Parques Nacionales

El Estado podrá intervenir en los Parques Nacionales en caso de catástrofe

El Estado podrá intervenir en los Parques Nacionales en caso de catástrofe

El Estado, coordinado con las Comunidades Autónomas, podrá intervenir directamente en los Parques Nacionales en caso de catástrofes o situaciones extremas, como los incendios forestales, según la nueva Ley de Parques Nacionales aprobada hoy en Consejo de Ministros para su remisión a las Cortes.

Así lo ha explicado hoy el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, en la rueda de prensa posterior, en la que ha destacado que España es “pionera” al haber promulgado ya en 1916 la primera Ley General de Parques Nacionales.
El texto que contempla, a pesar de las ONG, la posibilidad de navegar en el parque de Monfragüe y practicar vuelo sin motor en Guadarrama, introduce la puesta en marcha de programas piloto que activen la economía sostenible y prevean la creación de “empleo verde” en la comarcas donde se ubican los parques. Asimismo declara “incompatible” la caza deportiva y comercial, la pesca deportiva y recreativa y la tala con fines comerciales, y aumenta la superficie mínima requerida, y en los Parques Nacionales peninsulares marítimo-terrestres, por ejemplo, se incrementa desde las 15.000 hectáreas actuales hasta las 20.000 hectáreas.

Consejo de Estado

La futura ley, según el Gobierno, ha incorporado “todas las observaciones” realizadas por el Consejo de Estado, relativas algunas de ellas a la posible invasión de competencias. El proyecto, ha destacado hoy el Ejecutivo, “refuerza la coordinación” entre Estado y Comunidades Autónomas para garantizar la conservación de los Parques Nacionales, con “absoluto respeto a las sentencias del Tribunal Constitucional”.
En este sentido, Cañete ha relatado que hasta 1997 el Estado había gestionado de forma directa los parques, pero tras una sentencia del Constitucional del 95 se pasó a la gestión compartida y en 2007, también por otra sentencia, se atribuyó en exclusiva a las CCAA la gestión, pero no se estableció ninguna facultad de coordinación ni acción puntual en caso de riesgo extraordinario.  De ahí, ha señalado, que la nueva ley contemple un nuevo marco jurídico de coordinación y de intervención en casos de catástrofe.
En este sentido, se atribuye al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la potestad de declarar una emergencia, bien por propia iniciativa o a petición de las Comunidades Autónomas.

Incendios forestales

Esta declaración, por ejemplo en caso de incendios forestales de gran magnitud, supone la obligación de las autoridades competentes de movilizar coordinadamente todos los medios humanos y materiales disponibles parar establecer la normalidad. Con el objetivo de asegurar la conservación de los Parques Nacionales, el Estado se reserva además la posibilidad de intervenir, con carácter excepcional, en caso de incumplimiento de las mínimas condiciones de conservación fijadas en un futuro Plan Director de Parques Nacionales.
Este Plan, el documento de más alto rango en la planificación de estos espacios, incluirá las grandes directrices para su planificación, gestión y conservación, y constituirá también un desarrollo reglamentario de la Ley.La futura norma crea dos órganos dedicados específicamente a la coordinación: un Comité de Colaboración y Coordinación, integrado por representantes de todos los Parques Nacionales junto con los representantes de la Red de Parques; y una Comisión de Coordinación para cada uno de los Parques Nacionales situados en territorios de varias Comunidades Autónomas.

Marca España

A juicio del Gobierno, los Parques Nacionales deben ser capaces de ofrecer ciertas formas de usos y aprovechamientos (siempre supeditados a su conservación) y “abrir más su gestión y sus actividades a la sociedad”.
Para ello, se regulan los usos y actividades presentes en el interior de los parques delimitando las que son incompatibles y las compatibles. También se prevé el desarrollo de la marca “Parques Nacionales de España”. En la actualidad, existen 15 Parques Nacionales, que ocupan una superficie de 381.716,49 hectáreas y acogen una gran riqueza de fauna y vegetación, las especies más emblemáticas del país.

 

      No se urbaniza

 

 El secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos, ha negado que los Parques Nacionales se vayan urbanizar con r el nuevo proyecto de ley, que lo que  busca , ha dicho, es “definir la labor del Estado” en estos espacios.

En declaraciones a los medios, Ramos ha explicado el objetivo principal de esta nueva norma y ha contestado a los temores expresados por las principales ONG en relación a la posibilidad de que se pueda “urbanizar y edificar” en el interior de los parques.

Así ha señalado que la nueva ley trata solo de reconocer como suelo urbano varios núcleos de poblaciones enclavados en los Picos de Europa.

Según el secretario de Estado, estos núcleos tienen necesidades como la de construir una depuradora o un centro de salud que se deben reconocer y con la anterior ley “no tenían salida”.

“Fuera de eso no tiene otra aplicación” y “no nos vamos a dedicar a construir casas en los parques”, ha asegurado.

Ramos se ha mostrado además sorprendido de que el debate sobre la ley se haya centrado en “temas anecdóticos” como los de permitir navegar en Monfragüe o volar sin motor en Guadarrama, cuando “lo más interesante” es el modelo que fija para permitir el Estado “tener presencia” y “definir su labor” en los parques nacionales.

Por último ha asegurado que están convencidos de que la ley es constitucional y ha abundado que el Estado no quiere afectar a la gestión de los parques que les corresponde a las comunidades sino hacerse corresponsable de las mismas. EFE




Secciones:        
Redacción EFEverde
Un equipo de periodistas especializados en periodismo e información ambiental de la Agencia EFE www.efeverde.com y www.efefuturo.com