ELA defiende una fiscalidad "ecológica" sin ayuda al que contamina

ELA defiende una fiscalidad “ecológica” sin ayuda al que contamina

Estación de medición de la contaminación instalada en la Plaza de España, de Madrid.

Bilbao (EFEverde).- El sindicato ELA en unas jornadas en Ginebra (Suiza) una “transición ecológica de la economía”, en la que el modelo productivo se dote de una normativa ambiental y una fiscalidad “ecológica”, con “ecotasas” y el fin de las subvenciones a los sectores contaminantes.

Fuentes del sindicato han informado de que los responsables de las áreas de medio ambiente y social de ELA, Ainhara Palazaola y Mikel Noval,  que participaron este fin de semana en las “Alternativas al desafío ecológico” defendieron que el actual modelo económico está agotado porque choca con una triple crisis: la crisis ecológica, la social y la de los cuidados.

Según su intervención, facilitada por la central, ELA apuesta como alternativa a esta “triple crisis” por una “transición ecológica de la economía” y defiende alianzas sindicales para llevar a cabo el cambio que propugna de manera “ordenada y justa”.

En esa “gran transformación del siglo XXI”, ELA considera que “no cualquier empleo vale” ya que “en una economía ecológica y justa hay sectores no deseables y sectores deseables y de futuro”.

Respecto a los sectores “no deseables”, el sindicato indica que “ningún empleo tendría que poder causar directa o indirectamente un daño” y señala que el sector armamentístico “es paradigmático”, aunque hay otras actividades “que destruyen más valor del que crean como el sector financiero”.

ELA también cree que “deberán decrecer y transformarse” aquellos sectores muy intensivos en el consumo de energía y materia “como el sector automovilístico, aéreo, energía no renovable, agricultura intensiva, turismo de masas o construcción”

Para la central, “la transformación ecológica y social es sinónimo de creación de empleo deseable en varios sectores”, entre ellos los relacionados con el cuidado de las personas y sus necesidades básicas o los servicios públicos (transporte público, investigación, educación, salud…).

ELA defiende, asimismo, la regulación de los mercados financieros mediante orientaciones ecológicas, éticas y sociales y reclama gravar con un impuesto las transacciones financieras derivadas de actividades especulativas.

También demanda que se incentiven las energías renovables y la eficiencia energética.

A su juicio, los llamados empleos “verdes” son “clave” para luchar contra el paro y califica de esa manera los puestos de trabajo relacionados con la gestión de residuos, depuración de aguas, productos y turismo ecológicos, control de la contaminación y sectores tradicionales que avanzan en la modernización de sus productos y procesos de manera ambientalmente adecuada.

Para proceder a los cambios que defiende, ELA aboga por el diálogo entre los agentes implicados y por que se desarrollen políticas públicas contra el cambio climático y en favor de la promoción de empleos “verdes”. EFEverde

 

 




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com