Medio Ambiente

España ratifica el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos

España ratifica el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos

España ha ratificado esta semana el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de su utilización, según un comunicado del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El Protocolo de Nagoya se adoptó durante la décima reunión de la Conferencia de las Partes del Convenio sobre Diversidad Biológica, celebrada en esta ciudad japonesa en octubre de 2010.

Con la adopción de este instrumento, se reforzó el tercer objetivo del citado Convenio que, junto con la conservación y uso sostenible de la biodiversidad, suponen el marco general de la política internacional en materia de conservación de los recursos naturales.

El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha subrayado que España, por su “extraordinaria” riqueza en diversidad biológica y su relevante industria biotecnológica, “tiene el doble perfil de país proveedor y usuario de recursos genéticos”.

Por esta razón, Ramos ha valorado que “la ratificación de este acuerdo internacional es un paso muy relevante en la lucha contra la pérdida de biodiversidad, que debe protegerse y valorarse por su contribución al desarrollo sostenible y al bienestar humano”.

España jugó un papel clave

España jugó un papel muy relevante en la larga negociación del protocolo, aportó importantes recursos económicos y organizó en Granada, en febrero de 2006, una de las nueve reuniones que fueron necesarias para culminar la negociación, según el Ministerio.

Además, en la 9ª reunión del grupo de trabajo, que se celebró en 2010 en Colombia, España ejerció la Presidencia de la Unión Europea.

El Protocolo prevé fortalecer el cumplimiento de las normas nacionales de acceso de los países proveedores de recursos genéticos mediante la exigencia de medidas de cumplimiento y seguimiento en los terceros países donde se utilicen dichos recursos genéticos.

Todo ello permitirá lograr una mayor transparencia en los sectores que utilizan recursos genéticos y una más fluida y constante transferencia de beneficios a los países proveedores, con la consecuente mejora de la conservación la biodiversidad.

Se trata, por tanto, de un instrumento de gran valor para conseguir ingresos e incentivos para la conservación y utilización sostenible de la diversidad biológica, la reducción de la pobreza y la sostenibilidad ambiental.




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com