UE HIDRÓGENO

El Parlamento Europeo quiere más hidrógeno “limpio” en la UE

hidrógeno combustible Foto archivo. EFE/HANNIBAL HANSCHKE

El Parlamento Europeo respaldó este miércoles la apuesta de la Comisión Europea por el hidrógeno “limpio” como una de las tecnologías de peso en la transición energética para descarbonizar la economía de la Unión Europea en 2050 y como palanca de desarrollo en los territorios desindustrializados.

“El Parlamento Europeo está convencido de que el hidrógeno producido a partir de fuentes renovables es clave para la transición energética de la UE”, señala un resolución no vinculante de la comisión de Energía e Industria de la Eurocámara que recibió con 411 votos a favor, 135 en contra y 149 abstenciones.

El hemiciclo europeo apoya así la línea marcada por la Comisión Europea, que ha puesto grandes expectativas en la vertiente “verde” de esa tecnología y creó hace un año una “Alianza de Hidrógeno” que espera abarque toda la cadena de valor de esa fuente de energía.

El hidrógeno (H2) es un elemento químico muy abundante que genera casi la totalidad de la energía producida por las estrellas y que en la superficie terrestre generalmente se encuentra integrado en otros compuestos como el agua o los hidrocarburos.

Hidrógeno puro 

Para utilizarlo como fuente de energía lo primero es conseguir hidrógeno puro, por ejemplo, descomponiendo el agua (H2O) a partir de la corriente eléctrica a través en un proceso denominado electrolisis.
Aunque no existe una clasificación estándar sobre hidrógeno verde y sobre el denominado de bajo contenido en carbono, extremo que los eurodiputados piden que la Comisión resuelva, suele considerarse hidrógeno limpio aquel que consigue la obtención de ese gas por electrolisis a partir de fuentes renovables, como la energía eólica generada de noche, cuando el consumo es menor.

El hidrógeno, a diferencia de los gases que provienen de los hidrocarburos como el gas natural, al utilizarse libera vapor de agua y no CO2.

Ofrece perspectivas prometedoras “en procesos industriales y químicos, en el transporte aéreo, marítimo y por carretera pesado, y en aplicaciones de calefacción”, señala la resolución, que invita a la Comisión a proponer “rápidamente un marco regulador coherente, integrado y completo”.

Entre los distintos obstáculos que presenta el hidrógeno verde o el de bajo contenido en carbono destaca su precio: entre 2,5 y 5,5 euros por kilo, mientras que el coste de producción de hidrógeno basado en combustibles fósiles es de aproximadamente 1,5 euros por kilo, reconoce el informe parlamentario.

Mix energético

Sin embargo, con inversión pública y el compromiso tanto de la Comisión como de los Estados miembros, aparejada una simplificación de la normativa y de la fiscalidad, podría llegar a suponer “hasta el 20 %” del mix energético de la UE, con una horquilla de “entre el 20 % y el 50 % de la energía utilizada para el transporte y entre el 5 % y el 20 % de la utilizada en la industria”.

El desarrollo del hidrógeno limpio, dice el informe parlamentario, podría crear “hasta un millón de puestos de trabajo directos de alta calidad para 2030 y 5,4 millones para 2050” y creen que podría ser “una oportunidad” para que las regiones carboneras abandonen los combustibles fósiles.

Los europarlamentarios también le ven “potencial” para desarrollar “las zonas industriales abandonadas para proporcionar espacio para la producción de energía renovable” que sirva para generar hidrógeno. EFEverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com