ENTREVISTA AMBIENTAL

El Parque de Guadarrama llega al millón de visitas en sus primeros seis meses

El Parque de Guadarrama llega al millón de visitas en sus primeros seis meses

El Parque de Guadarrama ha llegado en seis meses de apertura al millón de visitantes sólo en su vertiente madrileña, una cifra que hace soñar con convertirlo en su primer año de vida en el Parque Nacional más visitado de España sin que se hayan visto afectadas ni su fauna ni su flora.

El consejero madrileño de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Borja Sarasola, ha explicado a Efe en una entrevista que la declaración del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama en junio de 2013 ha supuesto también un “revulsivo económico” para los municipios de la zona, que esperan obtener unos ingresos económicos adicionales de más de 50 millones de euros al año.

“Nos pusimos dos objetivos muy ambiciosos: que la Sierra de Guadarrama fuera el parque más visitado de la red de Parques Nacionales, y que eso no afectara a su sostenibilidad. Hoy, con los datos que tenemos, podemos decir que hemos superado el millón de visitantes en la vertiente madrileña y no ha habido ninguna afección al entorno, ni a la fauna ni a la flora”, ha asegurado el consejero.

Fotografía facilitada por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid de Consejero de Medio Ambiente, Borja Sarasola. EFE

El Consejero de Medio Ambiente, Borja Sarasola

Sarasola ha explicado que el Parque Nacional más visitado de España es, hasta ahora, el del Teide, con 2,7 millones de visitas al año.

Guadarrama, hasta finales de 2013, recibió un millón de visitas en su vertiente madrileña, cifra que se espera repetir desde enero hasta junio.

Junto al millón de visitantes que se confía sumar en la vertiente castellanoleonesa del Parque, Guadarrama lograría 3 millones de visitas y se convertiría en su primer año de vida en el Parque Nacional más visitado del país, con el consiguiente impulso al empleo y la economía, como lo prueba el hecho de que en los tres primeros meses las empresas de alojamiento y restauración de la zona incrementaron un facturación un 10 %.

La mayor parte de los visitantes son madrileños que en poco más de 45 minutos pasan de estar en el ambiente urbano de la capital a disfrutar de la naturaleza.

Pero el objetivo de la Comunidad es atraer a turistas nacionales y extranjeros que además de disfrutar de la oferta cultural y gastronómica de Madrid aprovechen su estancia en la capital para desplazarse a la sierra.

De hecho, los hoteles de la Comunidad ya ofertan a sus clientes paquetes en los que se incluye Guadarrama como una excursión más, igual que se hace con otros puntos turísticos como Aranjuez o San Lorenzo de El Escorial.

En los tres primeros meses fueron sobre todo chinos, alemanes e ingleses los extranjeros que visitaron el Parque.

Y otro filón a atraer es el de los turistas “ornitológicos”, ya que se calcula que en todo el mundo hay unos tres millones de personas -sobre todo anglosajonas- que organizan sus viajes en función de la posibilidad de practicar avistamiento de aves.

Según Sarasola, el Parque de Guadarrama contiene el 40 % de toda la flora y la fauna catalogada a nivel nacional, lo que lo convierte en un destino apetecible para cualquier aficionado a la naturaleza o para un turista urbanita que, como complemento a su visita cultural o gastronómica a Madrid, se quiera acercar a la sierra a contemplar de cerca, por ejemplo, el águila imperial o el buitre negro.

La mayor preocupación para la Comunidad era el impacto que el turismo pudiera tener en el entorno natural, y para ello se colocaron en las principales sendas del parque unos contadores para medir el número de visitas.

El estudio de posibles daños en la flora y en la fauna en cada una de las sendas determinará si estas visitas han provocado algún efecto negativo. Hasta ahora no se han detectado daños, según el consejero, pero de ser así se procedería a cerrar esa senda y abrir otra alternativa.

“La principal dificultad de la gestión de un parque es ser capaces de mantener el equilibrio entre el visitante y los valores ambientales”, ha repetido Sarasola, que ha apuntado que también hay que estudiar qué tipo de excursionistas recibe cada zona -paseantes, en bicicleta o a caballo, por ejemplo- para dirigirles a unas u otras áreas.

Con todo, la filosofía de la Comunidad es que Guadarrama “no puede ser un parque cerrado”, sino que tiene que estar abierto al disfrute de los ciudadanos, igual que el resto del territorio protegido de la región.

“Hemos conseguido proteger el 50 % de nuestra Comunidad, ya no se puede proteger más. ¿Ahora qué toca? Mantener lo protegido y abrirlo al disfrute, sin que tenga impacto sobre él”, ha insistido. EFE

abs




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies