MURCIÉLAGOS

De las plagas de insectos a la flor del tequila: nuestro aliado el murciélago

  • Reforestan bosques, comen insectos y tienen mucho que ver en el tequila

De las plagas de insectos a la flor del tequila: nuestro aliado el murciélago Murciélago libando en una flor. EFE/Asociación Mexicana de Bioconciencia

La localidad de Enguídanos (Cuenca) celebra mañana, sábado, "La noche de los murciélagos", una cita que se convoca en numerosos países desde hace decenios, para "avistar y escuchar" a estos animales que provocan temor, aunque cumplen un buen servicio medioambiental.

La actividad, organizada por la Fundación Limne, incluirá una búsqueda de ecolocalización y escucha con detectores de ultrasonidos en una zona en la que están muy presentes gracias a su biodiversidad, según ha explicado en declaraciones a Efeverde el alcalde de Enguídanos, Sergio de Fez.

El objetivo de esta iniciativa es enterrar “la mala fama” de los quirópteros, temidos y despreciados por la sociedad ya que su aspecto feo y la multitud de supersticiones a su alrededor hacen de ellos unos animales “muy desconocidos”.

Un importante papel: comen insectos

Sin embargo, son poderosos agentes medioambientales ya que dispersan semillas, polinizan plantas y actúan como excelentes reguladores de plagas de insectos ya que pueden comer hasta tres veces el equivalente de su peso en insectos, ha explicado a Efeverde Gonzalo Pérez, investigador y miembro de la Sociedad para la Conservación y el Estudio de los Murciélagos (Secemu).

“Si desaparecieran estos mamíferos, las plagas de mosquitos, de polillas o de escarabajos se expandirían con gran rapidez”, añade.

Excepto en las regiones polares y en alguna isla oceánica, existen murciélagos en casi todo el planeta: de las más de 1.000 especies contabilizadas, en España hay 33 y sólo el murciélago patudo, que habita en la franja levantina, se encuentra en peligro de extinción.

Dos ejemplares de murciélago del tipo zorro volador, llamado así por su morro parecido al de estos animales.

Dos ejemplares de murciélago del tipo zorro volador, llamado así por su morro parecido al de estos animales. EFE/WALTER BIERI

Los actos vandálicos en cuevas, puentes o casas abandonadas donde habitan, la disminución de alimento por incendios o la muerte por impacto contra los molinos de los parques eólicos son algunos de los riesgos que afrontan aunque en España en general “gozan de buena salud”.

Son los únicos mamíferos voladores y sólo tienen una cría por gestación, pero poseen una gran biodiversidad y, de hecho, es el orden más abundante de esta clase, después de los roedores.

Se dividen en megaquirópteros, que no emiten ultrasonidos y son frugívoros, y microquirópteros, que se alimentan fundamentalmente de insectos y se comunican mediante ecolocación o emisión de ultrasonidos.

Sólo dos especies son portadoras de la rabia

Uno de los temores que suscitan es por ser portadores de la enfermedad de la rabia, distinta a la transmitida por los perros, aunque Pérez ha aclarado que sólo dos especies de murciélago son reservorio de este virus y ninguna de ella se asocia necesariamente a medios urbanos.

Pérez, que dirige el departamento de Ciencias de la Vida de la Universidad de Alcalá de Henares, ha manifestado que entre estos mamíferos hay una variedad “enorme” de comportamientos ya que “algunos conviven en ciudades con los humanos y otros son más exquisitos y buscan lugares apartados…, pero suelen permanecer en sus colonias.”

La figura de las “microreservas”, cuevas de cría y de hibernación protegidas y ubicadas en territorios de Red Natura, es una medida eficaz de conservación de los murciélagos, señala.

La flor del tequila

La experta boliviana Kathrin Barboza Márquez también defiende la importancia de estos animales crepusculares y nocturnos por prestar numerosos “servicios ambientales”, entre los que destaca el control de plagas de insectos y su función polinizadora.

En este sentido, ha indicado que en Nuevo México (EE.UU.) existe una cueva en la que habitan 20 millones de murciélagos insectívoros, que cada noche se comen una cantidad de polillas devoradoras de los cultivos de maíz equivalente al peso de 25 elefantes.

Incluso el tequila, ha recordado Barboza, existe gracias a los murciélagos, pues la flor de la que se destila esta bebida sólo se abre por la noche y es polinizada por ellos. EFEverde

 

 




Secciones: