BIODIVERSIDAD AVES

Entrenamientos de supervivencia para aves confiadas

Un autillo tratado con acupuntura. EFE/ Centro Brinzal

Un original entrenamiento ideado para rapaces demasiado confiadas y poco espabiladas ha logrado revertir de forma espectacular la tasa de mortalidad de las aves jóvenes que son liberadas tras su paso por un centro de recuperación: de un 80 % a un 20 % en el caso concreto de los mochuelos.

El sistema es aplicado por el centro de recuperación de rapaces nocturnas Brinzal, con sede en Madrid, al más del millar de aves que visitan sus instalaciones, el 70 % de las cuales llegan en los meses de junio y julio.

Los meses veraniegos de junio y julio es la temporada alta de ingresos, ya que coincide con la época de cría de la mayoría de las especies, explica en una entrevista con EFE la bióloga Patricia Orejas, coordinadora medioambiental de Brinzal.

Los animales j√≥venes rehabilitados y luego liberados al medio natural no han sido “educados” por sus padres, lo que representa un serio h√°ndicap que en parte enmiendan las “nodrizas”.

Las nodrizas adoptan a los huérfanos

Las nodrizas -ejemplares ya adultos que por el motivo que sea nunca podr√°n abandonar el centro de recuperaci√≥n- cumplen la funci√≥n de la alimentaci√≥n de los jovencitos y ayudan a que se “impronten” con su especie, es decir, a que no se acostumbren al ser humano.

B√ļhos listos para volar. EFE

B√ļhos listos para volar. EFE

A ra√≠z del seguimiento a los mochuelos liberados, el equipo de Brinzal se dio cuenta de que “pr√°cticamente” todos mor√≠an en manos de sus depredadores alados y terrestres.

El ¬†“rata t√ļnel”, un gran invento

Para evitarlo idearon dos m√©todos de entrenamiento: el primero consisti√≥ en construir un peque√Īo t√ļnel de malla transparente que recorre una rata mientras suena el caracter√≠stico canto de alarma del mochuelo. La idea es que lo identifiquen con un peligro y que huyan.

El segundo sistema, que se utiliza también para el resto de aves, consiste en hacer sobrevolar un azor disecado -sujeto a una cuerda pegada al techo-, y hacerlo coincidir también con el canto de alarma del mochuelo.

“El resto de las especies no tienen tanto problema, pero el mochuelo por sus h√°bitos y su forma de comportarse es la presa ideal. Son superconfiados, incluso salen de d√≠a … son los que m√°s hay que espabilar“.

Un agricultor junto a un mochuelo.

Un agricultor junto a un mochuelo.

Por otro lado, Brinzal -que trabaja con el b√ļho real, c√°rabo, lechuza com√ļn, b√ļho chico, mochuelo, autillo y chotacabras- est√° utilizando la acupuntura y la homeopat√≠a para complementar el tratamiento veterinario, “con muy buenos resultados”, a√Īade Orejas.

Es especialmente efectivo “a nivel de da√Īos nerviosos” (muchos animales llegan por atropellos).

“En estos animales el efecto placebo no existe y, sin embargo, s√≠ funciona. Ahora tenemos un mochuelo y un autillo que vinieron ciegos por traumatismos y con la acupuntura est√°n ya movi√©ndose perfectamente. En otro casos que hemos usado medicina veterinaria o no se dio la recuperaci√≥n o tard√≥ mucho m√°s”.

En el caso de encontrar un ave herida es importante actuar con rapidez y llevarlo cuanto antes a un centro, tanto si es un adulto como si es un pollo recién nacido que se ha caído del nido.

Las aves necesitan una hidrataci√≥n adecuada (no basta con darles agua directamente en la boca, y esto adem√°s puede causarles da√Īos irreversibles).

A menudo la comida que se les proporciona en casa no es la adecuada. Algunas comen grano, frutas y verduras, otras insectos, otras carne, y muy importante: nunca ofrecer a una ave pan con leche, porque no  son mamíferos. EFEverde

 




Secciones: