Enresa empezará a construir la celda 30 de El Cabril entre abril y mayo

Enresa empezará a construir la celda 30 de El Cabril entre abril y mayo

Enresa ha explicado que la eventual ampliación del almacén de residuos radiactivos de baja y media actividad de El Cabril, (Córdoba) supondrá una mayor capacidad de almacenamiento de residuos, pero no de la actividad radiológica del almacén y que, aunque todavía no se ha tomado ninguna decisión se buscarán siempre posibles soluciones, tanto para asegurar las previsiones técnicas como la financiación en general.

En un comunicado, la empresa pública explica que el almacén centralizado de El Cabril cuenta ahora con 50.000 m3 de capacidad para residuos radiactivos de media y baja actividad, lo que supone que está al 70%. En las estimaciones a futuro del Plan de Contingencia que ha realizado la  empresa se prevé que se necesitaría almacenar un total de 90.000 m3 de residuos de baja y media actividad, resalto recientemente en el Foro de la Nueva Economía el Presidente de Enresa, Francisco Gil-Ortega.

Búsqueda de soluciones

Recalca además que en este momento no se ha tomado decisión alguna. Por ello aún no se ha cumplimentado ningún trámite administrativo para la ampliación ni con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, ni con la Junta de Andalucía, ni con el Consejo de Seguridad Nuclear, ni, con el Ayuntamiento de Hornachuelos. Igualmente, añade que, en todo caso, Enresa busca siempre posibles soluciones, tanto para asegurar las previsiones técnicas, como la financiación general.

Teniendo en cuenta estas previsiones, una de las opciones que se han barajado es la posible ampliación de la capacidad actual de El Cabril en volumen, pero no en actividad radiológica.

Entre los próximos meses de abril y mayo Enresa comenzará a construir la “celda 30” de El Cabril, la segunda de las cuatro nuevas estructuras de almacenamiento proyectadas (la primera fue la “celda 29”) y destinadas a residuos radiactivos de muy baja actividad.

El Cabril, que funciona desde hace veinte años en la Sierra Albarrana cordobesa, almacena en cada una de sus llamadas “celdas” unos 5.600 bidones de residuos de baja y media actividad, procedentes en su mayoría de centros nucleares y de instalaciones radiactivas.

Con un presupuesto anual en torno a los 14 millones de euros, la construcción de El Cabril supuso en su momento una inversión de unas 7.500 millones de las antiguas pesetas, junto a otros 2.000 millones para la adecuación y mejora de las carreteras.

En 2012, el almacén recibió 1.956,55 metros cúbicos de residuos -684,43 de baja y media actividad y 1.272,12 de muy baja actividad. EFE




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com