.

El responsable de la Federación de Asociaciones Unidas por la Defensa Animal (FAUDA), José María Docampo, se ha movilizado a este punto en Agaete, que se suma al ya disponible en San Mateo y en el que trabajan desde la tarde noche de ayer domingo.

Animales desplazados y sin propietario

Docampo afirma que hay mucha actividad en Agaete, sobre todo de animales desplazados con y sin propietario y también han llegado cinco faisanes desde Guayedra.

Durante la jornada de hoy se moverán “burros y animales grandes”, y ya hay alojados en esta instalación “podencos y perros de caza, perros de gran tamaño y domésticos, gatos y una decena de cabras y baifos”.

Docampo y un equipo de diez personas van a encargarse de “comprobar cómo está la situación en la zona y si hay algún animal que desalojar”, además de material y asistencia, también voluntarios encargados de atender y pasear a los perros y alimentar y mantener a salvo a todos los animales.

El vecino de Las Salinas Faustino Rodríguez ha recibido en su finca a una decena de cabezas de ganado desplazadas y que han ido llegando al polideportivo de Agaete porque como ha asegurado tiene “espacio y comida en el terreno, donde estarán más tranquilas y pueden estar sueltas”.

Faustino tiene seis cabras propias, además de la decena de acogida “y hay espacio para al menos medio centenar, caben más” por lo que se mantendrá al tanto de las necesidades de este centro para colaborar en todo lo posible. EFEverde

Te puede interesar:

El incendio de Gran Canaria ha arrasado ya más de 6.000 hectáreas y ha obligado a evacuar a 9.000 personas

El Parque de Tamadaba, 7.500 hectáreas de reserva de la Biosfera




Secciones: