PLAN RECUPERACIÓN

El plan de recuperación de España, entre los mejores de la UE en gasto verde

Foto archivo. EFE/CLEMENS BILAN

El Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de España alcanza una cuota de gasto verde del 31 %, lo que le posiciona entre los mejores de la Unión Europea (UE), según un informe de expertos internacionales en emergencia climática, que alerta de la falta de ambición europea para descarbonizar la economía.

Finlandia, con un gasto cercano al 42 por ciento, lidera el ranking entre 14 países de la UE, según el estudio elaborado por el Green Recovery Tracker, que también arroja que, por el contrario, Polonia (18%), Portugal (19%) y Eslovenia (5%) están entre los que obtienen peores resultados.

Apenas unos días después de que España presentara oficialmente su plan de recuperación económica a Europa, y que canalizará unos 70.000 millones de euros entre 2021 y 2023, los expertos climáticos apuntan que, a pesar del puesto español en inversiones verdes superior al 30 por ciento, dicha cifra es inferior al gasto medio de referencia de la Unión Europea, un 37 por ciento.

Del total del gasto español, los analistas han señalado que alrededor de un 17 % (unos 12.100 millones de euros) pueden tener un impacto positivo o negativo en la transición verde dependiendo de la aplicación de las medidas pertinentes, lo que implica la importancia de un mayor examen durante la planificación, revisión y aplicación de las medidas de recuperación.

Plan de España

Respecto al Plan de España, los expertos han precisado que, si bien “las prioridades generales están bien definidas“, la información del mismo sobre medidas y proyectos exactos es “escasa” y los mecanismos de rendición de cuentas “no están muy definidos”.

El estudio también arroja que, un análisis combinado de las medidas de los planes de los 14 países analizados muestra una cuota de gasto verde de sólo el 24 por ciento, y alerta del gran riesgo existente si las inversiones acabaran apoyando los combustibles fósiles.

Entre los ejemplos de medidas de los planes no ajustados a la transición ecológica figuran los 3.200 millones de euros en Polonia para la eficiencia energética, que pueden utilizarse para apoyar las calderas de gas, o los 244 millones de euros en Bulgaria y los 600 millones de Rumanía para infraestructuras de gas fósil, sin un claro potencial de uso para el hidrógeno verde.

Para Mikel González, profesor de investigación de BC3, el Centro Vasco de Cambio Climático, el Plan de Recuperación de España es “una gran oportunidad para luchar contra el cambio climático”, ya que acelerará las inversiones y reformas que se identificaron (en el PNIEC) hasta 2023, y que generarán un efecto positivo en el empleo.

A su juicio, los resultados del Green Recovery Tracker para España son “positivos y alentadores”, y ha insistido en que los combustibles fósiles no deben recibir ayudas públicas directas o indirectas y que, en todo caso, deben estar muy estrictamente condicionadas.

El estudio Green Recovery Tracker, realizado por E3G y el Instituto Wuppertal, ha analizado los proyectos de planes nacionales de recuperación de la UE, entre ellos los de Francia, Alemania, España, Portugal, Bulgaria, Rumanía, Estonia, Letonia, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Bélgica, Finlandia y la República Checa. EFEverde




Secciones:            
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com