CONTAMINACIÓN ATMOSFÉRICA

España se une a la red europea de medición de gases de efecto invernadero

Observatorio Izaña de la Aemet. EFE/ Miteco

España se ha unido al Sistema integrado de observación del carbono (ICOS), una infraestructura de investigación, financiada por países del entorno europeo, que mide los gases de efecto invernadero (GEI), como el dióxido de carbono, en todo el continente europeo y en los océanos adyacentes.

La medición de los GEI es “muy importante”, ya que las cantidades excesivas de estos gases son producto del uso de combustibles fósiles, la agricultura y otras actividades humanas, y calientan la atmósfera, según un comunicado del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco).

Si no se frena pronto, el cambio climático tendrá duras consecuencias para la naturaleza y para las personas, según el Miteco.

España aportará de forma gradual ocho estaciones de medición a la red, dos de las ocho estaciones están midiendo el carbono disuelto en las zonas marítimas adyacentes, dos producirán datos sobre los intercambios de carbono en los ecosistemas y las otras cuatro torres medirán los gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Como toda la información del ICOS, también los datos en español estarán disponibles en abierto en el Carbon Portal (Portal del carbono) del ICOS de forma gratuita para que todo el mundo pueda utilizarlos y se puedan utilizar para estudiar, por ejemplo, el cambio climático y sus implicaciones en la Tierra y para los habitantes del planeta.

Nuevas estaciones

Las nuevas estaciones “ampliarán la red de mediciones estandarizadas de ICOS al territorio peninsular español, a las Islas Canarias y al Mar Mediterráneo, zonas de importancia estratégica que aumentan la extensión geográfica de la red”.

El director general de ICOS, el doctor Werner Kutsch, ha asegurado que “nos complace enormemente dar la bienvenida a España a ICOS”, pues, con la red ampliada de estaciones, los datos de ICOS “cubrirán áreas desde las Islas Canarias hasta Escandinavia e incluso Svalbard en el norte.

Según Werner Kutsch, esto nos permitirá “ver cómo las emisiones de carbono se mueven junto con los vientos y cómo se distribuyen los sumideros en la tierra y en los océanos”.

Asimismo, “los científicos pueden informar mejor a las sociedades sobre los efectos del cambio climático basándose en nuestros datos de alta calidad”.

Estación ULPGC

Por otro lado, a partir del uno de enero de 2021 el consorcio español de ICOS estará formado por la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, y la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), en una estación.

La estación ULPGC es en realidad un barco comercial, con un equipo de medición a bordo, que viaja desde las Islas Canarias en el Océano Atlántico hasta Barcelona en el Mediterráneo y de vuelta, recogiendo muestras de agua durante su viaje.

En los próximos años, cinco institutos más se unirán al consorcio español de ICOS: el Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales de la Universidad Autónoma de Barcelona (ICTA-UAB), la Plataforma Oceánica de Canarias, el Centro de Estudios Ambientales del Mediterráneo y el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial. EFEverde

 




Secciones: