CAMBIO CLIMÁTICO

El informe “Hacia un nuevo modelo energético” apuesta por un 100 % renovable

El informe

El informe "Hacia un nuevo modelo energético", presentado hoy por WWF, propone para el horizonte de 2050 un modelo 100% renovable basado en dos pilares: las renovables y el ahorro y eficiencia energética.

Según esta organización conservacionista, el cambio climático es la principal amenaza que sufre el planeta.

Y el aumento de la temperatura de la Tierra es un síntoma de la vulnerabilidad del clima que se está viendo agravado por el aumento de gases de efecto invernadero, derivados principalmente de la quema de combustibles fósiles del sector energético.

A continuación se desgranan los principales puntos del informe, presentado por WWF y la Fundación AXA:

 

1.- CARACTERÍSTICAS DEL MODELO ENERGÉTICO ESPAÑOL

 

1.1 ALTA DEPENDENCIA ENERGÉTICA

 

. España importa casi la totalidad de su consumo energético de gas y petróleo, y su dependencia energética en hidrocarburos es de las más altas de Europa. En España, en 2012, se importó el 4,5% del PIB en hidrocarburos, más de 45.000 millones de euros.

 

.La dependencia energética es un grave problema para la economía puesto que afecta a la balanza comercial: importa combustibles fósiles del exterior (principalmente petróleo y gas) a unos precios que están sujetos a grandes cambios en los mercados internacionales, por lo que es necesario reducir dicha dependencia, apostando por políticas de ahorro energético y por el fomento de las energías renovables.

La Agencia Internacional de la Energía estima que, en tres años, las renovables crecerán un 40% en todo el mundo y serán la segunda fuente de generación eléctrica, por encima del gas y por debajo del carbón. España no debe ir a contracorriente de lo que marca la tendencia energética mundial

 

2.- CONSUMO ENERGÉTICO

 

La evolución del consumo en España se ha desarrollado de la siguiente manera:

 

.Crecimiento del consumo de gas natural en el sector residencial. El industrial también ha aumentado su demanda de gas, y los ciclos combinados, utilizados como back up o energía de respaldo a las energías renovables no gestionables (eólica, principalmente), han crecido en su aportación al mix eléctrico.

 

.Incremento de las energías renovables, sobre todo eólica, termosolar y biomasa.

 

.Importante aumento del consumo de carbón autóctono.

 

.Aumento de las emisiones totales de CO2. España es uno de los países industrializados que más ha aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero respecto a 1990, con un incremento medio del 24,5% en 2008-2012. Esta cifra sobrepasa el compromiso fijado por el Protocolo de Kioto de no aumentar más del 15% en dicho periodo

 

 

3.- POLÍTICA ENERGÉTICA

 

La política energética europea tiene tres objetivos: sostenibilidad ambiental, competitividad y seguridad de suministro. Tres son los grandes desafíos que se proyectan en la hoja de ruta para los objetivos de 2020: 20% de cuota de energías renovables, 20% de mejora en eficiencia energética y 20% de reducción de gases de efecto invernadero.

Para que España alcance estos objetivos europeos y pueda superar estos retos es necesaria la estabilidad reglamentaria y un consenso social entre todas las partes (Gobierno, sociedad civil, industria, partidos políticos, organizaciones sociales, etc.).

 

La realidad energética en España:

 

. Alta dependencia del exterior en importaciones energéticas, principalmente petróleo. El mix de generación eléctrica ha evolucionado en los últimos años hacia una participación cada vez mayor de las renovables, un aumento considerable del gas natural y un repunte del carbón debido a las ayudas al carbón autóctono.

 

.La demanda energética en 2012 descendió debido a la crisis, cuyo ritmo de crecimiento se ha estancado en niveles de 2008.

 

.Sobrecapacidad instalada de ciclos combinados de gas. En la actualidad hay más de 27.000 MW de ciclos combinados que están funcionando muy por debajo de su capacidad.

 

 

4.- MODELO ENERGÉTICO ACTUAL FRENTE A MODELO FUTURO

 

 

El modelo que WWF propone para el horizonte de 2050 es un modelo 100% renovable basado en dos pilares: las renovables y el ahorro y eficiencia energética.

 

 

A continuación se presentan las características del modelo energético actual y se compara con las que WWF considera que debe tener el nuevo modelo energético en 2050, siguiendo los criterios de sostenibilidad.

 

 

ASPECTOS AMBIENTALES

 

Modelo actual:

.La lucha contra el cambio climático ha pasado a un segundo plano por la crisis

 

.Repunte de las emisiones de CO2 del sector energético e industrial. Modelo energético basado en combustibles fósiles, con altas emisiones de CO2.

 

.Recursos fósiles en fase de agotamiento y sobreexplotación (falta de nuevos yacimientos y los existentes tienen un alto coste de explotación).

 

.Impactos ambientales de las técnicas de extracción del shale gas (fracking) y prospecciones petrolíferas en zonas de alto valor ecológico.

 

.La energía nuclear forma parte del mix energético, con los consiguientes impactos ambientales de los residuos nucleares y riesgo para la población (ej.: accidente de Fukushima

 

 

 

Modelo 2050:

.Acuerdos ambiciosos y vinculantes de reducción de emisiones de CO2 por parte de los países.

 

.Control de las emisiones de CO2 por debajo del consenso científico del IPCC para no superar 1,5ºC de temperatura del planeta (350 ppm).

 

.Modelo energético descarbonizado, sostenible, eficiente y 100% renovable.

 

 

.Recursos energéticos autóctonos y renovables (viento, sol, geotermia, biomasa, energías del mar?).

 

.Criterios ambientales que prohíban el fracking y las prospecciones petrolíferas en zonas de alto valor ecológico.

 

.La energía nuclear ya no es necesaria debido a las mejoras en la eficiencia energética y la producción con energías renovables.

 

 

ASPECTOS DE SEGURIDAD

 

Modelo actual:

 

.Alta dependencia energética exterior en combustibles fósiles.

 

.Riesgo en la seguridad de suministro, p.e. cortes en el abastecimiento externo de petróleo o gas (embargo a Irán, gasoductos de Argelia)

 

Modelo 2050

 

.Recursos autóctonos y diversificación de fuentes de energía que aumentan la autonomía energética.

 

.Seguridad de suministro, garantizada por la diversidad de tecnologías renovables y el avance tecnológico.

 

5.- NUEVO MODELO ENERGÉTICO

 

Para conseguir el nuevo modelo energético en 2050 es preciso apostar por la inversión en renovables, la promoción de políticas efectivas de ahorro y eficiencia energética, el desarrollo de interconexiones y redes inteligentes y el fomento de la generación distribuida y autoconsumo.

La ventaja de las renovables más destacable es que no emiten a la atmósfera gases de efecto invernadero y son la mejor opción para combatir el cambio climático.

En segundo lugar, contribuyen a la independencia energética, reduciendo la importación de combustibles fósiles.

El gran reto de las tecnologías renovables es demostrar que pueden ser competitivas sin necesidad de subsidios directos o indirectos.

Por ello, el avance tecnológico será fundamental para elevar la eficiencia productiva y mejorar los costes de generación.

Este reto solo será alcanzable si se dispone de un marco regulatorio estable que estimule y fomente las inversiones necesarias en renovables.

Los recientes cambios normativos y la nueva reforma energética han creado desconfianza e inseguridad regulatoria de los agentes, frenando el mercado de las renovables en el país.

Mientras que en China en 2012 las inversiones aumentaron un 20%, en Japón un 75% y en Australia un 40%, en España disminuyeron en un 68%.

 

 

6.- FOMENTO DE LA GENERACIÓN DISTRIBUIDA Y AUTOCONSUMO

 

La revolución energética contempla el desarrollo de un nuevo paradigma, basado en la generación distribuida y el autoconsumo energético.

Con las aplicaciones de autoconsumo con renovables también puede asegurarse el aporte de agua caliente sanitaria y calefacción.

Para 2030 el 20% de la generación eléctrica mundial procederá de fuentes descentralizadas, arrebatando esa cuota de mercado a la centralizada.

 

 

7.- INVERSIÓN EN ENERGÍAS RENOVABLES

 

El futuro energético estará liderado por las energías renovables. La Agencia Internacional de la Energía anunció en junio de 2013 que en tres años las fuentes renovables crecerán un 40% en todo el mundo y serán la segunda fuente de generación eléctrica por encima del gas y por debajo del carbón. Además, los objetivos de sostenibilidad comprometidos hacen necesaria una rápida expansión de las tecnologías renovables cambiando el mix energético mundial.

La ventaja de las energías renovables más destacable es que no emiten a la atmósfera gases de efecto invernadero y son la mejor opción para combatir el cambio climático.

En segundo lugar, contribuyen a la independencia energética, reduciendo la importación de combustibles fósiles. Otra ventaja es su capacidad de reducir la escala productiva, es decir, son modulares, y permiten disminuir la inversión necesaria, creando un modelo más heterogéneo de producción, con economías de escala y precios más competitivos.

 

El gran reto de las tecnologías renovables es demostrar que pueden ser competitivas sin necesidad de subsidios directos o indirectos. Por ello, el avance tecnológico será fundamental para elevar la eficiencia productiva y mejorar los costes de generación.

 

Este reto solo será alcanzable si se dispone de un marco regulatorio estable que estimule y fomente las inversiones necesarias en renovables. Los costes de producción de las energías renovables se irán reduciendo a lo largo del tiempo, gracias a los avances tecnológicos y a las economías de escala. Las fuentes eólica terrestre y fotovoltaica ya han alcanzado una curva de costes que se acerca a la paridad de red (situación en la cual las energías renovables logran un grado de competitividad de costes comparable al de las convencionales).

 

Por eso es necesario que se continúe invirtiendo y realizando esfuerzos de I+D en energías renovables, con el objetivo de reducir más los costes, optimizar el diseño de las tecnologías, aumentar la eficiencia y mejorar su integración en la red.

 

Sin embargo, los recientes cambios normativos y la nueva reforma energética han creado desconfianza e inseguridad regulatoria de los agentes, frenando el mercado de las energías renovables en España. Mientras que en China en 2012 las inversiones aumentaron un 20%, en Japón un 75% y en Australia un 40%, en España las inversiones en renovables disminuyeron en un 68%.

 

El presente y el futuro de las energías renovables requerirán un gran aumento de las inversiones, con el objetivo prioritario de alcanzar mejores niveles de productividad y paridad de red. La Agencia Internacional de la Energía estima que para acercarse a los escenarios previstos serán necesarias unas inversiones de 5.500.000 millones de dólares (expresado en dólares de 2007) entre 2007-2030, la mayor parte dedicada a la producción de electricidad renovable. Además, la gran mayoría de las inversiones tendrán lugar en los países de la OCDE.

 

 

 

 

PETICIONES DE WWF:

 

.Objetivos ambiciosos en energía y cambio climático, que cumplan con los compromisos para 2020 con la UE y con el Protocolo de Kioto. Asimismo, WWF pide al Gobierno que apoye en la UE compromisos para 2030 de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero del 55% (respecto a 1990), un 45% de energías que proceda de fuentes renovables y una reducción de la demanda de un 40% a través del ahorro y la eficiencia.

 

Desarrollo de una política energética que promueva un marco regulatorio estable para las energías renovables y la eficiencia energética, así como el impulso del autoconsumo y el desarrollo de la generación distribuida. Desde WWF consideramos que el Gobierno debe proporcionar la necesaria seguridad jurídica al sector energético, entendida como estabilidad de los principios reguladores, estabilidad normativa, coherencia de las normas y alineación de éstas con los principios de las directivas europeas.

 

Acabar con las subvenciones a los combustibles fósiles y derivar las inversiones hacia las energías renovables. La prioridad de la política energética española debería ser reducir el consumo de petróleo y gas importados que afectan a la balanza comercial. Asimismo, se debe promover una reconversión real del sector minero y acabar con las subvenciones al carbón.

 

Mantener las políticas de apoyo a la investigación en tecnologías renovables y maduración tecnológica. Fomento de I+D+i para mejoras en innovación y reducción de costes de las tecnologías renovables.

 

Aplicación efectiva de medidas de ahorro y eficiencia energética en edificios, rehabilitación integral de edificios.

 

Sensibilización ciudadana sobre las ventajas de las renovables para mejorar la competitividad y la dinamización de nuestra economía, así como para el empleo estable y de calidad. EFE

msr

 




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies