El fondo de un tanque de Fukushima, la causa de su fuga radiactiva

El fondo de un tanque de Fukushima, la causa de su fuga radiactiva

El operador de la accidentada central nuclear de Fukushima desveló que, tras cerca de un mes y medio de investigaciones, ha encontrado en el fondo de uno de los tanques de almacenamiento de agua radiactiva una pequeña grieta causante de sus filtraciones.

Los técnicos de la central, que la semana pasada comenzaron a desmantelar el tanque defectuoso desde el que detectaron la primera fuga radiactiva, aplicaron espuma en las juntas de los contenedores para poder detectar el origen de las filtraciones, detalló hoy la cadena nipona NHK.

Este tipo de tanques, de los que Tokyo Electric Power (TEPCO) cuenta con cerca de 350 en toda la planta, se fabricaron justo tras producirse el accidente nuclear en marzo de 2011 y fueron ensamblados con elementos más económicos como resina y fijaciones metálicas para unir las juntas en lugar de soldadura.

La operadora considera que las fugas se habrían producido después de que la presión del agua contaminada en el tanque agrandara el diminuto espacio observado entre las juntas del fondo del contenedor.

El problema surgió a mediados de agosto, cuando TEPCO detectó una fuga de unas 300 toneladas de agua muy radiactiva en este tanque que, al igual que el resto de los cerca de 600 contenedores que alberga la planta, se usa para almacenar el líquido que luego se emplea para refrigerar los reactores y mantenerlos en “parada fría”.

Además, la operadora anunció que comenzará el viernes las pruebas con su nuevo Sistema de Procesamiento Avanzado de Líquido (ALPS), fabricado por Toshiba, que esperan sea capaz de eliminar hasta 62 de los 63 tipos de material radiactivo presentes en el agua, lo que solventaría en parte el grave problema de su almacenaje.
Los técnicos tenían previsto poner en marcha este nuevo sistema el mes pasado, aunque en sus pruebas realizadas en junio encontraron una pequeña fuga de agua que retrasó el proceso.

A primeros de agosto, el Gobierno nipón manifestó su disposición de involucrarse a nivel logístico y financiero para resolver el urgente problema del agua contaminada en la planta con medidas como verter al océano agua con bajos niveles de radiación o congelar el subsuelo alrededor de los reactores.
Las fugas de los depósitos de agua radiactiva y el volumen de líquido que se acumulan en los sótanos de los edificios de los reactores, del cual unas 300 toneladas se filtra a diario al mar, suponen el principal desafío para los 3.500 operarios que luchan por desmantelar la central, golpeada por el tsunami de 2011. EFE verde




Secciones:        

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies