Un estudio mide efectos que provocan los embalses en caudales de ríos

GESTIÓN AGUA

Un estudio mide los efectos que provocan los embalses en caudales de ríos

Un estudio mide los efectos que provocan los embalses en caudales de ríos El embalse de El Atazar en Madrid. Imagen de archivo.

Una nueva metodología establecerá pautas para medir de un modo "más sencillo y eficaz" los efectos que los embalses producen en la variación de los caudales de los ríos y en los ecosistemas, y favorecer así decisiones eficientes en la gestión del agua.

Garantizar la disponibilidad del agua para el uso humano conlleva la construcción de presas que afectan “gravemente” a los ecosistemas de los ríos, y en este sentido, la alteración hidrológica representa “uno de los impactos humanos más destacados en ecosistemas de agua dulce”, según un comunicado de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM).

“El empleo de las presas genera un régimen donde los caudales circulantes por el río disminuyen en la época de lluvias, y aumentan en la época de sequía estival en la que se suelta agua almacenada para el regadío”, explica la investigadora de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Montes de la UPM Marta González Tánago, una de las autoras del estudio.

Los ríos españoles, afectados

El resultado del estudio muestra un deterioro de la variabilidad de los caudales como consecuencia de las presas, es decir, “los ríos españoles están perdiendo sus variaciones a lo largo de las estaciones y con ello, las particularidades de los ecosistemas fluviales”, señala el comunicado.

Para González, la alteración disminuye la variabilidad natural de los caudales a lo largo de diferentes años y genera un régimen “más uniforme que favorece los regadíos”, un sistema que utiliza más del 80% del agua de las presas españolas.

Aunque estas consecuencias puedan ser favorables sobre el regadío y los cultivos, dicha regulación provoca un régimen contrario al natural mediterráneo y “supone un problema para las especies piscícolas nativas”, porque ven alterados sus ritmos biológicos naturales, y “deriva en la invasión de especies invasoras”.

Tramos afectados

En este sentido, los investigadores, pertenecientes al Grupo de sistemas y recursos naturales y al Grupo de Hidrobiología de la UPM, analizaron 33 tramos fluviales afectados por distintas presas correspondientes a las cuencas del Duero, Tajo y Ebro.

La experta defiende que “el procedimiento aplicado es más sencillo que otros equivalentes” y que el enfoque tomado por los investigadores “permite la identificación de diferencias en la magnitud de los impactos hidrológicos, que se pueden traducir a costes ambientales en términos monetarios”.

“En general, esta metodología facilita la comunicación y los acuerdos con los distintos públicos y grupos de interés y representa una herramienta de gestión práctica para disminuir los impactos ambientales de la regulación de caudales y aumentar la eficiencia en el uso del agua”, concluye.

EFEverde

Te puede interesar:

Gobierno acata sentencia sobre el Guadalquivir y mejorará planes hidrológicos

El Tribunal Supremo anula parte del Plan Hidrológico del Tajo y un artículo del Plan del Segura

Los planes hidrológicos y de sequía, instrumentos “básicos” ante los retos del agua




Secciones:                    
Plataforma global de periodismo ambiental y científico de la Agencia EFE (EFEverde y EFEfuturo) www.efeverde.com y www.efefuturo.com