BIODIVERSIDAD AVES

Vuelve el escribano palustre a las Lagunas de Villafranca (Toledo) después de 7 años

Imagen facilitada por la Asociación Lagunas Vivas de un escribano palustre. EFE

El escribano palustre, una especie de ave en peligro de extinción, ha vuelto a las Lagunas de Villafranca de los Caballeros (Toledo), después de siete años sin aparecer por estos humedales como consecuencia de la alteración de este entorno que conformaba su hábitat.

El escribano palustre en las Lagunas de Villafranca

La Asociación Lagunas Vivas ha informado en una nota de prensa de que 2021 ha sido un año clave para las Lagunas de Villafranca, ya que han vuelto a contar con agua, lo que ha permitido la recuperación de su biodiversidad, como es el caso del último escribano palustre anillado en estos humedales por el Grupo Ibérico de Anillamiento La Mancha (GIA-La Mancha).

La desaparición o alteración de los humedales está detrás de la delicada situación del escribano palustre, que constituye una de las especies de aves de pequeño tamaño más raros y amenazados que, según ha comunicado Lagunas Vivas, ha visto mermar su población en los últimos años hasta niveles “preocupantes”.

La última vez que fue vista este ave en las Lagunas de Villafranca fue en 2014, lo que pone de manifiesto la “importancia ecológica” de estos humedales manchegos, de cara a mantener la biodiversidad y avifauna del planeta.

Garantizar La Mancha Húmeda

En este sentido, la asociación Lagunas Vivas ha explicado que el mantenimiento a largo plazo de esta especie depende de la aprobación de un Plan de Gestión que garantice la supervivencia de La Mancha Húmeda y un aumento del caudal que reciben las Lagunas de Villafranca del río Gigüela, establecido en base a criterios científicos y no arbitrarios, como ocurre en la actualidad.

Con esta intención, Lagunas Vivas lanzó una recogida de firmas en change.org y pretenden ampliar estas actuaciones con la recogida de firmas en papel.

Por otro lado, la Asociación ha informado de la realización de un taller de astronomía, el pasado sábado, en el que participaron medio centenar de personas y en el que los asistentes pudieron observar algunos de los planetas del Sistema Solar, así como las constelaciones más características del firmamento, gracias a la falta de contaminación lumínica de este entorno natural.

Foto cedida por la Asociación Lagunas Vivas. EFE

Asimismo, el primer fin de semana de julio se organizó una ruta ciclista, desde el nacimiento del río Gigüela hasta estos humedales manchegos, donde una decena de miembros de Lagunas Vivas pudieron conocer las características y problemas de este río. EFEverde

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com