CORALES

Un estudio colombiano desvela que corales caribeños poseen potencial antiviral contra el VIH

Un estudio colombiano desvela que corales caribeños poseen potencial antiviral contra el VIH Recurso de archivo de EFE

Bogotá (EFEfuturo/EFEverde).- Varios corales "blandos" propios del Caribe son una buena y económica fuente de compuestos químicos con un gran potencial antiviral para combatir enfermedades como el herpes o el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), según desveló un grupo de investigadores de la Universidad Nacional (UN) de Colombia.

“Por ahora los resultados que tenemos son ‘in vitro’, pero habría que realizar ensayos con organismos superiores y enfermos para pensar en la aplicación farmacéutica a gran escala”, señaló el científico responsable de la investigación, Fabián A. Amaya, en una entrevista con Efe.

Con el objetivo de encontrar nuevos tratamientos contra el VIH o el herpes, un equipo de científicos colombianos se sumergieron en las aguas de Santa Marta, uno de los parajes caribeños más vírgenes del país, para buscar principios activos en los invertebrados marinos de ocho tentáculos (octorales) propios de la zona.

Principios activos en gran cantidad

“Nuestro objetivo era encontrar compuestos útiles en animales marinos, algas, corales o esponjas. Lo sorprendente fue encontrar principios efectivos en gran cantidad, algo poco habitual, normalmente son moléculas muy útiles pero escasas”, destacó el científico, especializado en química orgánica.

Los especímenes utilizados en el estudio carecen de defensas físicas que los protejan de sus depredadores, por lo que han desarrollado la capacidad de producir un “arsenal” de compuestos químicos para defenderse.

Estos compuestos son conocidos como “diterpenos” de tipo “dolabellano” que, después de ser aislados y purificados, mostraron una notable efectividad para evitar que los virus del VIH o el herpes se reprodujeran.

Arsenal para la investigación

“La naturaleza es la principal fuente de tratamientos contra enfermedades humanas como el cáncer o el VIH, los productos sintéticos pocas veces pueden competir”, subrayó Amaya, quien recordó que en los ecosistemas marinos se encuentran el 80 % de los organismos vivos del planeta, un auténtico arsenal para la investigación de enfermedades consideradas hoy en día como incurables. Amaya agregó que, si bien los tratamientos retrovirales para el VIH, que causa el sida, han avanzado mucho en las últimas décadas, sigue siendo necesario encontrar nuevos tratamientos mientras no se desarrolle una vacuna definitiva que erradique esta enfermedad que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a más de 35 millones de personas y causa un millón de muertes cada año.

“Los tratamientos actuales pueden dejar de funcionar, bien sea porque el enfermo desarrolla resistencias como porque tiene una cepa nueva del virus. Por eso es importante encontrar nuevos tratamientos, que a poder ser, tengan menos efectos secundarios y sean más económicos”, añadió. Finalmente, el investigador destacó que Colombia tiene un gran potencial para localizar y desarrollar nuevos principios activos para enfermedades en base a la diversidad ecológica del país pero advirtió que se requiere más mano de obra cualificada, “tiempo y dinero”. EFE
mvl/gdl




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com