CONSERVACIÓN MAR

Líbano aprende de la protección de las áreas marinas de España

Líbano aprende de la protección de las áreas marinas de España España traslada su experiencia de las áreas marinas protegidas al Líbano. EFE/Nabil Mounzer

El Líbano acaba de crear tres áreas marinas protegidas en su litoral gracias a un proyecto en el que ha participado España y en el que se ha trasladado a aquel país el modelo aplicado en la isla de Tabarca (Alicante) de compatibilizar la preservación del medio marino con un uso racional de los recursos.

Liderado por el Regional Activity Center for Special Protected Areas (RAC/SPA) del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, este trabajo ha sido financiado por la Unión Europea (UE), ha explicado, en una entrevista con Efeverde, el coordinador científico del proyecto, Alfonso Ramos Esplá.
Es fruto de un amplio trabajo que empezó en 2010 para estudiar el ambiente marino, la flora y la fauna asociadas a sus fondos y los recursos pesqueros con la finalidad de diseñar áreas marinas protegidas en el Líbano y que en principio iba a finalizar en 2014, aunque se ha prolongado hasta 2018 dado el interés de las autoridades libanesas, ha indicado Ramos Esplá.

Su culminación ha sido la creación, por ahora, de tres áreas marinas protegidas en Ras Chekaa, al norte del país, en un enclave de formaciones rocosas y cuevas llamado Raoucheh, en Beirut, y en Tiro, al sur, lo que implica la protección del cinco por ciento de las aguas marinas del Líbano.

Conocer la situación de la costa libanesa

limpieza de costas en Líbano

Se han creado tres áreas marinas protegidas en Ras Chekaa (en la foto) y en Tiro, lo que protege el 5 % de las aguas libanesas. EFE/Nabil Mounzer

El principal objetivo de la investigación era conocer la situación medioambiental de la costa libanesa, por lo que se han estudiado y explorado unos cincuenta kilómetros de su litoral, lo que equivale a una cuarta parte de su línea costera.
En el trabajo han participado el Centro de Investigación Marina de Santa Pola (CIMAR), el departamento de Ciencias del Mar y Biología Aplicada de la Universidad de Alicante (UA), el Museo del Mar de Ceuta, la Universidad libanesa y el Centro de Investigación Oceanográfico del Líbano.

Ramos Esplá, que es también director del CIMAR y catedrático del citado departamento de la UA, ha reiterado que el Líbano es un laboratorio natural de lo que puede ocurrir en el Mediterráneo occidental “dentro de 30, 40 o 50 años” en dos vertientes: el cambio climático y el impacto de las especies exóticas.

Cambio climático en la cuenca mediterránea oriental 

“La cuenca del Mediterráneo oriental integrada por el Líbano, Israel y Siria está sufriendo un incremento de la temperatura más elevado que el resto de este mar a causa del cambio climático”, ha señalado.
Además, ha recordado, “el Líbano está al lado del Canal de Suez y le llegan cada año entre cincuenta y cien especies exóticas procedentes del Mar Rojo“.
Según Ramos Esplá, de cada cien especies exóticas provenientes del Mar Rojo, una puede ser invasora y provocar un impacto negativo en las autóctonas y los hábitats.

Ejemplar de pez conejo, una de las especies invasoras del Mediterráneo.

Ejemplar de pez conejo, una de las especies invasoras del Mediterráneo.EFE/ ©UICN

Sobre todo hay un grupo de peces, los sigánidos, llamados también peces “conejo”, que nadan en superficie y son herbívoros muy potentes que comen las algas y dejan las rocas peladas”, ha dicho este científico, quien ha añadido: “Al desaparecer las algas, desaparece una buena parte de la biodiversidad asociada a ellas”.

Las especies exóticas alteran el hábitat

A este respecto, una de las primeras conclusiones de la investigación, realizada entre 0 y 55 metros de profundidad, es que se ha detectado “una alteración significativa del hábitat entre 0 y 25 metros de profundidad en buena parte de toda la costa del Líbano por la presencia de especies exóticas”, principalmente de los peces “conejo”.
Ramos Esplá ha precisado que “los peces ‘conejo’ no han llegado todavía” al Mediterráneo occidental, “pero podrán llegar”. 
La suerte que tenemos es que hay una barrera térmica e hidrodinámica entre Sicilia y Túnez donde las corrientes, que son del Atlántico, van de oeste a este en superficie” e impiden que puedan atravesarlas de momento las larvas de esta especie, aunque no se descarta la posibilidad de que alguna vez lo consigan, ha expuesto.

Termoclima estacional

Durante el proyecto, los científicos también midieron la temperatura de la superficie marina hasta los cien metros de profundidad en el Líbano.
En concreto, observaron que entre 40 y 60 metros de profundidad se producía lo que se denomina la termoclina estival (cambio térmico muy brusco): se pasaba de 22 grados a 40 metros a 17 grados a 60 metros.
“Esta termoclina actúa también de muro para estas especies exóticas, cuya distribución se rige, además de por los recursos alimenticios, por la temperatura”, ha descrito el investigador.
La constatación fue que las especias exóticas dominaban entre 0 y 40 metros de profundidad, mientras que el reservorio de las autóctonas se situaba por debajo de la termoclina, donde la temperatura es más baja.
Otra de las conclusiones del trabajo es la necesidad de establecer una ordenación integral del litoral junto a las áreas marinas protegidas. EFEverde




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies