TRASVASE TAJO SEGURA

El Miteco revisará las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura

Conducciones del trasvase Tajo-Segura. EFE/MORELL

El Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) ha abierto la puerta a revisar las reglas de explotación del Trasvase Tajo-Segura, unas normas de explotación original que empezaron a aplicarse en 1997 y que sólo han sido modificadas en una ocasión, en 2014, durante el Gobierno del PP.

La Comisión, reunida este martes por medios telemáticos, ha encargado al Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (CEDEX) la realización de un informe que analice las razones de la elevada ocurrencia de situaciones hidrológicas excepcionales (nivel 3) en la aplicación de las normas de explotación del acueducto Tajo-Segura, teniendo como referencia la última información hidrológica disponible.

El informe del CEDEX debe revisar la norma para minimizar este tipo de situaciones, dotando así de una mayor estabilidad al sistema, ha informado el Miteco en un comunicado de prensa.

Reducir riesgo de situaciones excepcionales

El Miteco ha recordado que la normativa vigente prevé modificar mediante real decreto los parámetros de la regla de explotación con objeto de aminorar los episodios hidrológicos excepcionales y dotar de mayor estabilidad interanual la gestión.

Las aportaciones medias del trasvase han pasado de unos 760 hm3/año en el periodo 1980/81-2011/2012 a unos 656 hm3/año en el periodo 2012/2013- 2018/2019.

Esta reducción de las aportaciones tiene su efecto en el funcionamiento del trasvase, ha resaltado la misma fuente.

Así, en la actualidad la probabilidad de que ocurran situaciones hidrológicas excepcionales (nivel 3) es del 37,4 %, lo que si se añade que la probabilidad de presentación del nivel 4 (trasvase nulo) es del 12,4 % implica que el trasvase se encuentra en condiciones excepcionales la mitad del tiempo, algo que “no responde al espíritu de la norma de mantener una gestión regular y estable”.

Con la revisión de las reglas de explotación, pretenden garantizar una mayor estabilidad en la transferencia de agua, según se ha puesto de manifiesto en la reunión la Comisión.

Diversas fuentes consultadas por EFEverde han explicado que, de este modo, lo que se pretende es que los embalses de cabecera estén durante más tiempo en una cota más alta, beneficiando a la cuenca cedente, mientras que la receptora se podría beneficiar de estar más tiempo en un nivel de trasvase automático, evitándose situaciones similares a las que se produjeron en 2017, cuando durante 11 meses seguidos no hubo trasvase.

Adecuarse a las reservas

Además, las mismas fuentes han señalado que las reglas de explotación no son inamovibles, puesto que ya se revisaron una vez en 2014, cuando entonces se adoptaron parámetros para adecuarlos a unas reservas que cada vez eran menores en los embalses de cabecera.

La intención del Miteco con la petición de este informe técnico es, por un lado, poder llegar a ajustar las reglas de desembalse a una situación con menor disponibilidad de agua, y por otro, cumplir con la sentencia del Tribunal Supremo que obliga a fijar caudales ecológicos en el Tajo a partir del año que viene, después de que se anularan varios artículos del Plan Hidrológico del Tajo aprobado por el Gobierno del PP.

En la actualidad, el Miteco está revisando el plan hidrológico para adecuar los caudales ecológicos del Tajo a los requerimientos de la Directiva Marco del Agua.

Por otra parte, la Comisión ha autorizado también un trasvase para el mes de mayo de 38  hectómetros cúbicos, que podrán hacerse efectivos en la medida en que lo permitan los trabajos de reparación en el embalse de la Bujeda, una infraestructura intermedia que almacena y redistribuye los volúmenes de agua que se desembalsan desde la cabecera, que está siendo reparada en la actualidad. EFEverde




Secciones:                    
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com