AGRICULTURA

“Eurodiputados “verdes” piden menos intermediarios agricultores-consumidores en pro de la salud

EFE/EPA/Caroline Blumberges

Bruselas (EA.com)/Madrid (EuroEFE).- La nueva Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea (UE) "post 2020" no es suficientemente ambiciosa a la hora de eliminar la distancia que separa a agricultores y consumidores en Europa, con el consiguiente riesgo de que la calidad y seguridad sanitaria de los alimentos que llegan hasta la mesa de los ciudadanos europeos no sea siempre el más adecuado, según han denunciado en entrevista con el portal europeo multilingüe EURACTIV.com, socio de EFE, varios eurodiputados "verdes", entre ellos el español Florent Marcellesi, del partido ecologista EQUO- Primavera Europea.

Y es que, en opinión de Marcellesi, el desarrollo de cadenas cortas de suministro de alimentos, en las cuales los intermediarios entre agricultores y consumidores se eliminan, deberían potenciarse en la UE, pues proporcionan a los consumidores alimentos más saludables y, especialmente en el caso del sur de Europa, grandes oportunidades para fomentar el agroturismo.

No obstante, la nueva propuesta de Política Agrícola Común (PAC) de Bruselas, lamentan, no favorece esta tendencia creciente. El concepto de cadena corta de suministro de alimentos (SFSC, por sus siglas en inglés) fue introducido en la PAC 2014-2020, y ha registrado una tendencia al alza en los últimos años.

De acuerdo con un estudio realizado por los servicios de investigación del Parlamento Europeo (EPRS, por sus siglas en inglés) en 2015, el 15% de los agricultores europeos vendió la mitad de sus productos a través de esas cadenas cortas de suministro de alimentos.

El concepto se basa en que los agricultores venden sus productos directamente a los consumidores, lo cual significa que los productos que se producen localmente también se consumen localmente.

Críticas al consumo de alimentos ultraprocesados

Por otro lado, los críticos de las cadenas cortas de suministro sugieren que ese tipo de sistemas sólo pueden proporcionar beneficios a escala  local, y no son la solución al creciente aumento de la población global, y al incremento imparable de la demanda. Marcellesi destacó el aspecto sanitario positivo del SFSC y los sistemas locales de alimentación.

“Ya estamos enfrentando las consecuencias sanitarias (negativas) de un modelo de alimentación basado en el consumo excesivo de alimentos muy procesados “de bajo coste”, industriales, y de carne que viaja miles de kilómetros antes de acabar en nuestros platos”, lamenta Marcellesi.

El eurodiputado español aseguró que la SFSC significa menos alimentos procesados y también la posibilidad de más dietas locales basadas en alimentos derivados de las plantas, gracias a la reducción de las cantidades consumidas de carne procesada industrialmente.

Efectos positivos sobre el agroturismo “verde” y sostenible

Según Marcellesi, el SFSC, especialmente de los países del sur de Europa, podría tener además un efecto secundario positivo en otros sectores de la economía, como el agroturismo.

“La oferta gastronómica local, basada en ingredientes locales de alta calidad, es cada vez más valorada en el turismo rural, en general, y en el agroturismo en especial. Se trata de una gran oportunidad para las áreas rurales de crear puestos de trabajo y nuevas oportunidades”, aseguró.

Por otro lado, la eurodiputada Maria Heubuch (Die Grünen/Los Verdes, de Alemania) comparte una visión similar: “mucha gente busca experiencias únicas y auténticas de vida rural. La combinación de agroturismo y de cadenas cortas de suministro de alimentos pueden aportar esas experiencias”. “Al mismo tiempo, puede proporcionar un ingreso a las comunidades agrícolas. Se trata de una situación en la cual todo el mundo gana”, explicó la eurodiputada germana.

La nueva PAC favorece las exportaciones

Según las propuestas de la Comisión Europea para la PAC “post 2020”, será competencia de los Estados miembros decidir cómo usar sus subvenciones, y por ello (definir) el concepto de SFSC.

El nuevo modelo proporciona a los Estados miembros mayor flexibilidad para implementar estrategias ajustadas a sus diferentes necesidades.

La propuesta de presupuesto para la PAC ha dado prioridad a los pagos directos para garantizar el ingreso de los agricultores, a pesar de que -ese ingreso- seguirá sufriendo un recorte del 10%, al tiempo que el pilar de desarrollo rural, bajo el cual está el SFSC, será recortado en un 25%.

“Los Estados miembros también tendrán la opción de transferir hasta un 15% de sus dotaciones financieras de la PAC entre pagos directos y desarrollo rural y vice-versa, para garantizar que sus prioridades y medidas pueden ser (objeto) de financiación”, aseguró recientemente un portavoz de la UE a EURACTIV.com.

Explotaciones agrícolas pequeñas, la clave

Grecia junto con Francia, España, Irlanda, Portugal y Finlandia ha firmado una declaración conjunta en la cual se oponen a los recortes al presupuesto de la PAC. La declaración fue aprobada en una fase ulterior por Chipre y Bulgaria.

En ese sentido, ambos eurodiputados “verdes” criticaron la posición de la Comisión, tras asegurar que le falta ambición en relación con el SFSC, al tiempo que instaron a los legisladores a colocar el desarrollo rural en el centro de la próxima PAC.

“Al contrario, ha recortado el presupuesto para fondos estratégicos en un 25%, al tiempo que promueve un modelo de agricultura orientado a la exportación. Si vamos a promover alimentos en circuitos cortos, tendríamos que alentar explotaciones agrícolas pequeñas”, aseguró Marcellesi.

Por su parte, Heubuch comentó que -además del recorte del 25% en el (fondo) de desarrollo rural, sus medidas son voluntarias y tienen que ser cofinanciadas por los Estados miembros.

“Por ello, los programas para las cadenas cortas de suministro que están previstos y pueden ser financiados bajo el pilar II, apenas serán suficientes para equilibrar los constantes repartos a las grandes empresas agroalimentariasa través del pilar I”, explicó.

La eurodiputada agregó que la Comisión Europea también ha fracasado a la hora de solventar la injusta distribución de poder en la cadena de suministro alimentario.

Prácticas comerciales injustas

“Abordar las prácticas comerciales injustas significa mirar sólo a uno de los síntomas de la masiva concentración de poder en los sectores agrícola y alimentario. Las cuatro mayores cadenas de supermercados alemanes obtienen juntos el 67% de su cifra de negocios con productos alimentarios”, explicó.

Hay varios tipos de SFCS, que van desde la Agricultura con Apoyo de la Comunidad a ventas en las explotaciones agrícolas y en los mercados agrícolas. Francia lidera en el terreno de la Agricultura con Apoyo de la Comunidad, seguida de Bélgica.

La organización de cooperativas agrarias europeas Copa-Cogeca aseguró que es importante crear instrumentos que promuevan cadenas cortas de suministro y redes de ventas locales, como una fuente de venta adicional para los agricultores.

“Crear un marco común para identificar ese tipo de iniciativas a escala de la UE podría ayudar a colmar las necesidades específicas de quienes desean informar a los consumidores de una manera más eficaz sobre el valor añadido de sus productos”, aseguró un portavoz de Copa-Cogeca a EURACTIV.com en Bruselas.

De acuerdo con Copa-Cogeca, ese marco podría ser especialmente útil para determinados productores, quienes podrían estar interesados en el esquema de calidad europeo (DO, IGP, etc), o en otros sistemas de certificación privados o públicos, nacionales o regionales, pero que quizás no son capaces de acceder a esos sistemas de ayudas, debido a las excesivas cargas administrativas o financieras.

“El asunto de las cadenas cortas de suministro y de las ventas locales no debería limitarse a la creación de un valor (añadido) de la UE que refuerce el producto. Para superar las dificultades que enfrentan los productores, y los grupos de productores interesados en ese tipo de iniciativas, creemos que también es importante que se tomen otro tipo de medidas a escala de la UE, especialmente en el terreno de la promoción, y en el marco de la Política de Desarrollo Rural”, asegura Copa-Cogeca.

La organización paneuropea de agricultores cree que sólo tendría sentido crear ese tipo de herramienta si es coherente con las medidas existentes a nivel nacional.

“Esto garantizaría que los esfuerzos que ya se han llevado a cabo por parte de algunos Estados miembro en este terreno no se verán afectados negativamente (por ejemplo, con la creación de canales locales de venta para integrar iniciativas locales, o mediante la introducción de sistemas de calidad, o indicaciones de origen de los productos, entre otras).

Por Sarantis Michalopoulos (EA.com)/F.Heller (EuroEFE.EA.es)

DISCLAIMER: 

Este artículo forma parte de una serie de temas especiales incluidos en un proyecto financiado por la Comisión Europea. Este texto refleja únicamente la posición de su autor/es, y la Comisión Europea no se hace responsable del uso que pudiera hacerse de la información que aquí se recoge.




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com