CAMBIO CLIMÁTICO-IPCC

Agricultura local y de temporada, la receta para combatir el cambio climático

  • Una de las autoras principales del último informe del IPCC, la española Marta Rivera Ferre, científica experta en seguridad y soberanía alimentaria de la Universidad de Vic, nos da la receta para adaptar el sistema alimentario a los impactos del cambio climático.

 Agricultura local y de temporada, la receta para combatir el cambio climático Imagen de la investigadora Marta Rivera Ferre en Kenia.

Por Caty Arévalo. EFEverde.- Independientemente de que logremos o no reducir emisiones, los efectos del cambio climático son y seguirán siendo "una realidad" que, entre otros, afectará a los alimentos que ponemos en la mesa cada día.

El último informe del Panel de Expertos en Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC) ofrece las claves de cómo impactará el calentamiento en el sistema alimentario.

Unas horas antes de que el resumen de síntesis final, una de sus autoras principales, la española Marta Rivera Ferre, científica experta en seguridad y soberanía alimentaria de la Universidad de Vic, nos da la receta para adaptarnos a esos impactos.

Pregunta: El último informe del IPCC menciona 230 veces la palabra riesgo frente a las 40 del documento anterior según contabilizó Cruz Roja. ¿Qué ha pasado en estos siete años para ese incremento?
Respuesta: Que ha habido más ciencia y más evidencias. Hemos recolectado más datos sobre impactos reales del cambio climático y, por tanto, manejado muchas más referencias científicas. Además de incrementar la mención de la palabra riesgo, el informe aumenta la probabilidad con la que se afirma que el cambio climático está causado por la acción humana. Aunque esa probabilidad nunca puede ser del 100%, es lo más cercana posible a esa cifra, y de ahí se deriva que el enfoque del riesgo cobre más relevancia.

P: En su grupo de trabajo estaban 308 científicos ¿Qué es en lo que más les ha costado ponerse de acuerdo?
R: El proceso es complicado, porque no sólo es cuestión de que los científicos se pongan de acuerdo sino también los países. Hay un secretariado que hace una propuesta que tiene que ser aceptada por los países, y luego nos llega a nosotros, que tenemos un margen para hacer modificaciones sobre esa propuesta.
Lo que más se toca es el resumen para políticos que se presenta ahora para que las palabras digan lo mismo en diferentes idiomas. Pero lo esencial no se ha tocado ni ha creado grandes desacuerdos. la evidencia científica es la que es y no se puede poner al gusto.

P: ¿Qué ideas destacaría sobre el resumen para políticos del Informe del IPCC que se presenta ahora?
R: La advertencia de que el cambio climático ya está ocurriendo. Tenemos que mitigar, pero nos tenemos que adaptar ya. El calentamiento es una realidad y aunque consigamos mitigarlo los efectos van a continuar durante años por el impacto acumulado. Lo que podemos parar es que los impactos sean mayores o menores. Y hay que parar ya, estamos ante una situación muy grave.

P: ¿Lanza este Informe del IPCC un mensaje de alarma a la humanidad?
R: De alarma y de esperanza. Decimos, hay que mitigar, pero también invertir en adaptación. El problema está ahí, sabemos que está ocurriendo independientemente de las medidas que se tomen. El coste de no hacer nada es mayor que el de invertir en medidas de adaptación. Y en producción alimentaria sabemos que escenarios con adaptación el impacto sobre la productividad y el riesgo de padecer inseguridad alimentaria es menor.

P: ¿Cómo tiene que cambiar el sistema agroalimentario para adaptarnos al cambio climático?
R: Hay que apostar por sistemas de alimentación de circuitos cortos y reducir la incertidumbre en el sistema alimentario, o de lo contrario el riesgo será mayor. Es decir, hay más incertidumbre cuando dependes de un mercado internacional donde la volatilidad de los precios es mayor, y de infraestructuras de gran recorrido que también se verán impactadas por el cambio climático.

P: ¿Y dicho para que lo entienda todo el mundo?
R: Consumir productos locales y de temporada. Depender más de la agricultura local y menos de tomar naranjas en agosto, porque estás metiendo incertidumbre en tu sistema alimentario y siendo más vulnerable a acontecimientos que son impredecibles.

P: ¿Cuál es el mejor modelo alimentario para combatir el cambio climático?
R: La agricultura familiar y ecológica. Un sistema alimentario de pequeña escala, ecológico y basado en el policultivo es hasta 30 veces más eficiente. La producción de pesticidas y fertilizantes hoy por hoy es muy dependiente de la energía fósil y uno de los mayores causantes de emisiones de gases de efecto invernadero que existe.
La apuesta debe ir por generar una nueva agricultura basada en la integración con el ecosistema que produzca alimentos con mayor eficiencia energética y minimizando la contaminación.

P: ¿Qué recomienda consumir a un persona preocupada por el cambio climático?
R: Agricultura local de temporada y si es posible ecológica. Y menos carne. Una dieta basada en un alto consumo de carne es climáticamente nefasta, el problema es que cuando las sociedades van desarrollándose incrementan el consumo de carne, pero esto ni es la evolución normal del ser humano ni es algo que no se pueda cambiar. Habría que enfocar la investigación a cómo hacer políticas que ataquen la demanda para que la gente consuma de manera climáticamente inteligente.

P: ¿Cuáles serán los cultivos más afectados por el cambio climático?
R: Nosotros hemos hecho una recopilación de las evidencias científicas. Y los que más se han estudiado son aquellos que más ingresos generan y más se consumen a nivel internacional, por tanto no significa que sean los más afectados. Nos hemos centrado en el trigo, el maíz, la soja y el arroz. Y de estos los más impactados serán el maíz y el trigo. La soja y el arroz sufrirán impactos también, pero en menor medida.

P: El informe del IPCC afirma que la pesca podría caer entre un 40 y un 60% en los trópicos, ¿Por qué?
R: Por el incremento en la acidez del océano, la reducción del oxígeno que existe dentro del mar, el incremento en la temperatura… eso hará que las especies se muevan hacia latitudes diferentes. En España afectará al chanquete o a la merluza, entre otras muchas especies.

P: ¿Qué medidas de adaptación al cambio climático urge tomar?
R: Es un tema muy complejo porque mientras la mitigación es un tema global, en la adaptación las medidas deben estar muy vinculadas al territorio. En el ámbito alimentario no existen recetas mágicas, hay que buscar soluciones concretas para cada territorio.

P: Si fuera Ministra, ¿Qué haría en el ámbito alimentario para combatir el cambio climático?
R: Dedicar fondos de investigación para desarrollar un modelo que expanda la agricultura ecológica y familiar. En España se dedican 60 veces más fondos de investigación a agricultura industrial que a agricultura ecológica. Además, le daría más poder a la administración local, que es la más cercana al ciudadano.

Consulta el 5 informe del IPCC en EFEverde

EFEverde




Secciones:            
Periodista ambiental de la Agencia EFE. Premio Fundación BBVA a la Conservación de la Biodiversidad 2017. 2013/14 Knight Science Journalist Fellow en MIT y Harvard. Investigadora de la comunicación del cambio climático en la Universidad de Oxford.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies