ESPECIES AMENAZADAS

El País Vasco cataloga por primera vez siete musgos como especie amenazada

El País Vasco cataloga por primera vez siete musgos como especie amenazada

- El Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestre y Marina ha incluido por primera vez siete briófitos (musgos) como especie amenazada, mientras que otros 50 podrían estar en riesgo de integrar esa lista, según ha informado en un comunicado el Departamento de Medio Ambiente y Política Territorial.

El Departamento reconoce que en los últimos años se ha reducido el uso de musgos en belenes u ornamentaciones comerciales, pero advierte de que no ha sido suficiente para evitar su paulatina desaparición.

De ésta tienen la culpa los desbroces, el pastoreo intensivo, las pisadas continuas, las crecidas de aguas o algunas prácticas forestales.

Por ello, el viceconsejero de Medio Ambiente del Gobierno Vasco, Josean Galera, ha explicado que por primera vez el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas de la Fauna y Flora Silvestre y Marina incluye siete briófitos (musgos) como especie amenazada, mientras que otros 50 podrían integrar en breve “esta lista roja”.

Los briófitos son plantas sin flores, con tallos y hojas, pero sin vasos ni raíces, que crecen en lugares húmedos y disponen de unos filamentos que absorben las sales minerales del agua del suelo para su nutrición.

El viceconsejero ha recordado que tienen una gran importancia, científica y ecológica, porque son unos vegetales que han mantenido su morfología desde hace 350 millones de años y que contienen “rasgos esenciales para comprender el modo en el que estas especies conquistaron la tierra firme”.

A pesar de su reducida extensión territorial, Euskadi es una de las regiones de Europa más ricas en briófitos, ya que concentra más del 60 % de las especies ibéricas de este tipo de plantas.

En el País Vasco hay registradas 651 especies de briófitos (en el mundo existen 24.000).

Las localidades de Lukiano y Sendadiano, el macizo de Gorbeia, la Sierra de Artzena, el valle de Leizaran, Jaizkibel y Aiako Harriak y el monte Udalaitz son algunos de los lugares que pueden ser los últimos escenarios en el que contemplar estas plantas. EFE




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies