TEMPORAL OLAS

El viento extremo, detrás de olas gigantes tan altas como bloque siete pisos

El viento extremo, detrás de olas gigantes tan altas como bloque siete pisos

La extrema fuerza del viento, su duración y el tamaño del área afectada explican la gran altura alcanzada por las olas durante los últimos temporales, de hasta más de 20 metros, el equivalente a un edificio de siete pisos.

En una entrevista con EFE, el director del Programa de Meteorología Marítima de la Aemet, Justo Conde, explica que lo realmente “extraño” radica en que en latitudes bajas como la que ocupa España se produzca una fuerza del viento tan extrema y, por consiguiente, este oleaje.

Los datos recogidos por las boyas de  Puertos del Estado reflejan registros casi históricos en la costa gallega y el Cantábrico; por ejemplo en Estaca de Bares hubo alturas de olas individuales de más de veinte metros.

La razón básica, añade Conde, reside en que España está bajo el influjo del anticiclón del Atlántico durante el invierno, que obliga a que las borrascas y vientos fuertes circulen por latitudes muy altas.

Efecto barrera

Pero este año, el anticiclón ha sido mucho más débil y ha dejado de ejercer su “efecto barrera”.

De ahí estos oleajes extremos, posibles gracias a la velocidad del viento y a que “haya soplado durante mucho tiempo en una gran zona del océano”.

Otro condicionantes, más técnico, es la relación entre la altura de la ola y su longitud de onda (cresta). Si su altura crece mucho, la distancia entre crestas también tiene que ser muy grande, de lo contrario la ola se rompe”.

Respecto a si la sucesión de temporales puede estar vinculada al cambio climático, el director del Programa de Meteorología Marítima de la Aemet lo considera en principio “aventurado”.

¿Cambio climático?

“No puedes pronunciarte -añade- porque no tienes unos elementos realmente sólidos, pero sí puedo tener serias sospechas”.

Al respecto considera una certeza que si la temperatura media del planeta va ascendiendo, “la energía de la que dispondrá la máquina atmosférica para ponerse en marcha será mayor y eso significa que los vientos podrán ser más fuertes….”.

De todos modos, “una sucesión de estos temporales también podrían ocurrir en ausencia de cambio climático”, subraya Justo Conde, que desarrolla programas de oleaje, es decir, modelos numéricos que reproducen su comportamiento. EFE

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies