NUCLEARES GAROÑA

Endesa no desiste de reabrir Garoña y Nuclenor mantiene sus dudas

La eléctrica Endesa, copropietaria al 50 % de la central nuclear de Garoña (Burgos), no desiste de volver a conectar la planta a la red a pesar de la oposición de su socio Iberdrola, y su presidente, Borja Prado, ha manifestado hoy que esperará a que el Gobierno se pronuncie para tomar una decisión.

“No vamos a tomar una decisión, sino esperar a que haga las consultas el Gobierno” a finales de junio, ha dicho Prado en respuesta a la portavoz de Greenpeace, Raquel Montón, durante la junta de accionistas de Endesa celebrada esta mañana en Madrid.

Prado ha dicho también que “respeta mucho los comentarios” del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, quien señaló que no le era rentable reabrir la planta burgalesa y le pedía a Endesa que desistiera de hacerlo.

“Respeto mucho los comentarios y las opiniones del señor Galán, como espero que él respete las mías”, ha puntualizado Prado.

La junta de Nuclenor mantiene sus dudas

Por la tarde  los directivos de ambas eléctricas se reunido de forma extraordinaria en la junta de la empresa con la que operan Garoña: Nuclenor. El Consejo de Administración y la Junta General de Nuclenor no alcanzaron un acuerdo respecto a la propuesta para desistir de la renovación del permiso de explotación de la central nuclear y, por tanto, mantienen la incógnita respecto a su futuro.

Según una nota de prensa facilitada por la compañía, participada al cincuenta por ciento por Iberdrola y Endesa, durante la reunión del Consejo de Administración no se ha llegado a un acuerdo, por lo que Nuclenor ha trasladado la propuesta de desistimiento a su Junta General de Accionistas que, reunida a continuación, tampoco ha alcanzado un acuerdo. De haber prosperado el desistimiento, la instalación se habría visto abocada al cese definitivo.

Fuentes próximas a Nuclenor han señalado a EFE que la razón de la falta de acuerdo es que varios de los participantes en la Junta de Accionistas han abogado por esperar a que se clarifique la situación del sector eléctrico. Además, aunque ya hay un informe favorable a la petición de prórroga de Garoña hasta los 60 años de funcionamiento, condicionado a una serie de inversiones de mejora en la planta, el Gobierno tiene plazo hasta agosto para decidir si autoriza esa prórroga, ya que tiene la última palabra tras el informe técnico.

“Durante la reunión del Consejo de Administración no se ha llegado a un acuerdo, por lo que Nuclenor lo ha trasladado a su Junta General de Accionistas que, reunida a continuación, tampoco ha alcanzado un acuerdo”, apunta el comunicado

Hasta el momento, la empresa participada por ambas eléctricas no ha iniciado el tramite administrativo para poder cerrar la planta, según ha podido saber Efeverde, que consistiría en una solicitud de autorización de desmantelamiento al Ministerio de Energía y al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

El reglamento de Instalaciones Nucleares y Radiactivas dice en su artículo 12 que si Nuclenor quiere clausurar Garoña, lo primero que tiene que hacer es lo anterior.

De no ser así, el proceso administrativo de concesión de autorización a Nuclenor para reabrir Garoña sigue en marcha en el Ministerio de Energía, que tiene de plazo hasta comienzos de agosto para pronunciarse.

Garoña

Garoña

Archivo. EFE

La central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) es la más antigua del parque nuclear español desde que se clausuró la de Zorita (Guadalajara), en 2006.

Garoña operó durante 42 años (1970-2012) con un redactor de agua en ebullición (BWR)diseñado por General Electric y similar al de la accidentada central de Fukushima, en Japón, y desde el 16 de diciembre de 2012 está en situación de parada segura por decisión de Nuclenor.

El CSN le dio el mes de febrero un aval para que reabriera en respuesta a la solicitud de Nuclenor de operar Garoña hasta 2031.

Ese aval está condicionado a cuantiosas inversiones en seguridad -que podrían superar los 100 millones de euros- y deberá de ser revalidado por el Ministerio de Energía, que es quien debe determinar el plazo de la autorización, si la concede.

El año previo a su parada (2011), generó 3.734 gigavatios de electricidad, que supuso poco más del 1 % de la producción eléctrica del país ese año.

Si Nuclenor decide cerrar Garoña o si el Gobierno no le autoriza a volver a conectarse a la red, las eléctricas tendrían que pedir la citada autorización de desmantelamiento de la planta, que según expertos consultados por Efeverde podría superar los 300 millones de euros.

Ese proceso lo llevaría a cabo la empresa pública Enresa, y sería financiado en parte con las tasas que pagan las nucleares y en parte con el dinero de los contribuyentes.

Ante el retraso en la puesta en marcha del cementerio nuclear de Villar de Cañas (Cuenca), Nuclenor inició la construcción de un almacén temporal individualizado de residuos nucleares (ATI), que está prácticamente concluido y al que irían las miles de toneladas de residuos que generaría el desmantelamiento, un proceso que incluirá desmontaje y descontaminación, y podría demorarse diez años.

Foro contra Garoña y rebaja fiscal

Por su parte, el Foro contra Garoña, integrado por ecologistas, sindicatos y partidos de izquierda, ha opinado hoy que Nuclenor negocia con el Ministerio de Energía para conseguir una rebaja fiscal u otras contrapartidas económicas. Así interpreta la decisión del Consejo de Administración de Nuclenor de mantener la solicitud de reapertura de la central nuclear de Garoña, a pesar de que el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, dijera el pasado 31 de marzo ante la Junta de Accionistas que esta central no es rentable.

“Pese a las afirmaciones de Sánchez Galán de que la sección de producción nuclear presenta continuos ejercicios en pérdidas” y abogara por el cierre de Garoña, “ayer en la presentación de los resultados de la eléctrica solicitó más tiempo para decidir”, ha recordado el Foro contra esta central en un comunicado.

Efeverde

También te puede interesar




Secciones:                
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com