DÍA RÍOS

Ecologistas piden la paralización de construcción y recrecimiento de embalses

El río Duero a su paso por Zamora. EFE/Mariam A. Montesinos/ARCHIVO

Ecologistas en Acción rechaza la construcción de nuevos embalses, infraestructuras hidráulicas que han afectado a más del 20 % de los espacios naturales protegidos, cuestiona la necesidad y beneficios con que se justifican estas obras, y pide paralizar el recrecimiento de estas infraestructuras.

En el marco de la celebración el 14 de marzo del Día Internacional de Acción por los Ríos, Ecologistas señala que los embalses no han conseguido detener la “escasez de agua en periodos de sequía” y, más bien, han servido para “alimentar la imparable demanda de agua de un regadío voraz e insostenible”, que no para de crecer en España, y que actualmente supera los cuatro millones de hectáreas.

Suspensión del recrecimiento y construcción de embalses

EA defiende en un comunicado el uso racional y sostenible de la gestión del agua, que respete el medio ambiente y posibilite el abastecimiento de la población y no responda a fines lucrativos de una minoría empresarial.

Por ello, EA pide al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico la paralización de la construcción de “varios grandes embalses”, como el recrecimiento del de Yesa (Huesca), Mularroya (Zaragoza) o Alcolea (Huelva), entre otros.

Según la organización, estas tres obras producirán un “gran impacto ambiental y carecen prácticamente de utilidad”.

España es el país de la Unión Europea con más infraestructuras de esta categoría y el quinto del mundo, y donde la gran mayoría de ríos están regulados por los 1.250 grandes embalses, señala la organización ecologista en un comunicado.

Destrucción de biodiversidad

Asimismo, estas infraestructuras -según Ecologistas- son las responsables de la destrucción de áreas de gran valor biodiverso -como bosques, ríos-, de vegas de cultivo, de paisajes naturales, de restos de gran valor histórico, arqueológico y cultural.

En España, la construcción de los embalses ha supuesto la pérdida bajo las aguas de 500 pueblos, con más de 50.000 personas expulsadas de sus viviendas, que se vieron obligadas a emigrar.

Según la organización, ahora más que nunca se cuestiona la necesidad y los beneficios con los que se planean estas infraestructuras, por lo que rechaza la construcción de nuevos embalses y la paralización de los que están actualmente en construcción.

El Día Internacional de Acción por los Ríos fue adoptado por los participantes del primer Encuentro Internacional de Afectados por las Represas, celebrado en marzo de 1997 en la ciudad de Curitiba (Brasil).

En ese foro, los representantes de 20 países decidieron la celebración de ese día mundial de acción coincidiendo con el Día de Acción contra las Represas Grandes en Brasil que se celebra el 14 de marzo.

En Brasil, más de un millón de personas han sido desplazadas por esas infraestructuras y se han inundando más de 3.400.000 hectáreas. EFEverde

Te puede interesar:

Las extracciones de grava de los ríos, un peligro para la supervivencia del pez fraile




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com