PROPUESTAS AMBIENTALES UE

Elecciones UE: Propuestas verdes

Elecciones UE: Propuestas verdes

Efeverde ha abierto una "Tribuna de Opinión" para que portavoces medioambientales y candidatos de Ciudadanos, UPyD; Izquierda Plural; Equo, PP, PSOE, CHA , PNV y CIU expliquen sus propuestas verdes a las elecciones del Parlamento Europeo, que se celebran el domingo, día 25 de mayo. Los artículos están publicados tal y como se han recibido, y en riguroso orden de llegada a nuestra redacción.

Carolina Punset, candidata de Ciudadanos

carolina punset

Una Europa verde,  una Europa Unida

Todos los problemas generados por la crisis ecológica son de orden global: cambio climático, deforestación, polución, desertización etc?. Si queremos ser eficaces y poder encontrarles una solución, el camino pasa por actuar unidos. De nada serviría tomar medidas aisladas, cada uno en su reino de taifas. No habría futuro verde en manos de euroescépticos, antieuropeos y nacionalistas. Los primeros aspiran a dinamitar Europa, y los segundos, a levantar aún más fronteras. De ahí la importancia de apostar por formaciones políticas como la nuestra que trabajan por avanzar hacia una auténtica comunidad política, hacia los futuros Estados Unidos de Europa.

Una vez cumplida esta condición previa, en el programa de Ciudadanos las iniciativas verdes más destacables son las relacionadas con la política agrícola y la cooperación al desarrollo. Concretamente se apuesta de una manera decidida por continuar y reforzar la senda de condicionar las ayudas a la producción sostenible y ecológica, no solo por razones medioambientales, sino también como forma de garantizar mayores rentas al agricultor europeo que apostaría por la calidad, en lugar de por la cantidad.

Asimismo, la parte del presupuesto de la política agrícola dedicada al desarrollo rural debería seguir incrementándose con el objetivo de promover fuentes alternativas de empleo verde y la diversificación de actividades (como por ejemplo el cuidado de bosques y otras zonas de interés ecológico, la gestión de cuencas hidrográficas etc?)

Con el objetivo de reducir los niveles de pobreza de los países en vías de desarrollo se propone una de las políticas de cooperación al desarrollo más útiles que podría hacer Europa: la reducción de los subsidios dedicados a subvencionar los precios agrícolas internos y las exportaciones de la Unión Europea al resto del mundo, así como la reducción de los aranceles aplicados por la U.E a las importaciones de determinados productos agrícolas para potenciar las exportaciones de dichos países.

En cuanto al modelo energético, frente a posturas reaccionarias como las de Upyd y el PP que defienden un modelo basado en las energías fósiles (fracking, energía nuclear?), Ciudadanos apuesta de manera indubitada por las renovables, el ahorro y la eficiencia energética, las redes inteligentes y el autoconsumo sin ningún tipo de peaje o penalización.

Por último como concejala de urbanismo en Altea, le doy especial importancia a la condena explícita que Ciudadanos hace en su programa del modelo urbanístico de desarrollo insostenible que ha expoliado grandes áreas de nuestro litoral. En caso de infracción urbanística se exige la restitución al estado natural y por tanto la demolición.

Toni Cantó, Portavoz de UPyD en el Congreso

TONI CANTÓ EN COMISIÓN IGUALDAD

Hoy mismo hablaba de las propuestas verdes de mi partido al explicar nuestra posición en contra de la ley de ‘irresponsabilidad medioambiental’ con la que se ha despedido un ministro -el señor Cañete- que llegó al Gobierno cuando se iba a derribar el engendro del algarrobico y se marcha cuando dicho símbolo de la burbuja inmobiliaria parece que seguirá en pie.
¿En titulares? El medio ambiente no es un obstáculo para crear riqueza, sino todo lo contrario. Es su defensa y aprovechamiento bien entendido el que puede crear más oportunidades y de una mayor calidad. Nuestro medio ambiente no se escapa de los principales problemas que ha sufrido nuestro país en manos del PP o del PSOE.

Un cortoplacismo que prefiere generar empleo precario construyendo sobre nuestras costas o bosques en vez de crear una riqueza más duradera protegiéndolos y que además genere un valor añadido esencial para algunas áreas tan importantes para nuestra economía como el turismo. Políticos que toman decisiones que competen a los técnicos, medidas puramente cosméticas y cobardía.

Mucha cobardía. La de quienes no quieren tomar decisiones para no pisar ningún charco. La de un estado que se ha quedado sin la competencia para poder defendernos a todos frente a la última ocurrencia del virrey de turno.

Tenemos cada vez menos costa virgen limpia de cemento y asfalto, nuestros bosques se queman más a menudo porque invertimos mucho más en extinción que en prevención. Olvidamos la agricultura y la ganadería de montaña o el aprovechamiento de su biomasa que tanto harían por evitar esos terribles fuegos generando así múltiples oportunidades. No replantamos en condiciones. Nuestros ríos siguen gravemente enfermos, nuestros humedales casi mueren. No tenemos una superficie significativa de nuestros mares bajo protección.

Los habitantes de nuestras grandes ciudades respiran aire en malas condiciones. Los animales y plantas que habitan nuestra geografía siguen disminuyendo y algunos de los que estaban en grave peligro no dejan de estarlo. Aquellos de los que nos servimos para alimentarnos no son tratados como es debido, abandonamos a menudo a los domésticos y no solucionamos muchos de sus problemas que son nuestros.

Hoy reprochábamos al Gobierno que fuera capaz de permitir que las empresas se salten los controles medioambientales, que las declaraciones de impacto ambiental o las multas sean cada vez menos efectivas. Lo dicho: pan para hoy y hambre para mañana.

Los españoles viven peor después de las sucesivas legislaturas en las que se han turnado el PP y el PSOE. A nuestros animales y plantas les pasa lo mismo: precariedad. Peores condiciones de vida.

En cuanto a los elementos, como nosotros, tierra, mar y aire están contaminados por este bipartidismo.

Laia Ortiz, Portavoz de Izquierda Plural en el Congreso

24-enero-2013-12-32-00-la-portavoz-de-medio-ambiente-de-izquierda-plural-laia-ortiz_large

Por una Europa verde, responsable y justa.

Des de la candidatura de ICV y la Izquierda Plural somos conscientes que la en los próximos años nos enfrentamos a uno de los retos más grandes de la humanidad y para ello, la UE tiene que jugar un papel clave. Debemos ser capaces de un acuerdo global ambicioso en la cumbre del clima París del 2015, donde la UE recupere el liderazgo y el impulso de políticas cooperativas, exigentes y eficaces ante las evidencias apabullantes y las desastrosas consecuencias del cambio climático como confirma el informe más reciente del IPCC. Además, España es uno de los países más vulnerable ante los efectos ya existentes del cambio en el clima.

En este sentido apostamos por una transición energética que debe afectar a todos los sectores (agricultura, transporte, energía, industria…) que apueste por el ahorro y la eficiencia energética, la independencia respecto al exterior, el abandono de energías sucias como el petróleo, el gas y la nuclear y la apuesta decidida por las energías limpias y la producción descentralizada y próxima al punto de consumo.

Por eso necesitamos una estrategia ambiciosa para el 20130 con el objetivo de reducir las emisiones de CO2 en un 60% y un objetivo del 45% de energías renovables y del 40% para eficiencia energética.

Además estos objetivos deben ir acompañados por un programa de impulso a la industria y la creación de empleo desde la UE, que ayude a la recuperación de la economía y del empleo apostando por la economía verde. Apostamos por un “Green New Deal” o acuerdo verde como plan de inversión verde que garantice la transición del modelo productivo, la apuesta por la innovación y la sostenibilidad y especialmente en los países del sur, los más rezagados a nivel económico pero también en objetivos medio ambientales.

Queremos luchar desde el Parlamento Europeo por este cambio de modelo y la defensa del territorio y el patrimonio natural de Europa. España es el país con más biodiversidad de la UE y el modelo impulsado por PP y antes el PSOE pone en riesgo nuestro entorno.

Desde la reforma eléctrica, a la apuesta por el fracking o las prospecciones petrolíferas o gasistas, pasando por la ley de costas o el proyecto de ley de Parques Naturales y la política de especulación y derroche del agua con los Planes de Cuenca atentan hoy contra un gran número de directivas europeas y necesitamos de mayor protección a nivel europeo. Nos comprometemos que en los próximos años defenderemos mejoras en las directivas marco del Agua, Hábitats, Renovables o la prohibición del fracking. Apostaremos por una defensa de la biodiversidad y de los ríos y bosques a nivel europeo ante los peligros de degradación y deforestación existentes.

La UE no puede mirar hacia otro lado y menos ser cómplice de las irresponsabilidades como el Proyecto Castor, que ponen en peligro a la población y al mediterráneo con fondos financiados con la UE.

También trabajaremos para una política agrícola y pesquera, que aunque acabe de ser acordada, garantice la transparencia en la gestión de los fondos, el cumplimiento de los objetivos verdes y desarrollo sostenible y el respeto a los derechos humanos en los acuerdos comerciales existentes.

Desde Izquierda Plural también trabajaremos para q7ue no se apruebe el actual acuerdo de área de libre comercio UE-EEUU, el llamado TTIP, que se está negociando a puerta cerrada y con total opacidad pero que supone un atentado contra toda la legislación medio ambiental existente y una desregulación y desprotección ante las multinacionales y las actividades que quieran desarrollar.

Queremos situar la justicia ambiental y social en el centro de la política comercial y exterior de la UE.

Finalmente, apostamos por una fiscalidad a nivel europeo que contribuya a la solidaridad y también a la sostenibilidad con medidas de fiscalidad ambiental a escala comunitaria.

Hacemos nuestras las peticiones de las organizaciones ecologistas y otros representantes de la sociedad civil que exigen que la agenda ambiental vuelva a estar en el centro de la agenda política del Parlamento Europeo porque no hay salida de la crisis sin sostenibilidad, responsabilidad y sin equidad.

Florent Marcellesi, candidato de Equo

Marcellesi (Equo)
Marcellesi (Equo)

Propuestas de EQUO para una Europa sostenible

El incansable trabajo de Verdes-ALE en la eurocámara ha impulsado a la Unión Europea a desarrollar políticas ambientales que, aunque insuficientes, están marcando el buen camino. Pero la crisis ha servido como excusa para frenarlas, sobre todo las relativas a la lucha contra el cambio climático. Desde EQUO y la coalición Primavera Europea queremos reforzar a los Verdes Europeos (4º grupo político en el Parlamento Europeo) para revertir esta situación y construir una Europa sostenible.

El modelo energético es el principal reto, y a la vez oportunidad, para iniciar este camino que proponemos: la transición ecológica de la economía. Proponemos dejar atrás los combustibles fósiles, la nuclear y el fracking y apostar por las renovables desde el ahorro, la eficiencia y la generación distribuida. Esto disminuiría los gases de efecto invernadero y la dependencia del exterior. Queremos un Mercado Eléctrico Europeo que optimice el uso de las redes y subsane las debilidades de las renovables con un plan de interconexión, y que se fomenten las microrredes y el autoabastecimiento como medida contra la pobreza energética y el control del oligopolio.

Por su parte, el transporte de mercancías es uno de los mayores “contribuyentes” al cambio climático en Europa y para evitarlo proponemos un trasvase del tráfico de mercancías de la carretera al ferrocarril. Eso sí, buscamos un ferrocarril vertebrador del territorio respetuoso con espacios vírgenes o protegidos. Defendemos pues, la movilidad sostenible, menos dependiente del coche privado y basada en el desarrollo del transporte público metropolitano, la red ferroviaria y la bicicleta.

El consumo ha de ser de proximidad, especialmente el alimentario. Los sectores agrícola y ganadero han de hacerse resilientes ante el Cambio Global. La Política Agraria Común (PAC) debe primar a la soberanía alimentaria y a las pequeñas explotaciones ecológicas y locales, sin fertilizantes, pesticidas ni transgénicos. Apostamos por el acceso a semillas locales, ecológicas y sin patentes. La Política de Pesca Común debe impulsar una transición a un modelo pesquero sostenible pero socialmente justo, como fruto de un diálogo con quienes que dependen de este sector pero siempre evitando la sobrepesca y optimizando la gestión de los recursos pesqueros.

Otro de los elementos clave es el agua y resulta necesario garantizar su suministro en forma potable a las personas, desde una concepción de servicio público. Es un elemento además imprescindible para el equilibrio de los ecosistemas. Tanto la Directiva Marco del Agua (DMA) como la normativa que la acompaña requiere una decidida reforma.

Con o sin crisis, el modelo de consumo y producción actual es insostenible: ¡vivimos como si tuviéramos tres planetas! Es inaplazable conseguir más eficiencia, reutilización y reciclaje, convirtiendo los residuos (que no se han podido reducir en origen) en recursos de un nuevo ciclo de producción. Seguimos estando expuestos a una alta contaminación, especialmente en el aire de las grandes ciudades. Vivimos rodeados de contaminantes y precisamos de una regulación más rigurosa.

Veamos más allá del aquí y del ahora. Frenemos la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas, para recuperarlos, haciendo compatibles unos ecosistemas estables con una actividad humana sostenible y responsable. Es prioritario identificar las amenazas a la biodiversidad y desarrollar planes correctivos, más allá de la actual Red Natura 2000, recuperando efectivamente los ecosistemas y no compensando las pérdidas, como apunta la iniciativa “No Pérdida Neta”.

Las políticas actuales nos llevan hacia un modelo más injusto socialmente, irresponsable con las generaciones futuras e insostenible en su consumo de recursos naturales. Pero existen alternativas reales. El aspecto ecológico de la crisis está en su origen y también está en su solución a través de estas y otras muchas propuestas que planteamos desde EQUO y el Partido Verde Europeo. Por ejemplo, aplicar este modelo de “economía ecológica” crearían en Europa 20 millones de empleos que a la vez respetarían y mejorarían el medio ambiente. Ponerlo en marcha solo requiere la voluntad política de poner por encima del cortoplacismo y los intereses particulares, el interés general, el sentido común y la justicia.

Las propuestas de EQUO con más detalle en nuestro programa electoral para estas elecciones europeas: Enlace: http://europa.partidoequo.es/programa-electoral-equo-elecciones-euro
peas-2014

Teresa Lara, Portavoz del PP en el Congreso

La diputada del PP María Teresa Lara durante una intervención parlamentaria.
La diputada del PP María Teresa Lara durante una intervención parlamentaria.

La apuesta medioambiental del Partido Popular: Lo que está en juego es el futuro.

En el programa electoral del Partido Popular para las próximas elecciones europeas, la referencia a la protección del medio ambiente es constante y transversal, impregnando la mayor parte de las propuestas sectoriales, ya que se considera un aspecto esencial de la política comunitaria, junto con la política energética y el desarrollo sostenible.

Defenderemos en Europa unas políticas medioambientales realistas y sostenibles, que permitan compatibilizar la protección de nuestro patrimonio natural con el desarrollo socioeconómico, impulsando la lucha contra el cambio climático y el uso eficiente de los recursos, en línea con las actuaciones del Gobierno en los dos últimos años.

Asimismo consideramos esencial el liderazgo la Unión Europea en el seno de Naciones Unidas, para lograr un gran acuerdo vinculante contra el cambio climático, a nivel global, en la Cumbre de París 2015. Dicho acuerdo deberá incluir objetivos comparables para todos los países industrializados.

Reforzaremos el impulso de medidas para lograr la disminución de las emisiones, que tengan en cuenta las peculiaridades geográficas y climáticas de cada Estado miembro. Potenciaremos los sumideros de carbono para Europa, apoyando proyectos forestales en el medio rural.

Apostamos por medidas de apoyo al sector industrial que le permitan recuperar la competitividad, con el objetivo de evolucionar hacia nuevos modelos de producción más avanzados, eficientes y respetuosos con el medio ambiente y la prestación de servicios de mayor valor añadido, que les permitan acceder e incrementar su presencia en los mercados internacionales.

Consideramos que la Unión Europea debe consensuar una política energética común que permita alcanzar un mayor nivel de bienestar en los hogares así como mayor competitividad a las empresas consumidoras de energía. No se trata de promover unas fuentes de energía frente a otras, sino de elegir la combinación que garantice la seguridad del suministro, ofrezca precios competitivos y mejore, con los avances tecnológicos, el impacto ambiental y la eficiencia energética. Reforzaremos las interconexiones europeas, que constituyen un elemento imprescindible en la consecución del objetivo de un verdadero mercado interior de la energía, algo especialmente relevante para España.

Participaremos activamente en el Programa Horizonte 2020, para promover la investigación, el desarrollo y la innovación en la Unión Europea apoyando la inversión, tanto pública como privada, en I+D+i y el desarrollo tecnológico, claves para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos naturales. En este sentido, promoveremos medidas que fomenten, entre los jóvenes, la iniciativa empresarial apoyando la creación de nuevos empleos en sectores innovadores, tales como el medio ambiente y las nuevas tecnologías.

Impulsaremos la conservación de la biodiversidad europea, apoyando el desarrollo de una normativa que contemple de forma efectiva la lucha contra la expansión de especies exóticas invasoras y con especial atención a la biodiversidad marina, haciendo que la Red Natura 2000 se convierta en un motor de desarrollo económico.

Ocho de cada diez decisiones que se toman en Bruselas tienen un impacto directo en nuestras vidas. España se juega su futuro el 25 de mayo.

José Luis Ábalos, portavoz del PSOE en el Congreso

..
..

PROPUESTAS AMBIENTALES PSOE

  1. UNA TRANSICIÓN JUSTA EN EL MERCADO DE LOS DERECHOS DE EMISIÓN

Impulsaremos la consolidación del mercado europeo de derechos de emisión bajo el principio de transición justa en tanto que se ha revelado como uno de los instrumentos más eficaces de la lucha contra el cambio climático

  1. UNA ACCIÓN DECIDIDA CONTRA LA POBREZA ENERGÉTICA

Los socialistas acometeremos las iniciativas legislativas precisas que permitan erradicar la pobreza hídrica y la pobreza energética implementando la declaración de Naciones Unidas del derecho humano al agua. Impulsaremos el reconocimiento del derecho ciudadano a la energía.

  1. OBJETIVOS EUROPEOS VINCULANTES EN AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA.

Es necesario que se consolide una región energética integrada, que sea capaz de dar respuesta con sus propios recursos agregados al problema que se deriva de su dependencia del exterior, tanto en materias

  1. UNA DEFENSA ACTIVA DE NUESTROS RECURSOS NATURALES. NO AL FRACKING.

Los socialistas seguiremos defendiendo nuestros recursos naturales como bienes públicos, preservándolos de los planes privatizadores de la derecha y de su explotación agresiva e insostenible. El fracking o la extracción de hidrocarburos en el mar no tienen cabida en nuestro modelo de gestión sostenible.

  1. NUEVOS INSTRUMENTOS DE FINANCIACIÓN PARA LA ECONOMÍA VERDE.

Impulsaremos la acción de instrumentos de financiación verdes, porque la iniciativa emprendedora necesita un banco bueno que impulse la inversión en proyectos de mitigación y adaptación al cambio climático, las llamadas industrias verdes, un sector inmobiliario volcado con el ahorro y la eficiencia, las tecnologías de gestión del agua y de los residuos, el gran mundo abierto de las energías renovables….

  1. IMPULSO A LA FISCALIDAD VERDE.

El papel de la llamada fiscalidad verde cumple un doble objetivo: propiciar actitudes colectivas en pro del bienestar, y redistribuir el peso de la contribución a su mantenimiento en aplicación del principio “quien contamina, paga”.

  1. ACUERDOS COMERCIALES CON CLAÚSULAS SOCIALES Y MEDIOAMBIENTALES.

La apertura comercial debe ir acompañada de cláusulas sociales que garanticen los derechos laborales de los productores de nuestros socios comerciales

Chesús Yuste,  Portavoz de  CHA en el Congreso

17-enero-2013-11-48-00-chesus-yuste-diputado-de-la-chunta-aragonesista-cha-y-coordinador-de-la-asociacion-parlamentaria-en-defensa-de-los-animales-apd_detalle_media

Chunta Aragonesista (CHA), que participa en la coalición Primavera Europea junto a Equo y Compromís entre otras fuerzas, apuesta por medidas de economía social y medioambientalmente sostenibles para luchar contra la crisis y asentar una recuperación sobre bases sólidas y duraderas. En esta línea, desde Aragón proponemos:

Sustituir el modelo productivo y energético europeo por otro sostenible basado en el fomento e implantación generalizada de las tecnologías renovables y de eficiencia energética, y la prioridad de la producción europea frente a las importaciones de terceros países que no apliquen estándares sociales y medioambientales equiparables a los de la UE.

Rechazar la técnica del fracking y otros proyectos insostenibles, como la mina de Borobia (Soria). Realizar evaluaciones de impacto ambiental de aquellas explotaciones ya autorizadas y clausurarlas cuando se constate su incompatibilidad con las normas de protección medioambiental europeas.

Priorizar las energías renovables, la producción descentralizada, democrática y de proximidad, y poner énfasis en la ejecución de planes de eficiencia energética y reducción de CO2, descartando su almacenamiento subterráneo. Descartar para siempre la energía nuclear. Evitar conexiones de alta o muy alta tensión innecesarias, como la Peñalba-Monzón-Isona y los grandes tendidos por el Pirineo.

Dotar a las inversiones en energías renovables de un marco de mayor seguridad económica que contribuya a su fortalecimiento, anulando las medidas de efecto retroactivo con las que el gobierno español ha boicoteado la incipiente actividad de 50.000 productores de energía limpia.

Garantizar la participación ciudadana en la toma de decisiones en la gestión ambiental; generar información ambiental de calidad, veraz, contrastable, accesible y científicamente fundada, e impulsar la máxima transparencia en la gestión ambiental, mediante un control riguroso sobre los organismos y empresas públicas que ejercen competencias medioambientales.

Fomentar un modelo de transporte, movilidad y equilibro sostenible, que se base en la intermodalidad como valor fundamental. Fomentar la electrificación de la industria del automóvil.

Desarrollar una fiscalidad ambiental basada en la aplicación efectiva del principio de que quien contamina paga, gravando las actividades contaminantes e incentivando los cambios tecnológicos para su reducción o eliminación.

Promover acciones a nivel europeo contra los proyectos insostenibles o que recurran a los desarrollos urbanísticos especulativos como fórmula de financiación, como el Valle de Castanesa y la unión de las estaciones de esquí en el Pirineo.

Exigir el cumplimiento de la Directiva Marco del Agua, para impedir los trasvases entre cuencas hidrográficas (especialmente el trasvase del Ebro), el deterioro de los ríos, humedales y acuíferos y los usos insostenibles del agua. Detener todos los proyectos de embalses insostenibles y peligrosos.

Elaborar una Directiva europea sobre protección de los animales que garantice unos mínimos, para todos los estados de la Unión Europea, que permita erradicar el maltrato animal en Europa.Prohibir y combatir la importación de animales capturados en libertad. Prohibir los circos con animales. Incorporar criterios de bienestar animal a la Directiva sobre parques zoológicos. Priorizar métodos alternativos a la experimentación con animales, para reducir y eliminar los ensayos de laboratorios con animales. Garantizar condiciones dignas en el transporte de animales y en su sacrificio.

Joseba Agirretxea, portavoz del PNV en el Congreso

Joseba Agirretxea (PNV)

Joseba Agirretxea (PNV)

La lucha contra el cambio climático ha sido un elemento fundamental del programa medioambiental de la Unión Europea durante los últimos años y está impregnando de manera progresiva otras políticas, como la energía, el transporte y el desarrollo regional. Del mismo modo, desde EAJ-PNV consideramos que debe seguir siendo uno de los elementos clave de la política que la Unión Europea debería desarrollar en la próxima legislatura.

El objetivo general de la política climática de la Unión Europea es limitar el calentamiento del planeta a 2° C sobre los niveles de la temperatura media de la era preindustrial. En este sentido, consideramos primordial cumplir con el compromiso europeo de reducir, hasta el año 2020, las emisiones de gases de efecto invernadero al menos un 20 % respecto a los niveles de 1990, a mejorar la eficiencia energética en un 20 % y a aumentar la parte de las energías renovables hasta alcanzar el 20 % del consumo.

Para ello es esencial contar con un sistema de comercio de derechos de emisión que funcione de manera eficaz. Apoyamos las diferentes iniciativas presentadas por las instituciones europeas y la postura de la Unión Europea como abanderada de una transición y transformación profunda hacia un desarrollo sostenible. Y es que en el ámbito del cambio climático adquiere plena importancia la aplicación de un enfoque multinivel. Además, el concepto de desarrollo sostenible debe inspirar de manera transversal todas las políticas.

Junto a esto último, sabemos que solo una verdadera unión federal europea puede dar soluciones creíbles a los problemas relacionados con el medio ambiente y el cambio climático. Se necesitan compromisos a nivel global y acuerdos que ningún estado por sí solo puede propiciar.

En este sentido, como hemos apuntado anteriormente, uno de los primeros eslabones de la política europea debe ser solventar su problema energético. Somos dependientes de fuentes energéticas foráneas y en nuestra carta energética hay demasiado combustible fósil. Sin embargo, tenemos tecnología para manejar mucho mejor las renovables y energías alternativas. Los campos del presente son la fotovoltaica y la eólica, pero fuentes como el hidrógeno o la energía maremotriz tiene mucho futuro. Igualmente, hay que impedir la especulación en el mercado de la energía, construir un espacio energético europeo único y fomentar la generación descentralizada y la autoproducción. Finalmente, el ahorro en el consumo es otro gran campo de trabajo y desarrollo.

En el campo medioambiental y de sostenibilidad, es muy importante comprender el carácter global del desafío. Nos centramos a veces en políticas concretas, gestión de residuos, emisiones de gases efecto invernadero, etc. y eso es fundamental, pero además debemos integrar que hay que plantear una gestión más eficiente de los recursos de que disponemos. Debemos comenzar a diseñar herramientas fiscales que retribuyan el esfuerzo de empresas y personas para ahorrar energía, producir bienes o suministrar servicios sostenibles, que propicien el reciclaje y la reutilización. En vez de pensar en gestionar residuos tenemos que comprometernos con no desperdiciar nada.

Por último, destacar que las tecnologías e ideas que pongamos en marcha para cumplir estos objetivos son, además, una fuente de empleo de primera magnitud y de calidad para Europa en los próximos años, un aspecto primordial para una economía como la europea, necesitada de empleo y de crecimiento económico.

Martí Barberá, Portavoz de CIU en el Congreso

Martí Barberá, portavoz de Medio Ambiente de CIU en el Congreso de los Diputados.Foto cedida por CIU.EFE
Martí Barberá, portavoz de Medio Ambiente de CIU en el Congreso de los Diputados.Foto cedida por CIU.EFE

 

La Europa sostenible. Catalunya, un territorio sostenible en Europa.

CiU ha estado y está muy comprometida con una política respetuosa con el medio ambiente. Como no podía de ser de otra forma, esta apuesta por las políticas verdes también se refleja en nuestro programa electoral con el que concurrimos a los comicios europeos del próximo día 25. Nosotros consideramos que la UE debe prestar especial atención al cambio climático, a los recursos hídricos, a la vez que entendemos que debe ser capaz de impulsar una política energética menos dependiente del petróleo y más vinculada a las energías renovables como base para lograr un mejor equilibrio energético y una reducción en las emisiones de gases de efecto invernadero. Y estas cuestiones son las principales propuestas que ocupan nuestro programa en materia medioambiental.

En lo que concierne a cambio climático, entendemos que es uno de los retos más relevantes a los que tendrá que hacer frente la UE en los próximos años. La Unión debe continuar siendo el motor que involucre al resto de Estados en la adopción de medidas para mitigar los efectos del cambio climático e implicarles activamente en la asunción del compromiso de reducir la emisión de gases de efecto invernadero. CiU lo asume como un elemento determinante en la orientación de su política y participa de la política común de la UE con la máxima responsabilidad y convencimiento. Participamos, desde la territorialización de los recursos, de los objetivos marcados para 2030 en tres ámbitos: Reducciones de emisiones, implantación de energías renovables y mejora de la eficiencia energética.

Desde CiU nos preocupa especialmente el impacto que pueda tener el incremento de vehículos no solo en la emisión de gases de efecto invernadero, sino también la incidencia que pueda tener en la salud de los ciudadanos la contaminación atmosférica. Consideramos que la política verde de la UE debe promover un modelo de movilidad pública sostenible y debe desarrollar una política que combine el estudio de los orígenes de las posibles causas del cambio climático, con la mitigación de las posibles causas, la adaptación a la nueva realidad, la protección ante posibles emergencias y la buena gestión de los recursos.

 

Por otro lado, y en referencia a la política europea hídrica, desde CiU partimos de la concepción del agua como un patrimonio común que deber ser protegido y compartido que, en ningún caso, debe ser tratado como un producto comercial. Es muy importarte este recurso para la generación de energía, y ésta es fundamental para el desarrollo sostenible y para la competitividad de nuestra economía. En nuestro programa, defendemos que desde la UE se debe mantener y fomentar una gestión sostenible del agua. Debemos promover el ahorro y la reutilización del agua.

Y para lograr este objetivo, CiU continuará defendiendo como prioritaria la construcción de una conexión hídrica entre la Llenguadoc-Rosselló i Catalunya, con fondos de la UE, para abastecer de agua del Ródano la red de agua de Catalunya, como alternativa a otros trasvases. Esta opción daría solución a la situación de sequía permanente que sufre periódicamente Catalunya y que ya es un déficit estructural. Además, estaremos vigilantes con cualquier incumplimiento de la Directivo Marco Europea del Agua, y muy especialmente por lo que comporta el establecimiento de los caudales ecológicos de las cuencas hidrográficas, en especial atención al del río EBRO.

 

Nuestro programa electoral se asienta en un tercer pilar, la política energética. Apostamos por el ahorro y la eficiencia energética, con el objetivo último de que se garantice un suministro energético de calidad a todo el territorio, y que se facilite una energía competitiva y respetuosa con el medio ambiente. Queremos promover un sistema energético europeo diversificado, en lo referente a fuentes energéticas como a su distribución geográfica. Para reducir la dependencia externa y tener el máximo de recursos comunitarios posibles.

Debemos promover el desarrollo real de un mercado único de la energía en Europa, clave para poder garantizar la existencia de energías limpias, seguras y estables; para la economía productiva y para los consumidores. Las interconexiones para la electricidad y el gas natural son imprescindibles para este mercado único y para permitir más competencia entre productores y distribuidores europeos.




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies