BIODIVERSIDAD RÍOS

Escaleras para peces que salvan la biodiversidad y generan energía limpia

Manuel Posada posa junto al prototipo de escalera para peces. Imagen facilitada por Manuel Posada.

Natalia Molina Íñigo.- EFEverde.- Los peces “son los grandes olvidados entre los animales”, insiste en una entrevista a Efeverde el ingeniero Manuel Posada, diseñador de una peculiar “escalera” para ellos que permitiría devolver a los cauces de los ríos la biodiversidad perdida al tiempo que generar energía eléctrica de forma limpia y sostenible.

Posada desarrolló su idea mientras trabajaba en la provincia de Cabinda (Angola), donde le encargaron un proyecto de pequeñas centrales hidroeléctricas, cuya puesta en marcha “hubiera dificultado la reproducción de los peces y reducido su población” en la zona.

Entonces recordó lo sucedido en Orense, donde durante su infancia fue testigo de cómo “la gente acudía al río para pescar salmones pero, tras la construcción de embalses, estos peces desaparecieron de la zona y se destruyó una gran riqueza”.

Regreso de la biodiversidad

Por ello, discurrió una opción para que los peces pudieran seguir moviéndose libremente, basada en una serie de turbinas helicoidales adaptadas con un sistema de bombeo que no sólo no daña a los animales sino que hace posible que “superen obstáculos como los altos muros de las presas” de hasta quince metros de altura de forma que puedan remontar o descender sin dificultad los cauces: nacía así la “escalera para peces”.

Esquema del funcionamiento de las escaleras para peces migratorios. Fotografía facilitada por Manuel Posada

Este invento le valió a Posada la medalla de oro en el 46 Salón Internacional de Invenciones de Ginebra en 2018 pero su mayor premio, afirma, es que fuera llevado a la práctica a corto plazo para “recuperar la naturaleza viva del medio acuático, ya que los peces migratorios como salmones, lampreas o anguilas son sufridores silenciosos” que han sido, según su definición, “esquilmados del medio natural”.

Desplegar su idea en la práctica permitiría que presas y embalses continuaran funcionando “sin problemas”, al tiempo que los peces podrían regresar a sus zonas tradicionales de desove que “en el caso de los salmones coincide con su lugar de nacimiento y, en el de los esturiones, donde se criaron sus progenitores”, ha explicado.

Creación de energía limpia

Otro beneficio de estas turbinas es la generación de energía eléctrica renovable y limpia durante el descenso de los peces, lo que “ayudaría a proteger el ecosistema, crearía una fuente de financiación y sería una ventaja de retorno de la inversión” en este tipo de obra.

Posada logró construir un prototipo de su invento hace un par de años en Polonia, pero unidades plenamente operativas “se pueden producir en talleres y fábricas de Galicia o Asturias” y también en Portugal, ya que todos estos lugares cuentan con la potencia tecnológica necesaria.

Para hacer realidad su iniciativa, ha empezado los trámites de registro de su Fundación Escalera para Peces Migratorios, con objeto de que le ayude a convencer de manera definitiva a entidades públicas y privadas, tales como empresas eléctricas, universidades y ayuntamientos, entidades con algunas de las cuales ya ha mantenido algunas reuniones informativas.

La ilusión de este ingeniero es que esta tecnología se implante “en toda la cuenca hidrográfica del río Miño” puesto que implica “la modernidad de combinar la creación de energía renovable con favorecer la reproducción piscícola”.

El río Mero, que cuenta con el embalse de Abegondo-Cecebre que abastece a la ciudad de La Coruña, es un firme candidato a albergar la primera escalera para peces, ha añadido Posada, quien está investigando este entorno para ver la posibilidad de desplegar allí una de sus infraestructuras.

Este ingeniero e inventor ha reiterado que “la tecnología está desarrollada y sólo faltan la decisión financiera y sus fondos”, un último obstáculo que aspira a superar de la misma forma ágil en la que los peces “grandes y preciosos” de su niñez remontarían y descenderían de nuevo los ríos gracias a su idea. EFEverde

Te puede interesar:

Los peces migradores de agua dulce reducen su número un 76 % en cinco décadas

 

 




Secciones: