RENOVABLES BIODIVERSIDAD

Energía renovable sostenible, también con la biodiversidad

Ilustración de Lenna Mackenna para EFEverde

Pablo Rojo / En la carrera hacia un 2050 descarbonizado, las energías renovables tienen mucho que decir, pero en aquello que digan cada vez gana más fuerza como ‘preservación de la biodiversidad’ y ‘cuidado de las áreas rurales y sus habitantes’.

El pasado 3 de noviembre, el Consejo de Ministros aprobaba, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), la “Estrategia a Largo Plazo para una Economía Española Moderna, Competitiva y Climáticamente Neutra en 2050”, año en el que las energías renovables supondrán un 97% del consumo de energía final, según lo recogido en la estrategia.

Para 2030, el Gobierno ha desarrollado el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), con el que pretenden alcanzar el objetivo de 42 % de renovables sobre el uso final de la energía, para lo que hay calculada una inversión de 91.765 millones de euros, el 38% del presupuesto total del PNIEC.

Sin embargo, la planificación de energías renovables y su localización sin tener en cuenta la alteración del paisaje, de la fauna local, o la forma que va a tener de afectar a las comunidades más cercanas puede provocar que distintos agentes sociales, como organizaciones ecologistas o vecinales, se acaben posicionando en contra de estos proyectos, advierten desde estos colectivos.

Recientemente, la organización ecologista Amigos de la Tierra en La Rioja ha presentado ante el Gobierno de la Comunidad varias alegaciones con el propósito de que la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo (COTUR) no autorizase el proyecto del parque eólico Los Cruzados.

Argumentan que no se han tenido en cuenta los impactos sobre el medio natural y que afecta a varias zonas naturales del alto Cidacos, según han explicado a EFEverde fuentes de esta ONG.

Más al norte de tierras riojanas, en el municipio cántabro de Miera los vecinos se han opuesto al proyecto del Parque Eólico Garma Blanca, que prevé la construcción de 13 aerogeneradores en los municipios de Arredondo, Miera, Riotuerto, Entrambasaguas y Solórzano, por “falta de transparencia y participación pública”, entre otras cosas.

En un documento enviado a la Delegación del Gobierno en Cantabria, alegan que el área en que se pretende actuar con estos parques eólicos está incluida en el actual Plan Especial de Ordenación y Conservación del Territorio Pasiego como Zona de protección paisajística, además de existir “viviendas afectadas por ruido en el radio de 1 Km de los aerogeneradores no identificadas en el estudio acústico”.

Aves esteparias de Andalucía

En Andalucía, SEO/BirdLife ha denunciado en un comunicado que la construcción de energías renovables en la comunidad “sigue sin contar con una adecuada planificación” y ha advertido del peligro que suponen 8 de los 15 parques eólicos que actualmente se encuentran en tramitación.

Agregan que se ubican en zonas sensibles para especies amenazadas y protegidas, como la avutarda, el sisón, la ganga ortega o el aguilucho cenizo.

La localización de esos ocho parques eólicos se sitúa en zonas estratégicas, establecidas por la propia Junta en su Programa de Actuación del Plan de Recuperación y Conservación de las Aves Esteparias de Andalucía (ZAPRAE).

En este programa se identifica como una amenaza la instalación de plantas fotovoltaicas en estos enclaves por el perjuicio que supondría para las aves esteparias que se aprovechan de los cultivos cerealistas existentes.

Además, seis de esos ocho casos se encuentran en Áreas Importantes para la Conservación de las Aves y la Biodiversidad (IBA), una etiqueta establecida por BirdLife International para identificar las zonas más importantes para las aves en todo el mundo, en este caso situadas en las provincias de Almería, Córdoba, Granada y Jaén.

Desde la ONG critican la retirada por parte de la Consejería de Medio Ambiente de una guía y un mapa para cuyo objetivo era analizar el impacto de la construcción de energías renovables sobre diferentes áreas naturales y orientar así a promotores y técnicos de la administración en la evaluación de las ubicaciones de los diferentes proyectos.

José Eugenio Gutiérrez, delegado de SEO/BirdLife en Andalucía, ha mostrado en el documento remitido su preocupación ante esta decisión, afirmando que se ha pasado de contar con un documento “orientativo e insuficiente” a hacer que “impere la ley del más fuerte”.

Gutiérrez ha relatado que en enero remitieron unas propuestas al Gobierno de Andalucía para “mejorar la guía”, entre las cuales figuraba hacer que superase su carácter orientativo para empezar a tener carácter de “instrucción vinculante” para los técnicos de la administración andaluza, “evitando así discrecionalidad administrativa y proporcionando seguridad jurídica”.

Desde SEO/BirdLife han asegurado que es preciso establecer herramientas de planificación claras para las renovables y es necesario dotar de más personal y recursos a las unidades encargadas del análisis y tramitación ambiental de los proyectos para garantizar la correcta aplicación de la normativa en materia de evaluación de impacto ambiental. EFEverde.

 




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com