RESIDUOS MINAS

Embalse El Sancho, un laboratorio natural para investigar la contaminación del ácido de las minas

Embalse El Sancho, un laboratorio natural para investigar la contaminación del ácido de las minas

El embalse El Sancho de Huelva, en el que ya no puede apenas subsistir ningún macroorganismo debido a la contaminación de sus aguas, se ha convertido en un laboratorio de excepción en el que los científicos investigan las consecuencias de la contaminación por ácido de las minas.

El embalse, construido en 1962, comenzó a acidificarse al recibir el aporte de aguas contaminadas con drenaje de ácido de minas procedentes del río Meca, que tienen un pH muy bajo y una elevada carga de metales.

Este proceso se inició en 1999 cuando la mina de Tharsis cerró y sus aguas dejaron de depurarse.

A lo largo de estos años sus aguas se han deteriorado de forma progresiva, hasta el punto de que actualmente sólo se emplean como recurso de refrigeración en una papelera y, aun así, con serios problemas de corrosión.

El proceso de contaminación ha transformado totalmente su comunidad biológica original y ya no existen en el embalse peces ni prácticamente ningún tipo de macroorganismo, porque sólo pueden subsistir especies microbianas capaces de resistir condiciones extremas de bajo pH y elevadas concentraciones de metales en disolución.

Un proyecto de excelencia financiado desde la Consejería de Economía, Innovación, Ciencia y Empleo de la Junta de Andalucía, coordinado por investigadores de la línea de Ecología Microbiana y Biogeoquímica de la Universidad de Cádiz y en el que participan cinco instituciones, se ha fijado en este lugar como un laboratorio, que estudian desde hace un año, hasta convertirlo en una importante referencia científica, según ha informado hoy la UCA.

Laboratorio natural

Investigadores toman muestras en el embalse "El Sancho" de Huelva

Investigadores toman muestras en el embalse “El Sancho” de Huelva, laboratorio natural de contaminación de ácido de las minas. EFE/UCA

Y es que sistemas como el de este embalse representan “un laboratorio natural excepcional para el estudio de procesos biogeoquímicos atípicos que tienen mucha importancia teórica, y también práctica, dado que permiten investigar cómo responden los medios naturales a la contaminación por ácido de minas”, explica la universidad.

Los científicos creen que este estudio será “fundamental” para establecer una estrategia de evaluación y prevención de este tipo de contaminación, así como para el desarrollo de protocolos de restauración ecológica basados en la estimulación de los mecanismos naturales de atenuación tendentes a elevar el pH y a inmovilizar los metales en el sedimento.

Los procesos microbianos y ciclos biogeoquímicos en medios extremos similares a El Sancho, y aun más extremos, son típicos en la faja pirítica ibérica y afectan a las cuencas de los Ríos Tinto y Odiel. EFEverde




Secciones:            
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies