Estudio reclama a inversores un "Plan Marshall" para transición energética

CAMBIO CLIMÁTICO

Un estudio reclama a inversores un “Plan Marshall” para transición energética

Un estudio reclama a inversores un Imagen de archivo. EFE. Raúl Sanchidrián.

Un estudio de la escuela de negocios ESADE y la Fundación Caja de Ingenieros reclama que el sector financiero y el automovilístico se involucren, mediante una "inversión masiva", en un "Plan Marshall" que afronte una transición energética para frenar el cambio climático.

El informe “Hacia una automoción baja en carbono”, presentado este martes en ESADE, apunta a los principales riesgos relacionados con el cambio climático para dos sectores económicos básicos, el financiero y el automovilístico, así como a la necesidad de que se comprometan conjuntamente en la transición hacia un modelo sostenible.

El director del informe y profesor de ESADE, Daniel Arenas, ha sido contundente al tildar de “Plan Marshall climático” a la “inversión masiva” que se requiere por parte de los inversores, que son, según ha indicado, “la clave en la lucha contra el cambio climático porque son los que empujan a los otros sectores”.

Arenas ha hecho referencia a un movimiento global “de más de 1.000 instituciones” que ya han optado por “eliminar de sus carteras a empresas con alto impacto en el clima”.

Bonos verdes y climáticos

El estudio también apunta a los bonos verdes y climáticos -que actualmente alcanzan los 1.200 millones de dólares a nivel mundial- como generadores de capital para proyectos sostenibles “especialmente en el sector del transporte”.

El presidente general de la Fundación Caja de Ingenieros, Josep Oriol Sala, ha afirmado que “el rol del sector financiero es de vital importancia para la transición energética debido a su capacidad para financiar proyectos del ámbito de la tecnología baja en carbono o por el fomento de la Inversión Socialmente Responsable”.

El sector del transporte, en el que pone el foco este estudio -un primer informe, de 2017, lo hacía en el sector alimentario- es el que causa más emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) en España -un 26% de las totales- y, en concreto, un 63% de estas emisiones se las lleva el coche particular.

España, país europeo más vulnerable por el cambio climático

Según apunta el informe, España es el país europeo más vulnerable a los efectos del cambio climático, pero mientras que en la Unión Europea las emisiones de GEI se han reducido, en el territorio español han crecido un 17,8 entre 1990 y el 2017.

Estas emisiones de gases se deben reducir en un 45% para frenar el aumento de la temperatura, lo que, según ha recordado Arenas, “tiene consecuencias nefastas para la salud y el medio ambiente”.

El sector de la automoción no solo es el que más gases de efecto invernadero causa en España, también es el octavo productor del mundo y el segundo en Europa, contribuye al 10% del PIB nacional y genera 300.000 empleos en proveedores, fabricantes y la red de distribución que mueve.

En este sentido, el presidente de la experiencia de movilidad compartida ‘Som Mobilitat’, Ricard Jonet, ha advertido de que “un 75% de las empresas del sector automovilístico tradicional desaparecerán, pero solo si no se renuevan o se reinventan”.

 “La producción de coches eléctricos se tiene que cuadruplicar”

El informe apunta a distintas disrupciones simultáneas que están transformando el sector, “desde la invasión de patinetes eléctricos y ‘solowheels’ hasta los coches sin motor de combustión y autónomos, pasando por los servicios de movilidad compartida de motos y coches intra e interurbanos facilitados por aplicaciones móviles”.

En cuanto a la alternativa estrella al motor de combustión, el coche eléctrico, el estudio afirma que “solo supone el 1,26% de las ventas de coches en el mercado global”.

“La producción de coches eléctricos se tiene que cuadruplicar en cinco años”, ha afirmado Arenas, y ha añadido que “deben construirse 13.000 puntos de recarga cada año durante los próximos 11 años” para cumplir con los objetivos de descarbonización de 2030 en España.

“No hay voluntad de los grandes concesionarios”

El presidente del Club Automoción y Movilidad de ESADE Alumni, Joan Miquel Malagelada, ha afirmado que “no hay una demanda natural hacia el coche eléctrico” (a pesar de que en 2030 debería suponer el 30% de las compras), ni tampoco “voluntad de los grandes concesionarios, que van a hacer todo lo posible por retrasar el proceso de electrificación”.

“El ente regulador es el que manda mediante restricciones a la circulación de vehículos convencionales”, ha indicado Malagelada.

“El nuevo contexto de movilidad compartida es complejo y nadie sabe quién lo va a gobernar”, ha añadido Malagelada, quien ha avisado que, por el momento, “las empresas de ‘carsharing’ pioneras están siendo absorbidas por los grandes fabricantes de automóviles, que ven el riesgo de perder la hegemonía”. EFEverde

Te puede interesar:

Transición Ecológica: la gran ausente en las elecciones generales. Por (*) Valentín Carrera

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com