Entrevista ambiental

El glaciólogo G. Hamilton sostiene que “aunque el calentamiento se detuviera, sus efectos persistirían”

El glaciólogo G. Hamilton sostiene que “aunque el calentamiento se detuviera, sus efectos persistirían” efe

Madrid, 28 oct (EFEverde).- Quince años escrutando el manto polar ártico para averiguar porqué se desvanece a pasos agigantados, permiten aseverar al glaciólogo de la Universidad de Maine (EEUU), Gordon Hamilton, que aunque el calentamiento global "se interrumpiera hoy, sus efectos persistirían durante años".

l investigador viajó por primera vez al corazón de Groenlandia en 1994 para analizar el grosor de su capa de hielo como parte de un proyecto de la NASA. Diez años de trabajos de campo le hicieron inferir que los grandes cambios se estaban produciendo en la costa; por lo que en 2005 aceptó el ofrecimiento de Greenpeace para estudiarla a bordo del Arctic Sunrise.

Desde su cubierta comprendió que la causa del sobrecogedor espectáculo de los bloques de hielo desprendiéndose ferozmente cada segundo no sólo era el calentamiento de la atmósfera sino la elevada temperatura de las corrientes oceánicas que llegan a Groenlandia desde el Golfo de México.

A este científico, de dilatada experiencia en el Instituto de Cambio Climático de Maine, no le cabe duda de que el Panel de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC) se ha quedado más que corto en sus predicciones del calentamiento, y de que la geografía del planeta variará radicalmente a no ser que se detenga.

Así lo explica Hamilton, escocés de nacimiento, en una entrevista con EFEverde que ha tenido lugar durante su visita a Madrid para participar en unas jornadas parlamentarias sobre cambio climático.

Pregunta.- ¿Cuándo viajó a Groenlandia a estudiar la capa de hielo por primera vez y qué cambios ha observado desde entonces?
Respuesta.- Me desplacé por primera vez al corazón de Groenlandia en 1994 para averiguar, en el marco de un proyecto de la NASA, si el manto polar estaba creciendo o decreciendo. Tras años investigando comprendimos, gracias a los satélites, que la parte que más estaba cambiando era costa.
Así que acepté encantado cuando en 2005 Greenpeace me ofreció estudiar sobre el terreno lo que estaba pasando a bordo del Arctic Sunrise (una especie de laboratorio flotante que la ONG tiene al servicio de científicos independientes). Al llegar me encontré con un panorama desolador. Todo había cambiado muy rápido y parte del hielo que observábamos por satélite nueve meses antes ya no estaba.

P.- ¿Cómo será Groenlandia dentro de diez años?
R.- En los viajes que hice entre 1994 y 2004 no aprecié grandes diferencias. Pero desde entonces, cada vez que voy me encuentro con un lugar completamente diferente, por eso me resulta difícil imaginar cómo será en diez años. Lo que sí puedo decir es que no veo ninguna señal que me haga pensar que la capa de hielo de Groenlandia volverá a ser como la conocí hace 15 años.

P.- ¿Cree que los mantos polares desaparecerán completamente?
R.- Si me hubiera hecho esa pregunta hace diez años, le hubiera respondido ‘nos quedan capas de hielo para miles de años’. Pero la manera en la que se están comportando en la actualidad me hace pesar que habrán desaparecido en menos de 500 años.

P.- ¿Por qué es más vulnerable el Ártico que la Antártida?
R.- Porque está a más baja latitud dentro del hemisferio Norte, que, además, es muy cálido en verano. El sur de Groenlandia está a la misma latitud que el Norte de Escocia y es receptor de toda una serie de corrientes oceánicas subtropicales que han dado lugar a que su deshielo sea el más rápido del planeta. La Antártida está más arriba en su hemisferio y su capa de hielo Oeste está más protegida, porque está sobre montañas.

“SI DETENEMOS EL CALENTAMIENTO, EL PLANETA QUEDARÍA EN UNA SITUACIÓN RAZONABLE”

P.- ¿Qué efecto tienen en el manto polar Ártico esas corrientes oceánicas subtropicales a las que ha dedicado sus investigaciones?
R.- Esas corrientes que suben hacia Groenlandia desde el Golfo de México están perforando el hielo por abajo, y eso está provocando que los glaciares se desgajen a gran velocidad y se muevan tan rápido en el mar, porque tienen la base tocada.

P.- ¿Transportan esas corrientes agua a una temperatura más elevada que antes? Y, en caso afirmativo, ¿es debido a ciclos naturales o es una consecuencia directa del cambio climático?
R.- El agua que transportan está mucho más caliente, pero es difícil decirlo con total precisión porque sólo tenemos mediciones de la temperatura de esas corrientes en los últimos 50 años. Los parámetros nos hablan de ciclos climáticos en el Atlántico norte cada cinco años. Ciclos que han continuado pero que no han impedido que la temperatura haya seguido aumentando, y la evidencia nos dice que es a causa del cambio climático.

P.- ¿Hay alguna medida que pueda evitar que esas corrientes sigan derritiendo el hielo?
R.- No, una vez llegan a esas latitudes no se puede hacer nada para que no entren en contacto con la capa de hielo. Si la atmósfera y el océano se siguen calentando, el deshielo continuará. Lo único que podemos hacer es frenar el calentamiento, de modo que esas corrientes cálidas dejen de llegar a Groenlandia y su manto polar se estabilice. Pero aunque dejáramos de emitir gases de efecto invernadero hoy, Groenlandia continuaría derritiéndose los próximos 50 años porque el calentamiento ya está ahí.

P.- ¿Cree que el cambio climático tiene marcha atrás o es demasiado tarde para actuar?
R.- La gente tiene que darse cuenta de que aunque el calentamiento se parara en este momento, el deshielo y la subida del nivel del mar continuarían unos años. Eso no lo podemos evitar ya, pero si lo paramos ahora el planeta quedaría en una situación razonable.

P.- ¿Hay algo que le haga dudar, como científico, de que los polos se están derritiendo debido al calentamiento? R.- No, todo lo que ocurre en el Ártico es debido al cambio climático, hay demasiados estudios que lo constatan y que apuntan a que los cambios son más rápidos que lo que cualquier ciclo natural pudiera provocar, y que esto se debe a la acción humana.

P.- ¿Qué pasará si el Ártico se derrite por completo?
R.- Que el nivel del mar subirá siete metros, porque en él se acumula en forma de hielo el 10 por ciento del agua del planeta, y que la geografía del planeta será completamente diferente.

“LO QUE PASA EN GROENLANDIA, AFECTA A TODO EL PLANETA”

P.- ¿Considera que el Panel de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC) se ha quedado corto en las predicciones del cambio climático y de su impacto?
R.- Claro, pero no a propósito, sino porque su último informe es de 2007 y recogía los avances científicos hasta 2005. Las cosas han cambiado muchísimo, el deshielo en Groenlandia no era tan tremendo en 2005. La mayoría de la comunidad científica coincide en que las predicciones que hizo el IPCC en 2005 no eran ni tan siquiera realistas.

P.- ¿Cree que el acuerdo verbal al que llegaron los líderes políticos en la Cumbre de Copenhague (2009) para no elevar más de dos grados la temperatura del planeta en 2050 es suficiente?
R.- No si queremos que las cosas sigan como hasta ahora. Pero entiendo que los políticos se basan en otro tipo de modelos, a parte de los científicos, a la hora de tomar decisiones.

P.- ¿Qué aumento de temperatura nos podríamos permitir para que las cosas siguieran como ahora?
R.– Cero, cualquier aumento va a producir cambios. Un grado más continuaría calentando los océanos y aumentando el nivel del mar. A lo mejor en Madrid esto no cambiaría nada, pero en Valencia, Nueva York, Amsterdam o Londres provocaría cambios enormes.

P.- Imagine que pudiera charlar durante 10 minutos con los presidentes de Estados Unidos o China, ¿Qué les diría para que se comprometiesen con el clima?
R.– Que pequeños cambios en la atmósfera están suponiendo grandes cambios en Groenlandia, pero que lo que pasa en Groenlandia afecta a todo el planeta, por eso no es conveniente que las cosas vayan a peor. Les dirían que hagan lo posible para detener las emisiones, y que apuesten por la eficiencia energética, por las renovables… Creo que ellos saben lo que tienen que hacer, pero que no es fácil llevarlo a la práctica.

GREENPEACE

P.- ¿No teme que al haber realizado parte de sus investigaciones desde un barco de Greenpeace pueda dejar de considerársele un científico independiente y perder credibilidad?
R.- No tengo esa sensación. Cuando mis colegas científicos leen los resultados de mis investigaciones saben que son precisos y que no estoy transmitiendo lo que me dicen en Greenpeace. Eso sí, si usted sale conmigo a la calle, para a un ciudadanos de a pie y le dice ‘este señor es científico y ha trabajado con Greenpeace’, pues no sé que opinaría. En Europa seguramente este hecho cambia la consideración de un científico, en Estados Unidos no porque hay científicos trabajando con todo tipo de organizaciones.
La semana que viene inicio un proyecto en la Antártida en el que me moveré en aviones de las Fuerzas Armadas de EEUU y no creo que nadie se plantee que mis investigaciones están al servicio de ese Gobierno.

P.- ¿En ningún momento se le pasó eso por la mente cuando le ofrecieron embarcarse en el Arctic Sunrise para llevar a cabo su investigación?
R.– No, porque Greenpeace tiene sus ideas y yo las mías; y porque tenía muy buenas referencias de otros compañeros que habían trabajado antes en ese barco. Eso sí, hubo personas de mi equipo que no pudieron venir porque en sus universidades no vieron bien que trabajaran desde un barco de Greenpeace.

P.- ¿Ha recibido algún tipo de presiones o de interferencias por parte de Greenpeace?
R.- No. La única condición que les puse fue que no contasen nada de mis investigaciones sin antes consultármelo. Lo han respetado y la convivencia con ellos en el barco fue estupenda.

P.- ¿Y de alguna institución o administración?
R.- Yo trabajo para una universidad y no, pero tengo compañeros científicos que han trabajado para la NASA y que con el anterior gobierno estadounidense -con George Bush como presidente- fueron advertidos de no contar a la prensa determinadas cosas relacionadas con el cambio climático.

P.- ¿Qué es más aburrido trabajar con los colegas de la universidad o con los activistas ecologistas?
R.- Lo primero.

NUEVO RETO: LA ANTÁRTIDA

P.- ¿Qué se siente viviendo durante meses en un refugio minúsculo en tierras polares, únicamente accesible en helicóptero y sin más sonido que el aullido de los perros esquimales (‘huskies’)?
R.- No te da la sensación de estar tan en mitad de la nada porque hoy día es posible acceder a internet desde casi cualquier parte y tener cobertura de móvil. Así que lo más importante es que cuando preparas la maleta para pasar allí una temporada, eches todo lo que creas que vas a necesitar, porque si te olvidas de algo no hay posibilidad de comprarlo (risas).

P.- Durante sus investigaciones solía saltar con frecuencia desde el helicóptero hacia trozos de hielo en movimiento, ¿Lo suyo son los deportes de riesgo?
R.- Lo que hacemos puede resultar peligroso, es cierto que si hubiéramos tenido un accidente en ese helicóptero o nos hubiera comido un oso polar o hubiéramos muerto congelados (risas), pero tomamos muchas medidas de seguridad.

P.- Ha mencionado que la próxima semana viaja a la Antártida para iniciar una nueva investigación, ¿En qué consistirá?
R.- En saber si lo que hemos observado en Groenlandia ocurre también en la Antártida. Estudiaremos el segundo glaciar más grande hasta el mes de febrero, el próximo verano tendremos los primeros resultados, luego realizaremos dos expediciones más, y espero que en tres años podamos entender también lo que está pasando allí.

Estás en https://www.efeverde.com/, la plataforma global de periodismo ambiental, energías renovables, rsc y desarrollo sostenible de la Agencia EFE.

Si deseas acceder a todos nuestros servicios de noticias, fotos,audio,video o multimedia contacta con: ventas@efe.es

Dossier comercial de EFEverde




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies