Europa Central, entre optimista y escéptica con el Pacto Verde de la UE

CRISIS CLIMÁTICA

Europa Central, entre optimista y escéptica con el Pacto Verde de la UE

Europa Central, entre optimista y escéptica con el Pacto Verde de la UE Vista de una mina de carbón en Katowice (Polonia). EFE/EPA/ANDRZEJ GRYGIEL

Los países europeos del Grupo de Visegrado se mostraron escépticos con el Pacto Verde de Bruselas, mientras Polonia, el país más crítico con la ambiciosa estrategia de la UE contra el cambio climático, expresó este jueves su satisfacción con la anunciada ayuda económica comunitaria que le ayudará a superar su dependencia del carbón.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, manifestó en Praga -tras una cumbre con sus colegas de Hungría, República Checa y Eslovaquia- que “la propuesta es buena. Es una gran paso adelante y una muestra de solidaridad sobre el ‘mix energético’ de cada país. Polonia debe reducir mucho más rápido su actual dependencia”.

Escépticos con el Pacto Verde

Estos cuatro países, integrantes del llamado Grupo de Visegrado (V4), han mostrado hasta ahora distintos, y por motivos diferentes, grados de escepticismo con el Pacto Verde lanzado por la nueva Comisión Europea presidida por la alemana Ursula Von der Leyen, quien busca que para 2050 la UE no emita más CO2 del que puede absorber, lo que se conoce como “neutralidad climática”.

Polonia recibiría un estimado 25 % del fondo previsto para ayudar a los países y regiones más dependientes de los combustibles fósiles en su transición energética.

“Tenemos que recorrer un largo camino, por eso podemos tardar más”, recordó Morawiecki.

El anfitrión de la cumbre, el primer ministro checo, el magnate populista Andrej Babis, se mostró satisfecho porque su país sea el tercero que más dinero reciba del fondo de transición.

Con todo, aseguró ante la prensa que “lo importante es la competitividad de la industria europea y no sólo hablar de cambio climático”.

Reducir emisiones

Babis argumentó que “no sólo Europa debe reducir emisiones, sino que los demás también caminen en esta dirección”.

Además, insistió en defender la energía nuclear como una alternativa limpia a los combustibles fósiles, una postura que defienden Polonia, Hungría y Eslovaquia.

En la cumbre también participó el primer ministro austríaco, el conservador Sebastian Kurz, que se ha auto arrogado el papel de “puente” entre los socios del este y el oeste de la UE, al tiempo que es muy crítico con la energía atómica.

“El fondo de la UE es para financiar la salida del carbón, y es correcto que nos alejemos del carbón, porque es tóxico para el clima. Y para Austria es importante no apoyar la energía nuclear sino las renovables”, dijo Kurz, quien acaba de estrenar una coalición de Gobierno con el partido ecologista Los Verdes.

La postura más crítica con el Pacto Verde hoy fue la del ultranacionalista Viktor Orbán, primer ministro de Hungría, quien reclamó que no se recorten los fondos de cohesión a cambio de aumentar “las medidas contra el cambio climático”. EFEverde

Te puede interesar:

Timmermans debate con jóvenes cómo materializar el Pacto Verde Europeo




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com