DÍA MARÍTIMO

El transporte marítimo mira al gas natural como combustible de transición

El buque portacontenedores en la bahía de Algeciras. EFE/A.Carrasco Ragel

Felipe Larach. -EFEverde.- El uso “generalizado” del gas natural licuado como combustible alternativo en los buques es la opción “más inmediata” como combustible de transición para comenzar a alcanzar el objetivo adoptado por Naciones Unidas de descarbonizar el sistema de transporte marítimo en este siglo, coinciden varios expertos consultados por EFEverde.

Con motivo del Día Marítimo Internacional, que se celebra este jueves 24, la ONU pretende fomentar la toma de conciencia acerca de los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) y resaltar la labor que realiza su organismo especializado, la Organización Marítima Internacional (OMI), para alcanzar estos objetivos a través de medidas como la reducción del azufre del combustible de los barcos, la implantación de un convenio sobre la gestión del agua de lastre o la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI).

Con el fin de seguir la senda marcada desde Europa para lograr la reducción de los GEI en al menos un 50 por ciento en 2050 en comparación con los niveles de 2008, el sector ve en el gas natural licuado (GNL) “la única alternativa real disponible que reduce las emisiones de carbono” ha declarado a EFE la secretaria general de Gasnam, Eugenia Sillero.

Según Sillero, el GNL es “una solución madura” y que a diferencia de otras alternativas bajas o nulas en contenido de carbono, como el amoniaco o el hidrógeno, cuenta con la “autonomía y potencia” para competir contra los principales combustibles fósiles.

Aunque la penetración de este combustible en la industria marítima está siendo “lenta” debido a la larga vida útil de los barcos, según ha dicho la portavoz de Gasnam, España es un “referente” en el suministro de este gas a buques.

Las operaciones de suministros de GNL- ‘bunkering’- en los puertos españoles durante los primeros seis meses del 2020 se han cuadriplicado con respecto al mismo periodo del año anterior – 97 a 384- mientras que el volumen de este tipo de combustible suministrado ha aumentado de 43.000 metros cúbicos a alrededor de 74.200 en el último año, según datos de Enagás.

Plataforma que almacena Gas Natural Licuado. EFE/ J.Ragel

Combustible de transición

Además de reducir en un 30 por ciento las emisiones de CO2, el gas natural licuado no tiene azufre y las cantidades de óxido nitroso son de hasta un 80 por ciento menos, lo que reduce la producción de lluvia ácida, “algo muy importante” ha explicado a EFEverde el profesor de la Facultad Náutica de Barcelona, Germán de Melo.

De Melo ha recordado que, aunque a día de hoy es la medida alternativa “más inmediata” para evitar la paralización de la industria marítima, el GNL “es un combustible de transición”, ya que sigue produciendo “muchas cantidad de CO2” y además tiene el inconveniente de que puede sufrir pérdida de metano durante su combustión, un GEI “28 veces más potente” que el dióxido de carbono.

Es por ello que De Melo insiste en la transicionalidad del GLN hacia otros combustibles como el amoniaco o el hidrógeno con los que “prácticamente no se produciría ninguna contaminación”, aunque a día de hoy las empresas “no son capaces de producir estos combustibles en grandes cantidades”, ni los puertos están preparados para administrarlos.

Buque ‘Costa Smeralda? propulsado por gas natural licuado. EFE / Massimo Percossi

Una flota muy limitada

En la actualidad, hay 171 buques propulsado por GNL en el mundo, según datos de la compañía de clasificación de buques DNV, entre los que se encuentra el crucero Costa Smeralda, “una apuesta por la sostenibilidad” ha declarado el director de Marketing y Comunicación de Costa Cruceros, Rafael Fernández Álava, al ser el primer barco del grupo propulsado por gas natural licuado y que fue inaugurado en febrero de 2020.

Para Fernández Álava, la responsabilidad de proteger al máximo el medio en el que operan es “un tema en el que tenemos que seguir colaborando muchos actores del mercado” y para ello ha pedido avances desde el punto de vista de la operación para poder dotar de energía eléctrica suficiente a los buques cuando están en puerto.

Aun así, el GNL “sigue siendo un combustible fósil por lo que para el clima no es una solución ambiental” ha declarado, la coordinadora de campañas sobre reducción de emisiones del transporte de Ecologistas en Acción, María García, quien considera “una contradicción” que mientras se esté descarbonizando el uso del gas a nivel doméstico, se vaya a introducir en otro sector.

La organización ecologista recuerda que se tardaría al menos cien años en cambiar las flotas enteras de barcos para que funcionen a gas por lo que considera que este tipo de cambios no son “factibles con el problema de crisis climática y de contaminación que tienen las ciudades ” y ha indicado que la solución no pasa tanto por una reconversión tecnológica, sino por una reducción de actividad de transporte marítimo”. EFE

fll/al

 




Secciones:                                
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com