CRISIS CLIMÁTICA

Los españoles cambiarían sus hábitos contra la crisis climática, según GAD3

Protesta contra el cambio climático. EFE/Santiago Carbone

La mayoría de los españoles  cambiarían sus hábitos para hacer frente a la crisis climática y seis de cada diez admiten tener un conocimiento “satisfactorio pero mejorable” de este fenómeno, según una encuesta de GAD3 para Engie España realizada con motivo del Día Internacional del Medio Ambiente.

El estudio se basa en el trabajo demoscópico “Los españoles ante el cambio climático: hábitos, retos y oportunidades” y se ha llevado a cabo en colaboración con la consultora de investigación GAD3 y el Instituto de Empresa, a partir de 3.600 entrevistas realizadas durante el último mes.

Valvanera Ulargui, directora de la Oficina del Cambio Climático del Ministerio Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco), ha sido la encargada de presentar este estudio que, según ha dicho, servirá de ayuda a la nueva Asamblea Ciudadana para el Clima, un organismo que nace dentro de la recientemente aprobada Ley del Cambio Climático y que está destinado a “buscar soluciones para abordar la descarbonización.

Cooperadores en el reto contra el cambio climático

“Todos somos cooperadores en el gran reto que representa la lucha contra el cambio climático”, ha manifestado Ulargui, quien ha subrayado la necesidad de incluir a la sociedad si se quiere avanzar en la descarbonización del sistema energético y en la conveniencia de contar con una población “bien informada, que respalde las políticas ambiciosas” en la lucha contra el calentamiento global.

Ulargui ha recordado que España dispone del marco regulatorio y de planes nacionales para luchar contra la emergencia climática y alcanzar el objetivo de descarbonización para los próximos años, pero ha enfatizado la necesidad de que la sociedad actúe como “agente de cambio” y esté dispuesta a modificar sus hábitos para relacionarse mejor con los demás y con la naturaleza.

Un esfuerzo colectivo que, según revela la encuesta de GAD3, estarían dispuestos a asumir la inmensa mayoría de los españoles hasta el punto de que el 57% admite que pagarían más por un producto sostenible, priorizando la automoción y la alimentación frente a la ropa y el turismo, ha detallado Narciso Michavila, presidente de la empresa demoscópica.

Ha explicado que la movilidad sostenible y la preferencia por el consumo de electricidad de origen renovable son los principales comportamientos que incorporan los jóvenes encuestados en su lucha particular contra el cambio climático, mientras que los mayores prefieren el reciclaje y la mejora de la eficiencia energética en su vivienda.

En cuanto a los efectos que está teniendo la pandemia en la modificación de las costumbres hacia un consumo más sostenible, el 60 % de los encuestados estima que ha actuado como acelerador y son optimistas en cuanto a la permanencia de estos nuevos hábitos, en tanto que las generaciones más jóvenes y los habitantes de zonas urbanas son los principales defensores de nuevos patrones.

Apuesta por las renovables 

En cuanto a la manera de lograr el objetivo de emisiones 0 en el 2050, la mayoría opina que el sector energético debería asumir el liderazgo y para 9 de cada 10 el consumo de renovables en el sector industrial es la medida que más contribuye a la sostenibilidad, seguido de la eficiencia energética (87 %) y de la valorización energética de residuos (77 %).

“Si el cambio climático es una amenaza colectiva; solo podremos salir de ella con una conciencia colectiva”, ha manifestado Michavila, que ha hecho hincapié en la “obligación del decisor de poner información veraz a disposición del ciudadano, que se comportará como un adulto si se le trata como tal”.

Por su parte Manuel Pérez Romero, director del Centro de Ciudades Sostenibles de IE University, ha señalado que los españoles están preparados para afrontar el reto del cambio climático, al haber desarrollado una conciencia ecológica que les permite tener la actitud y el conocimiento necesarios.

Ha recordado que más de la mitad de las emisiones globales de gases de efecto invernadero “están vinculados al comportamiento humano” y ha lamentado que muchas personas no sean conscientes del impacto que tienen sus hábitos en el cambio climático y responsabilicen a la industria y al sector energético, sobre todo de un problema cuya solución “requiere de acciones nacionales y globales”.

En la presentación del estudio también han participado el director general de Forética, Germán Granda, que ha enfatizado que empresas y consumidores deben cambiar sus hábitos en favor del medioambiente, más si cabe a raíz de la pandemia, y Cristina Rivero, directora del departamento de Industria, Energía, Medio Ambiente y Clima en CEOE, para quien empresas y consumidores son “proveedores de soluciones a los retos ambientales” actuales. EFEverde

 

 




Secciones:                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com