TERMITAS DA√ĎOS

El enemigo invisible

Cometen el crimen perfecto: no dejan huella hasta lograr su bot√≠n y viven alejadas del escenario del crimen, aunque tozudas regresan a √©l una y otra vez. Son las termitas subterr√°neas, las m√°s numerosas y dif√≠ciles de controlar en Espa√Īa.

Devoran cualquier tipo de madera, con la “precauci√≥n” de dejar la capa externa intacta, por tanto hasta que el da√Īo no es muy acusado nadie se da cuenta.

Son responsables de millonarias pérdidas en los cascos antiguos de las ciudades y del patrimonio cultural del país, afirma a EFE Teresa de Troya, directora del Laboratorio de Protección de Maderas del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA).

La  Alhambra de Granada, entre sus objetivos

Entre los tesoros culturales atacados están las catedrales gallegas, la Alhambra de Granada y el Palacio de Gaudí, o viviendas con la inseguridad que implica  para sus inquilinos.TERMITAS2

Para luchar contra la termitas subterr√°neas, de las que no se libra ning√ļn punto de Espa√Īa, y el resto de los insectos xil√≥fagos, la investigadora est√° trabajando en la l√≠nea de Francia, √ļnico pa√≠s con una legislaci√≥n antixil√≥fagos.

Ello significa que cualquier compra-venta de inmuebles en Francia debe ir acompa√Īada de un certificado que garantice que est√° libre de xil√≥fagos. En ello trabajan 3.000 inspectores cualificados.

Una nueva normativa

La experta está preparando dicho documento técnico, que podría ir revestido de rango de ley, real decreto etc, y además está en conversaciones con las administraciones y resto de agentes implicados.

El INIA, donde De la Troya trabaja desde los 80, estudia qué organismos atacan la madera y cuáles la protegen, desde que se corta el árbol hasta su uso final.

Al organismo p√ļblico acuden en busca de asesoramiento desde las empresas del sector a Patrimonio Nacional, por citar algunos.

Las empresas piden un protocolo unificado

Precisamente, las empresas de plagas han planteado al INIA el problema de que cada compa√Ī√≠a aplique un protocolo distinto para controlar los xil√≥fagos, de ah√≠ su inter√©s en unificar los criterios de actuaci√≥n en los cascos urbanos.

“Empezamos (el protocolo) por las termitas subterr√°neas -dice De la Troya- porque es uno de los problemas m√°s importantes en pa√≠ses mediterr√°neos”.

La madera es un producto biodegradable que es atacada por organismos vivos o agentes bióticos o abióticos, como los meteorológicos, y dentro de los organismos vivos figuran los hongos cromógenos -producen manchas- y los xilófagos, como las termitas, que se comen la madera.

Subterr√°neas y de madera seca

Hay dos tipos de termitas, las subterráneas que habitan en Baleares y la Península, y las termitas de madera seca, que son menos numerosas y se controlan más fácil (se alimentan en la propia madera).

En el siglo XIX, la mayor parte del parque inmobiliario espa√Īol estaba construido con madera, pero despu√©s se sustituy√≥ por el cemento y hormig√≥n.

Pero ahora, afirma la investigadora, la UE apuesta por el uso de la madera, entre otras razones porque es un material renovable y es un sumidero de carbono.

La rehabilitación está ahora en el punto de mira

Asimismo, a√Īade, Fomento ha empezado a apostar por la rehabilitaci√≥n y est√° analizando el estado del parque inmobiliario que, por primera vez, incluye una base de datos en donde se incorpora la existencia o no de xil√≥fagos.

Al contrario de lo que sucede por ejemplo con la aluminosis, “las termitas son insectos, tienen patas y, aunque se eliminen de un lugar, migran”.

En el caso de las termitas subterr√°neas pueden tener sus termiteros hasta un kil√≥metro de distancia del maderamen de las edificaciones: “Llegan a la madera, se alimentan de celulosa y dejan la capa externa intacta”.

Es un problema que “no va a m√°s ni a menos, gracias a los tratamientos”.

Por otro lado, el INIA colabora en un proyecto, junto a la Universidad de C√≥rdoba, para realizar un mapa de termitas de Espa√Īa, que en unos meses se enlazar√° a su web. EFE

msr/ngg




Secciones: