BIODIVERSIDAD SALMONES

El salmón atlántico, en situación “crítica” en la península ibérica

Salmones nadando contracorriente para desovar. EFE/Gloria Nieto

La sobrepesca comercial y deportiva, la contaminación y destrucción de su hábitat y los obstáculos hacia los tramos altos de los ríos, donde los salmones atlánticos suben a desovar, han conducido a estos peces a una situación “crítica” en la península ibérica.

Así lo han denunciado a Efe diversos expertos, como el biólogo y profesor de zoología de la Universidad de Oviedo, David Álvarez, quien advierte de que esta popular especie “cumple todos los requisitos para ser catalogada como especie en extinción” y en su opinión sería así “sin los condicionantes económicos y sociales que tiene esta especie detrás”.

Y es que su pesca, antes considerada mera actividad de subsistencia, ha adquirido ahora un carácter deportivo y en la vertiente cantábrica atrae a numerosos visitantes y turistas.

Por eso, Álvarez califica las actuales medidas de protección de “insuficientes” y cree que “la pesca con muerte debería estar prohibida, pero lamentablemente el salmón no goza del ‘peluchismo’ de otros animales protegidos en España, como el lince ibérico”.

Regulación de su pesca

En el caso de Asturias, la pesca de salmón con muerte sí está prohibida desde 2009 hasta casi un mes después del inicio de la temporada, con lo que la codiciada captura del ‘Campanu’ -el primer ejemplar pescado con muerte y el único que se puede comercializar- también se retrasa hasta ese día.

Hoy día y después de diferentes cambios en la normativa de la administración asturiana, la temporada comienza el tercer domingo de marzo  -el próximo día 21- y retrasa la captura hasta el segundo domingo de abril -el próximo día 11-, fijando además un cupo de 4 salmones por pescador y temporada.

Para Joaquín Alperi, presidente de la Real Asociación Asturiana de Pesca Fluvial, “el salmón es el rey del río y su pesca como deporte es una maravilla” pero reconoce a Efe que “como deportistas tenemos que entender que para poder pescar hace falta que haya peces”, aunque afirma que en su asociación hay posiciones a favor de ambas posturas -pesca con y sin muerte- y que respetan a todos.

El límite de ejemplares por pescador y temporada varía dependiendo de cada comunidad autónoma: por ejemplo, en Cantabria el máximo permitido por año es de 2, mientras que en el País Vasco y en Navarra el año pasado se situó en 53 en el río Bidasoa, único donde está permitida su pesca.

Lehenbiziko

De hecho, el Departamento de Medioambiente del gobierno foral ha planteado recientemente en una ponencia parlamentaria prohibir la venta del ‘Lehenbiziko’, el equivalente en el río Bidasoa al ‘Campanu’ a través de dos leyes forales encargadas de la gestión cinegética y la piscícola en las que “tanto la pesca sin muerte como su monetización han sido presentadas como cuestiones a tener en cuenta”, según la información facilitada por las autoridades navarras.

El borrador de la nueva normativa aún ha de pasar por el Consejo Navarro de Medio Ambiente, pero varias asociaciones de pesca en Bera, Baztán y Las Navas han mostrado su disconformidad ya que, según ha explicado a Efe el presidente de la Asociación de Caza y Pesca de la primera localidad, Lorenzo Jaurena, “no es lógico que se ponga sobre la mesa esta propuesta sin contar con nadie”.

Ana Altzuri, gerente del Club de Cazadores y Pescadores del Baztán, ha reconocido que la captura del ‘Lehebiziko’ “atrae a mucha gente y crea mucha expectación” pero ha negado que su subasta perjudique a la población del salmón y ha pedido que haya más preocupación por “el bienestar del río y de sus habitantes”.

Medidas de repoblación

Todos los gobiernos regionales del Cantábrico llevan a cabo actividades regulares de repoblación con la introducción de alevines criados en cautividad, lo que para Álvarez son “medidas erróneas” porque “estos actos quedan muy bien de puertas para afuera, pero no está probada su efectividad” pues “se reduce la variabilidad genética de las poblaciones y además son animales incapaces de adaptarse al medio salvaje”.

Grafica que compara las repoblaciones hechas en Asturias hasta 2016 con el número de salmones pescados en la región. David Álvarez.

Con la nueva temporada a punto de empezar, este biólogo ha lamentado que en la repoblación de los salmones exista “una estrategia económica en lugar de biológica” y ha concluido alertando de que “el camino a la extinción está lleno de buenas intenciones”. EFEverde.

 




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com