Identifican nuevas especies hospedadoras que podrían salvar las náyades

ESPECIES AMENAZADAS

Un estudio sugiere que nuevas especies hospedadoras pueden salvar las náyades

Un estudio sugiere que nuevas especies hospedadoras pueden salvar las náyades Ejemplar de Margaritefera aricularia liberando masas de gloquidios. Imagen: R. Araújo

La detección de tres nuevos grupos de peces que podrían hospedar a las larvas de náyade de río, en particular de Margaritifera auricularia, podría ayudar a contrarrestar el declive de la especie, de la que tan sólo quedan algunas poblaciones envejecidas.

Una investigación dirigida por el Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) ha identificado al espinoso, la lamprea y el siluro, todos con una notable tolerancia a la salinidad, como posibles nuevos peces hospedadores de las larvas de náyade.

Lamprea, nuevo hospedador

En el caso de la lamprea marina (Petromyzon marinus), el estudio reconoce su papel clave en la lucha contra la extinción de la Margaritifera auricularia en Francia, pero matiza que en la cuenca del Ebro este animal dejó de remontar el río a partir de la construcción de grandes presas a mediados del siglo XX.

Los científicos sugieren la conveniencia de impulsar el uso de la lamprea marina para reforzar las poblaciones de náyades o almejas de agua dulce, muy amenazadas por las infraestructuras en los ríos, la contaminación de sus aguas y el aumento de la temperatura.

Además, la desaparición de especies que actuaban como hospedadoras de sus larvas (gloquidios) es, según los investigadores, una de las principales causas del retroceso de sus poblaciones en un 90 por ciento en los dos últimos siglos.

“El esturión europeo, considerado el hospedador principal de Margaritifera auricularia, fue desapareciendo a lo largo del siglo XX y actualmente está prácticamente extinto”, explica el investigador del MNCN Joaquín Soler.

Las últimas náyades

Margaritifera auricularia es una de las especies de náyade cuya supervivencia está más comprometida, ya que en la actualidad tan sólo existen cinco grupos de poblaciones envejecidas, uno en la cuenca del Ebro y el resto en cuatro cuencas hidrográficas francesas.

No obstante, subraya Soler, “a pesar de que el número de ejemplares juveniles es muy escaso, hemos encontrado evidencias de una reproducción reciente de esta especie en los ríos franceses Vienne y Creuse, donde el esturión desapareció tiempo atrás”, seguramente por la acción directa de nuevos hospedadores.




Secciones:            
Redactora de la Agencia EFE, adscrita al departamento de EFEverde. Licenciada en Ciencias de la Información, año 1989 Fecha de nacimiento: 21 septiembre 1966 Lugar de nacimiento: Madrid