ENERGÍA NUCLEAR

El Pleno del CSN prevé estudiar mañana de nuevo el expediente de Garoña

  • El pasado día 16, el Pleno del CSN solicitó información adicional para evaluar dicha petición.

El Pleno del CSN prevé estudiar mañana de nuevo el expediente de Garoña Un detalle de la central nuclear de Garoña. EFE

El Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear tiene previsto analizar mañana de nuevo el expediente de la central burgalesa de Garoña, cuyo titular (Nuclenor) ha pedido alargar la vida útil de la planta hasta 2031, han informado hoy fuentes del organismo regulador.

Durante la reunión se estudiará toda la documentación remitida en su momento por Nuclenor, participada al 50 % por Iberdrola y Endesa, para pedir la renovación de la nuclear más veterana del país -comenzó a operar en 1971-.

El pasado día 16, el Pleno del CSN solicitó información adicional para evaluar dicha petición.

Foto de archivo del interior de la central nuclear de Garoña EFE/Santi Otero

Foto de archivo del interior de la central nuclear de Garoña EFE/Santi Otero

El reactor burgalés se desconectó de la red eléctrica a finales de 2012 por razones económicas que hacían inviable su funcionamiento, según adujo entonces Nuclenor.

El pasado 27 de mayo, Garoña presentó la petición de renovación y el 29 de mayo Industria solicitó el informe preceptivo al Consejo, el máximo organismo encargado de la protección radiológica de la población y de la seguridad nuclear del país.

Si el informe técnico del CSN resulta negativo obligaría al cierre definitivo de la planta y, si es positivo, dejaría la decisión última en manos de Industria y el Consejo de Ministros. En 2031, la planta atómica alcanzaría los 60 años de antigüedad. La evaluación de la planta de Garoña por parte del CSN puede prolongarse durante más de un año.

Ecologistas piden reunión del Consejo Asesor del CSN

Por otra parte Ecologistas en Acción y Greenpeace han solicitado una reunión extraordinaria del comité asesor del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), del que forma parte, ante la que consideran “falta de transparencia” en el proceso de ampliación de la vida útil de la central nuclear de Garoña (Burgos).

Las organizaciones ecologistas ha sostenido hoy, en un comunicado, que el CSN debe atender su solicitud en virtud del Convenio de Aarhus y la Directiva Europea de Seguridad Nuclear, que establecen el derecho a la información y participación de la ciudadanía en procesos como el de Garoña.

Han recordado que el propio artículo 45 del Estatuto del CSN permite al Comité Asesor de este organismo de control recabar la información que considere necesaria para mejorar la transparencia del organismo nuclear e incentivar el acceso a la información y la participación ciudadana.

Los grupos ecologistas han observado que la solicitud de Endesa e Iberdrola para ampliar la vida útil de Garoña hasta el 2 de marzo de 2031 significaría conceder 20 años más de vida útil a una central diseñada para una explotación comercial de 40 años, cumplida en 2011.

En su opinión, la decisión de reapertura implicaría una extensión de las actividades que puede tener “graves efectos sobre el medio ambiente”.

Por ello, Greenpeace y Ecologistas en Acción ya han solicitado al Ministerio de Industria y al Ministerio de Medio Ambiente la información relativa al trámite de información pública, así como un proceso de Evaluación de Impacto Ambiental (EIA) para la posible prolongación del ciclo de vida de Garoña.

En su opinión, el Estudio de Impacto Ambiental debe tener en cuenta el contexto transfronterizo de acuerdo con el Convenio de Espoo, ya que la decisión significaría un cambio sustancial en el proyecto inicial de la nuclear, con efectos potencialmente graves sobre el medio ambiente también fuera de las fronteras españolas.

Los miembros de este convenio acordaron en junio que todas las centrales nucleares envejecidas en Europa deberán ser sometidas a una evaluación de impacto ambiental antes de una renovación de la licencia o una revisión periódica de la seguridad.

La responsable de la campaña antinuclear de Greenpeace, Raquel Montón, ha opinado, según recoge el comunicado, que “Garoña no podrá demostrar que es una alternativa limpia, segura y más barata que las energías renovables”.

En este sentido, la portavoz ecologista ha recordado que la central nuclear de Garoña es ya hoy la más vieja de la Unión Europea y la quinta más vieja del mundo.

A su juicio, su posible reapertura supone unos “riesgos de gran envergadura” que deben ser conocidos por la ciudadanía antes de que los organismos oficiales decidan prolongar su vida útil.

EFEverde

 




Secciones:            

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies