El "fracking" divide a la idílica Santa Bárbara

fracking CALIFORNIA

El “fracking” divide a la idílica Santa Bárbara

El La actriz Daryl Hannah sostiene un cartel en el que se puede leer 'Podemos prohibir el fracking'

EFEVERDE.- El próximo 4 de noviembre los residentes del condado de Santa Bárbara, en el sur de California, decidirán en las urnas el futuro de las explotaciones de hidrocarburos en su territorio, un referéndum de alta tensión que pone nervioso a vecinos, petroleras y autoridades.

Los electores están llamados a pronunciarse sobre la denominada Medida P, una iniciativa ciudadana que busca impedir el uso de técnicas “extremas” de extracción de petróleo, como la fracturación hidráulica (“fracking”).

Sus impulsores se muestran inquietos por las consecuencias medioambientales y para la salud que supondría que las petroleras generalizaran estas prácticas, que podrían contaminar con tóxicos los acuíferos y generar vertidos.

En su página web, los partidarios de la Medida P citan estudios que señalan estas técnicas como las responsables del aumento de casos de cáncer, defectos en fetos, infertilidad y problemas respiratorios en lugares próximos a las explotaciones.

Ese mensaje quedó recogido en un vídeo emocional y dramático, destinado a mover conciencias en internet, y que fue respondido con intensidad por los opositores a la iniciativa, apoyados por las petroleras, que se sumaron a esta costosa campaña del miedo.

Las compañías energéticas han invertido más de 7 millones de dólares en defenderse de la Medida P, por los 300.000 dólares de sus promotores, y cuentan con el respaldo de los principales periódicos locales y los líderes empresariales hispanos.

Los contrarios a la prohibición aseguran que, si sale adelante, será el principio del fin del sector energético en Santa Bárbara, se perderán un millar de empleos, fondos públicos, ayuda a las escuelas; y acusan a los responsables de la iniciativa de perseguir la ruina de esa industria con la excusa del “fracking”.

“No hay planes ni se han solicitado permisos para usar la fracturación hidráulica en el condado de Santa Bárbara en el futuro”, explican en sus informes.

La también llamada hidrofracturación consiste en usar agua a presión mezclada con arena y químicos para romper las zonas rocosas del subsuelo donde se encuentra recluido el “oro negro” y el gas.

La Medida P afectaría igualmente a tecnologías de estimulación avanzada como la inyección cíclica de vapor y la acidización, que son  métodos utilizados con frecuencia en el Condado, aunque los promotores de la prohibición insisten en que no perjudicará a los pozos ya en funcionamiento.

Con ese fin se establecieron una serie de exenciones basadas en el “derecho adquirido”, que requerirá que las compañías obtengan un permiso para hacer lo que ya hacían, un espacio normativo sin definir susceptible de generar una lluvia de demandas contra el gobierno local.

“Es la mayor responsabilidad financiera jamás afrontada por el condado”, dijo el asesor del consejo de Santa Bárbara, Mike Ghizzoni, en la vista celebrada este mes, en la que se aprobó un paquete de propuestas que entrarán en vigor en caso de que la Medida P se apruebe, con el fin de reducir la exposición a litigios.

El idílico condado de Santa Bárbara, un conocido enclave turístico con aire mediterráneo y popular por sus viñedos, se encuentra sobre un importante yacimiento de hidrocarburos que explotan alrededor de 1.200 pozos, tanto en tierra como en la costa.

La extracción de petróleo en la zona se remonta a finales del siglo XIX y fue clave para su desarrollo económico, aunque hoy su aportación es menor.

Según un informe de 2011 de la Universidad de California en Santa Bárbara, 16 empresas se dedican a este negocio y emplean a cerca de un millar de personas, menos del 1 % de la mano de obra total en el Condado, para obtener cerca de 3 millones de barriles de crudo y más de 430.000 de gas natural.

En 2013, las petroleras pagaron 16 millones de dólares en impuestos.

El Gobierno de California aprobó en 2013 una ley para regular el “fracking”, si bien su práctica fue prohibida ya en mayo en el condado de Santa Cruz y, al igual que en Santa Bárbara, el condado de San Benito decidirá en las urnas el 4 de noviembre si destierra esta técnica de sus fronteras. Efeverde




Secciones:        
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com